Cada vez entiendo menos a los representantes de la disidencia light. Por Tania Quintero.