Tu país está feliz ,por Óscar Lucien El Nacional / ND


ÓSCAR LUCIEN
1 El Presidente insiste en manipular políticamente el tema de la felicidad de los venezolanos. Para el teniente coronel Chávez es un tópico recurrente, que en su permanente estado de dependencia emocional con la dictadura de los hermanos Castro en Cuba lo lleva ahora a condicionarlo y fundamentarlo con el supuesto “vivir en socialismo”. Con tal elucubración creativa, lleva cuatro años (luego de su derrota en el referéndum de diciembre de 2007) invirtiendo millones en hacerle propaganda a supuestos logros de su gobierno: no hay analfabetismo en el país, todos los niños van a la escuela, todos los venezolanos tienen vivienda propia. Así, en una especie de Disneylandia no imperialista, la felicidad de los venezolanos es “hecha en socialismo”, o porque se “vive en socialismo”. A partir de esa fecha, somos felices, “vivimos en socialismo”.

El cuento de que los venezolanos somos felices en la versión de esta revolución ineficiente y corrupta ya nos los narró el comandante presidente hace dos años citando un “mapa de la felicidad mundial” realizado en la Universidad de Leicester del Reino Unido, según el cual Venezuela tenía el índice de felicidad más alto de América Latina. El lunes pasado, en abusiva e inconstitucional cadena, el teniente coronel Chávez, muy feliz, tocó otra vez el tema. En esta oportunidad, una encuesta de la empresa Gallup según la cual los venezolanos nos encontramos entre los seres más felices del planeta. Superado el inicial ataque de risa, instantáneos mensajes de texto y tweets me hicieron evocar la inolvidable puesta en escena Tu país está feliz de Carlos Jiménez, estrenada en el Ateneo de Caracas el 28 de febrero de 1971, con los textos de Antonio Miranda y la música de Xulio Formoso, una suerte de himno de la juventud rebelde y soñadora de aquellos días. La vigencia de su texto es sorprendente y vale la pena citarla, agregándole algunas situaciones relativas a nuestra “actual” felicidad.

2. Tu país está feliz, tu país está feliz, tu país está feliz. Dos fuerzas te presionan, dos mundos te dividen, dos voces te acorralan y tú te niegas, tú te omites, los problemas de este mundo no son tuyos. Tú no protestas o no puedes. Las guerras lejos de aquí, ni se oyen los tiros. Tu país está feliz. El hambre es cosa de la India; desempleo, no existe; no hay ranchos ni miseria; no hay analfabetismo y tú duermes sobre un pozo de petróleo. Los problemas raciales están más al norte, la universidad está llena de negros hay ministros negros, diputados negros, embajadores negros y tú no eres negro, ¿qué te importa? Tu país está feliz, tú estás feliz, todos estamos felices, completamente felices. Tienes en la cama la mujer que querías, en el banco la plata que podías, y al día con tus deberes cristianos. Tu país está feliz. Entre dos responsabilidades aceptas las dos y no cumples con ninguna. Tu país está feliz. Los periódicos hablan de días mejores de confianza, de cambio, de viajes espaciales, de tercera dimensión.

Tu país está feliz. Jeques que llegan, artistas de cine que parten, carreras de caballos, Metro, helicoides, acueductos, oleoductos, viaductos. Tu país está feliz. Nada perturba tu sueño tranquilo, la rebaja de la libra esterlina no te importa un comino. Tu país está feliz. Cuba ya no es parte de América, Israel y Egipto son equipos de beisbol… Dos fuerzas te presionan, dos mundos te dividen, dos voces te acorralan. Tú no protestas o no puedes. Tú no crees en amenazas atómicas, Juicio Final.

Eliges entonces tus símbolos: tu ropa, tu carro, tu anillo. Alimentación y alienación ­una cuestión de letras­. Tu país está feliz, tú estás feliz, todos estamos felices, completamente felices.

3. El CNE no fija el cronograma electoral, los chinos se llevan nuestro petróleo, los argentinos, brasileños y colombianos nos alimentan, tu país está feliz. Los chinos se llevan nuestro petróleo, el Presidente hace cadenas todos los días, tu país esta feliz, tu país está feliz. La inflación destroza el salario, tu país está feliz. Atacan a los periodistas que cumplen labores profesionales, los enfermeros hacen huelga por aumento de salarios y la coronela ministra de salud afirma que ni vale la pena referirse al asunto; no hay carretera sana, no hay camino bueno, tu país está feliz. Se va la luz porque no ha llovido, pero también se va la luz porque hay lluvia. Tu país está feliz. Las cárceles las controlan los presos. Tu país esta feliz. Te roban, te violan, te golpean pero no te matan, tu país está feliz, tú estás feliz, todos estamos felices, completamente felices.

About these ads