Conozca la conexión entre el papa Francisco, el financista rojo George Soros y Ban Ki Moon | Factor MM

 

Elizabeth Yore

Hace más de una década, con un típico ego desmedido, George Soros alardeó, de ser “ahora el jefe del Papa”. Pareciera que esta presunción se ha convertido en una profecía auto cumplida en el pontificado de Francisco.

Los dos hombres más poderosos del mundo unieron sus fuerzas para formar una curiosa e inquietante alianza. Uno de ellos, el referido con frecuencia como el hombre más peligroso del mundo, el otro, el Vicario de Cristo.

Tras pocos meses de la elección papal del argentino Bergoglio, el círculo íntimo de Soros ya estaba firmemente atrincherado en del Vaticano, dando órdenes, redactando documentos, planeando la agenda política de Soros con el poder y la persuasión moral del Vaticano. El movimiento ecológico global encontró finalmente el elemento clave que le faltaba, la voz de la autoridad moral. Los verdes ya pueden depositar sus inútiles líderes, Al Gore, Leo DiCaprio y Michael Moore en la basura.

Tal como lo demuestra la última exposición de Wikileaks sobre Soros, los tentáculos del multimillonario enredan políticas y generan caos en países de todo el mundo a través de las legiones de empleados de su filantrópica Open Society. Su dinero financia grupos extremistas buscando derrocar el capitalismo y promover un orden global radical medioambientalista. Su séquito de asesores abarcan todo el globo en posiciones de influencia y poder, e implementando su agenda radical.

               Ban Ki Moon (Secretario General ONU), George Soros y Jeffrey Sachs

Si bien la Open Society financia grupos católicos radicales, Soros no había sido capaz de capturar el último trofeo de dominación mundial, el papado  debido a que los dos conservadores Papas anteriores se opusieron a su agenda radical. Hasta ahora el movimiento medioambientalista necesitaba desesperadamente un nuevo y deslumbrante demagogo para empujar la causa del calentamiento global y silenciar a sus opositores bajo pena de delito o pecado mortal.

El 13 de marzo de 2013, con el súbito e inesperado cambio de régimen en la Ciudad del Vaticano, Soros y sus empleados en la ONU comprendieron que con el nuevo pontífice argentino izquierdista el clima se calentó de golpe y abundaron las oportunidades. George Soros no podría haber imaginado un socio más perfecto en el escenario mundial, el que había estado buscando durante toda su carrera: un gran líder religioso pontificando como autoridad moral en favor del medioambiente, países sin fronteras, migraciones masivas, y movimientos en favor del islam.

El papa Francisco acompañado del secretario General de la ONU, Ban Ki-moon

Entra en escena Jorge Bergoglio, el sonriente y completamente misericordioso argentino. A pocas semanas de la elección de Francisco, el colaborador de Soros y secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon cumplió con la visita de cortesía obligada al nuevo pontífice, y Moon supo que algo había cambiado dramáticamente en el Vaticano. Luego de su visita papal, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon anunció al mundo, “Conversamos acerca de la necesidad de avanzar sobre la justicia social y presionar para que el mundo alcance los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).También hablamos de la necesidad de que todos nosotros y el mundo avancemos en dignidad y derechos humanos, especialmente las mujeres y las niñas.” Escandalosamente, el nuevo Vicario de Cristo electo parecía haber bendecido los ODM y ODS favorables al aborto, pero este era sólo el comienzo del golpe de Soros a la Santa Sede.

En palabras del Vicepresidente de la Fundación Naciones Unidas (otro beneficiario de Soros), Timothy Wirth, ampliamente conocido por su árbol de condones durante su puesto anterior en el Departamento de Estado, dijo: “Nunca hemos visto a un Papa hacer algo así. Ningún otro individuo tiene tanta influencia global como él. Lo que él hace resonará en el gobierno de todos los países de constitución católica.”

El amistoso recibimiento papal resonó entre la elite global. ¡Alleluya! Francisco dio luz verde a los Objetivos de Desarrollo del Milenio plagados de aborto, cambio de género, y feminismo, y a su prole, los ODS.

Jeffrey Sachs, asesor especial del secretario general de la ONU en el asunto de los ODM, lleva 30 años en una relación económica como partidario de Soros, asesor cercano y beneficiario de los millones de Soros. Sachs fue al Vaticano para bosquejar los planos para el lanzamiento de la teología del calentamiento global del Vaticano.

