El cálculo de gastos por la visita no incluye, por ejemplo, el alojamiento y el traslado de la primera mandataria y su gabinete.

El cálculo de gastos por la visita no incluye, por ejemplo, el alojamiento y el traslado de la primera mandataria y su gabinete.

Sólo en lo que tiene que ver con la erogación provincial, se gastaron más de 2,6 millones de pesos para una estadía que no superó las cuatro horas en Bariloche el pasado 25 de mayo.

La visita del viernes de la presidenta Cristina Fernández a Bariloche representó una erogación para el Estado rionegrino de más de 2,6 millones.

En su corta estadía de cuatro horas, la mandataria participó de la ceremonia del 25 de Mayo, que comprendió el Tedeum, la recepción de representaciones extrajeras y de un acto en el Teatro La Baita.

Entre las contrataciones figuran los fuegos artificiales (casi 107.000 pesos), transportes, hospedajes y catering para los asistentes y artistas, compras de 10.000 banderas y 5.000 escarapelas; alquileres de globas, iluminación y equipos electrógenos. El listado incluye servicios de modista y peluquera.

El mayor desembolso -cercano a los 575.000 pesos- corresponde a la contratación de una empresa para «diseño y coordinación general de producción, supervisión y coordinación técnica y logística».

En los fundamentos de las normativas, la autorización alude que la provincia cumplió con los «requerimientos impartidos por funcionarios nacionales». Esos pagos pertenecen a la logística de los actos oficiales y artísticos, que totalizaron 2.624.348,68 pesos. En cambio, no figuran los correspondientes desembolsos públicos por la movilización de autoridades nacionales y provinciales.

El expediente 1487-DAP concluyó con la resolución de la Secretaría General, a cargo de Julián Goinhex, la cual autoriza «la contratación directa con diferentes proveedores» para un «hecho histórico» para Río Negro ya que es «la primera oportunidad que un mandatario nacional» compartirá con «nuestro pueblo la celebración patria aludida».

En los fundamentos, la normativa alude al «cumplimiento de disposiciones de seguridad», «adecuar los diversos actos relativos a la celebración» y «al cúmulo de requerimientos impartidos por los funcionarios nacionales vinculados al área de Protocolo». Estos pedidos fueron «confirmados con una proximidad temporal», por lo cual fue «imposible ajustar» las contrataciones a los lineamientos de la norma aplicable.

Luego se insistió con que la «previsión resultó materialmente imposible» para las autoridades de Río Negro que se limitaron «al cumplimiento de los requerimientos impartidos por funcionarios nacionales».

En la referencia de los gastos, la mayor partida está orientada a «servicios de ceremonial» con 732.615 pesos, seguido por «otros» servicios «no especificados precedentemente», con 707.390 pesos, y por contrataciones de «equipos de computación», con 698.186 pesos.

La distribución de las erogaciones provinciales también comprende a las partidas de «alquileres de locales» con 115.000 pesos; «transporte» con 109.780 pesos; «otros bienes de consumo» con 106.922 pesos; y «pasajes» con 69.579 pesos.

Las erogaciones, según su tipificación presupuesto, se completa con «alquileres de maquinas y equipos» con 39.682 pesos; «servicios de vigilancia» con 20.884 pesos; «productos de material plásticos» con 12.500 pesos; «hilos y telas» con 6.000 pesos; y «equipos de computación» con 5.808 pesos. (AV)