Cruzar las alambradas

El torbellino de la corrupción, la falta de ética y la indisciplina han removido los cimientos de la unidad policial en San Germán, provincia Holguín, ha caído otro sabueso de barrio en sus propias fauces, entrenadas para demoler todo vestigio humano. Esta vez el defenestrado es el 1er Tte. Eduardo Gómez Quiñones hasta el momento de su democión fungía coma Segundo Jefe de la Un de Policía en San Germán, Holguín. El citado militar fue sorprendido forzando a juegos lascivos a su hijastra de 15 años por lo que ahora está sujeto a juicio, encerrado en los calabozos de la Unidad de instrucción Policial y en espera de una sanción no menor de 20 años, según el código penal vigente. Hace solo unas semanas su esposa lo sorprendió en la noche. Se suscitó un escándalo familiar y vino la detención.  Hasta ahí sería una noticia más de no ser porque…

Ver la entrada original 352 palabras más