Inmediatamente, la ONU, a través del elenco estable de expertos inculcados por Soros, comenzó a dominar la agenda del Vaticano silenciando y expulsando toda visión opuesta a la ciencia sobre el calentamiento global. Felizmente para Soros y la ONU, el papa Francisco sólo quería “dialogar” con una de las facciones del debate climático.

El Comité Cerebral de Soros en el Vaticano-El Soñado Equipo Verde

Jeffrey Sachs

El economista Jeffrey Sachs, director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, asesor especial del secretario general de la ONU, y por largo tiempo colaborador y beneficiario de Soros.

Desde 1989, el economista Jeffrey Sachs trabajó como experto global itinerante de Soros, promoviendo su controvertida “terapia de shock” levantando monedas y el control de precios entre otras variadas tácticas veloces para introducir a los países en la economía de libre mercado, con resultados mixtos. Sachs se recuperó con la asistencia de Soros, dirige el Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, y reconfiguró su cúmulo de habilidades a modo de un zar de la pobreza, dirigiendo en la ONU el proyecto de Aldeas del Milenio (Millenium Villages), contando con una asistencia de $50 millones de parte de Soros. Ahora, firmemente convertido en experto sobre la pobreza y gurú medioambientalista, Sachs construyó su feudo en Naciones Unidas con los dólares de Soros, se convirtió en un experto en pobreza, alarmista medioambiental, y maquinador maestro de la catástrofe del calentamiento global.

A tres meses de la elección de Bergoglio, Jeffrey Sachs, confidente cercano de Soros, fue destacado como nuevo portavoz del Vaticano, experto, autor, y porrista de la teología ecológica de Francisco. Sachs se convirtió en un elemento habitual dentro del Vaticano, con 10 discursos promoviendo los ODS en el Vaticano. Sachs compuso la agenda medioambientalista del Vaticano, generando el impulso y el consenso para los ODS. Con el aporte de muchos otros acólitos de Soros en el Vaticano, escribieron el manifiesto radical del cambio climático del Vaticano, Cambio climático y nuestra casa común, anticipando el golpe de gracia, la encíclica papal, Laudato Si.

De la noche a la mañana, la Santa Sede se convirtió en el centro de operaciones detrás de la agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU a medida que la agenda del cambio climático ganaba estatus espiritual como teología medioambientalista de Francisco.

Ha sido nombrado como economista de Soros y su cara visible. No nos sorprende que él y Soros hayan escrito libros juntos. Es Joseph Stiglitz, quien lidera la’ Iniciativa para el Diálogo Político’ financiada por Soros, promoviendo la institución de una “nueva moneda internacional” y un sistema impositivo internacional. Stiglitz también ocupa un puesto clave en la Revolución Ecológica de Francisco/Soros, como miembro de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales (PACS) que alberga y opera como centro de comando del complot ecológico papal. Stiglitz, al igual que Sachs, trabaja desde hace mucho tiempo como colaborador y consultor de Soros. Con frecuencia, Soros y Stiglitz comparten el panel en grandes conferencias globales, y Soros proveyó el dinero para otra organización radical, el Grupo Socialista Internacional de Stiglitz. Stiglitz y Sachs también escribieron el manifiesto medioambientalista radical del Vaticano, Cambio Climático y el Bien Común, junto con otros aliados de Soros.

También es interesante y significativo que durante mucho tiempo Stiglitz ha sido asesor económico de la presidenta argentina Cristina Kirchner y su esposo, el presidente anterior, ambos peronistas como el papa Francisco.

Infiltrados exitosamente en el Vaticano, los cercanos colaboradores de George Soros acechan para llevar a cabo la estrategia medioambientalista de la izquierda radical, con la bendición y la asistencia de la Santa Sede. Más acólitos de Soros poblaron el Vaticano.

La Pontificia Academia de Ciencias Sociales sirve como comité de expertos académicos en el Vaticano. Su canciller, el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, un progresista radical, fue nombrado cuando su compatriota argentino Bergoglio accedió a la Silla de Pedro, para llevar a cabo esta agenda extremista.

Durante los años 2013-2015, la Academia sirvió frenética y efectivamente como refugio del plan ONU/Soros/ODS que fue lanzado e implementado bajo el liderazgo de Sorondo cuando abrió las puertas de par en par a los aliados de Soros.

El obispo Sorondo desvió todas las críticas sobre la repentina cercanía de la ONU con el Vaticano. El malhumorado Sorondo salió a enfrentar las serias acusaciones de que el Vaticano se estaba convirtiendo en una plataforma para que la ONU promueva sus propios intereses. El obispo Sorondo defendió a la ONU y recalcó, “las Naciones Unidas no son el diablo. Más aún, es todo lo contrario.”

