Los hijos que nadie quiso

Carta abierta al Consejo de Derechos Humanos de la ONU*

Me remito a ustedes desde la profunda desesperación que produce el encarcelamiento de conciencia en una de las horrorosas prisiones de los hermanos Castro. En sus manos está la oportunidad de detener la agonía para una extensa población penal que sobrevive a las más crueles hambrunas y  torturas tanto físicas como psicológicas.

Ver la entrada original 509 palabras más