La quiebra, colofón del sueño financiero de Elaskar-Nicolás Wiñazki

El financista, famoso por haber sido dueño de La Rosadita, quería tener un banco y ser un jugador clave de las finanzas nacionales.

Federico Elaskar, al denunciar en PPT la ruta del dinero K. /Rolando Stracuzzi

Federico Elaskar soñaba con ser dueño de un banco. Estudió finanzas en los Estados Unidos. Antes de cumplir treinta años fundó una empresa inscripta para brindar servicios de inversión y colocación de títulos y acciones en diferentes mercados, entre otras actividades. Elaskar se vinculó con el poder K. Según la Justicia, manejó de modo irregular dinero del socio de los Kirchner, el constructor Lázaro Báez. Ambos están procesados por lavado de dinero en la causa “La Ruta del Dinero”. Báez está preso. Elaskar, encerrado, a su modo: apenas sale de en un departamento de Puerto Madero. Acosado por deudas, ayer su viejo sueño de ser banquero terminó: la Justicia le dictó la quiebra tras años de afrontar -con recursos y métodos variables-, un juicio de concurso preventivo.

La resolución fue dictada por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial N 2, secretaría 3, a cargo de Fernando Pennaca.

El síndico que manejará ahora los bienes de Elaskar será Ezequiel Apillino, según se difundió en edictos públicos.

Elaskar había podido esquivar hasta ahora su quebranto gracias a la ayuda de uno de sus abogados, Juan Caracoche, contaron fuentes que conocen la trastienda del caso.

Durante años, el “fantasma” de una quiebra en su contra atormentaba a Elaskar. Creía que sería el final para continuar con sus trabajos ligados a las finanzas y a la venta de publicidad en Internet. Y de su objetivo máximo: ser uno de los grandes “jugadores” del sistema financiero nacional.

Pero se había sumergido en una vida entregada al dinero: dejó un sinfín de deudas y deudores. Tenía habilidad para esquivarlos con excusas verosímiles.

En abril del 2013, Elaskar denunció en el programa PPT, de Jorge Lanata, emitido por canal 13, que desde SGI, su empresa, había ayudado a sacar del país, por fuera de las normas legales, alrededor de 55 millones de euros que pertenecían a la familia Báez. Había entrado en contacto con el empresario K a través de quien fue su amigo, Leonardo Fariña. En ese reportaje televisivo, Elaskar relató que Báez, enojado y seguro de que él le debía dinero, lo “presionó” y “amenazó” para que le vendiera SGI. Pasó.

Se fue del país un año.

Volvió y contó sus pesares ante la prensa.

Después de las repercusiones de la nota, y de iniciada dos causas judiciales sobre su caso, intentó desdecirse. Había vuelto a ser presionado por el poder.

Pero había demasiadas pruebas en su contra.

No solo está procesado y lo investigan en otras causas.

Ahora tampoco podrá disponer de sus bienes.

Origen: La quiebra, colofón del sueño financiero de Elaskar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s