La legisladora porteña Gabriela Cerruti debería leer el libro del periodista e investigador histórico Carlos Manuel Acuña titulado: “Verbitsky. de la Habana a la fundación Ford”. Y ya que es una entusiasta admiradora de este personaje, la invitamos a que lea este breve resumen:
“Quienes deseen conocer los orígenes del proceso revolucionario que se desató en Latinoamérica durante los años sesenta y setenta cuyas derivaciones se extienden hasta nuestros días, encontrarán en este libro datos precisos distribuidos en una cronología que permite una visión de conjunto sobre la forma con que se manejó el terrorismo y las distintas vertientes que eligió para expresarse.

En este caso, el título elegido que llega a manos de los lectores, lo dice todo: se trata del rol desempeñado por Horacio Verbitsky desde sus primeros pases subversivos en las llamadas Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), su paso a Montoneros, la construcción de un paciente servicio de inteligencia que facilitó los atentados, asaltos y asesinatos cometidos por esta banda, y su nueva imagen bajo el impulso de un revisionismo unilateral. Como presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)Verbitsky es uno de los mentores de las tensiones que vive la Argentina durante estos días del 2003 y el eje de una trama internacional poco conocida, gracias a los millonarios aportes que recibe desde el exterior, que le permiten realizar con notable eficiencia esta controvertida tarea política.

De allí el subtítulo que menciona a laFundación Ford, de amplios antecedentes en la materia y que, una vez más, opera como un instrumento cuyas connotaciones ingresarán, sin duda, en un terreno que promete crecientes dificultades y resonancias.

En la primera parte de este libro, los lectores también encontrarán respuestas para varios interrogantes sobre el cómo y el porqué de esta moderna tragedia cuyas contradicciones tienen en nuestro país una de las manifestaciones más agudas que todavía enfrentamos. De allí las menciones que aparecen en la tapa de organizaciones tan importantes como poco conocidas: la Trilateral Comission y Diálogo Interamericano que, entre otras, poseen una relación interesante y significativa con este agudo problema. El lector se sorprenderá por el cúmulo de la información reunida pero sobre todo por su contenido inesperado como es, por ejemplo, los vínculos entre el narcotráfico y representantes del poder económico y político mundial. Para que no queden dudas, Acuña aporta registros fotográficos -algunos inéditos- que abarcan el amplio arco de la temática de este libro que pasa por La Habana, se continúa en Buenos Aires, recala en Lima, se hunde en la selva colombiana y otras capitales continentales donde lo que aquí se trata permanece sin solución política definitiva. En la Argentina esto no es novedad; de allí que quienes quieran buscar razones para cerrar de una vez por todas el conflicto entenderán por qué este libro es de lectura obligatoria”.

Aprovechamos para invitar a la legisladora admiradora del «perro», a todos y a todas a que asistan a la próxima presentación del nuevo libro de Carlos Acuña, quién nos revelará a «los traidores», les dejamos la invitación:

Lunes 18 de junio de 2012 | Publicado en edición impresa
Legislatura porteña