Los hijos que nadie quiso

“Fraude», palabra común por más de medio siglo

¿Quién le dice a esta juventud del siglo XXI, que después de que sus abuelos, padres, tíos y demás familiares, se sacrificaran en vano, a cambio de las más absolutas de las inutilidades, engañados por un sueño social, ahora tienen que confiar en los mismos que les mintieron a su parentela?

Si la palabra fraude hay que emplearla, se debe comenzar por estos más de cincuenta y cinco años de totalitarismo, donde engañaron a los cubanos a cambio de nada.

Estudiar es un ejercicio que no lleva la asignatura de la esperanza, porque –al terminar– los problemas económicos y sociales seguirán iguales –en el mejor de los casos– o habrán empeorado; y antes de comenzar una carrera, ya saben que emigrarán o harán todo lo posible por lograrlo.

Los cubanos fingen que trabajan y el Estado finge que les paga un sueldo…

Ver la entrada original 377 palabras más