Sorondo parece sugerir que la ONU tiene una misión de Dios. Pero, como reza el dicho, el diablo está en los detalles y los detalles incluyen el equipo de Soros.

El comité cerebral de Soros, Sachs y Stiglitz, lideró la revuelta papal para promover la agenda de cambio climático de la ONU/Soros con la ayuda de otros beneficiarios de Soros.

El favoritismo de Soros/ONU en el Vaticano

  • Obispo Marcelo Sanchez Sorondo, canciller de la Pontifica Academia de Ciencias Sociales (PACS), se sienta en el Consejo de Asesores de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la ONU, junto con Ted Turner y Jeffrey Sachs. Sorondo fue honrado recientemente por la Fundación de Naciones Unidas, una de las filantropías de George Soros, por su trabajo promoviendo los ODS y Laudato Si.
  • Jeffrey Sachs, confidente y colaborador durante mucho tiempo de Soros y parte de su consejo de expertos, co-autor del documento del Vaticano, Cambio Climático y el Bien Común. Sachs habló preponderantemente al menos 9 veces en la PACS del Vaticano sobre la catástrofe del cambio climático. Soros gastó decenas de millones financiando muchos de los proyectos de desarrollo de la ONU de Sachs en África.
  • Partha Dasgupta, miembro de la PACS, co-autor del documento del Vaticano Cambio Climático y el Bien Común. Dasgupta trabajó en el Comité Externo del Instituto de la Tierra de Sachs, junto con George Soros.
  • Peter Raven, miembro de la PACS, co-autor del documento del Vaticano Cambio Climático y el Bien Común. Raven colaboró con la investigación sobre el control poblacional del radical Paul Erhlich, que sirvió de base para el controvertido y desacreditado libro, “La bomba demográfica”. Él también trabajó en el Comité de Asesores del Instituto de la Tierra de Sachs, junto con George Soros. Raven trabajó en el comité ejecutivo de la Fundación de Ciencias Internacionales de George Soros para la URSS.
  • Joseph Stiglitz, miembro de la PACS, fue durante mucho tiempo colaborador de George Soros, co-autor de libros con Soros, recibió financiación de Soros para la Fundación Socialista Internacional, y fue por mucho tiempo asesor económico de los presidentes socialistas argentinos, Cristina y Néstor Kirchner.
  • Hans Schellnhuber, nuevo miembro de la PACS, co-autor del documento del Vaticano Cambio Climático y el Bien Común. Es un científico alemán miembro de FuturICT, una organización financiada por George Soros. También es portavoz y estridente promotor del control demográfico.
  • Naomi Klein, marxista anti-capitalista y medioambientalista radical invitada por el papa Francisco para liderar una conferencia sobre el medioambiente en junio de 2015. Klein es miembro de un grupo medioambientalista financiado por Soros y denominado 350.org. Klein ha hablado abiertamente acerca de la necesidad de derrocar el capitalismo y, al igual que Sachs y Stiglitz, habló y apoyó las demostraciones de Tomen a Wall Street (financiada por Soros) en octubre de 2011.
  • Emma Bonino, el papa Francisco se reunión con Bonino horrorizando y conmocionando a los católicos. Ella es un miembro preeminente del Directorio Global de la Open Society Foundation de Soros, su mayor filantropía. Bonino, una política italiana, es también conocida como la abortista italiana que ha realizado miles de abortos sin ser realmente médica. El papa Francisco la llamó “una de las grandes de Italia” que equivaldría a llamar a Kermit Gosnell (médico acusado por la muerte de 7 niños que nacieron y fueron asesinados), uno de los grandes de América

Sachs y sus aliados de Soros tramaron su trabajo en el Vaticano con precisión estratégica

El 25 de mayo de 2015, el Papa publicó su esperada exhortación medioambientalista, Laudato Si, que clamó por la aceptación de los ODS. El 25 de septiembre de 2015, la ONU planeó el discurso del papa Francisco frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas, urgiendo la aprobación de los ODS que fueron aprobados casualmente ese día.

Francisco alardeó orgullosamente que esperaba que su encíclica medioambientalista, Laudato Si, fuera utilizada para promover la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en septiembre de 2015, seguido por el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (Cop 21) en diciembre de 2015. Jeffrey Sachs reconoció que el papa Francisco y su encíclica Laudato Si hicieron posible tanto la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en septiembre de 2015 y el Acuerdo Climático en Paris en diciembre de 2015.

Se declara el mandamiento número once: Reducirás tu huella de carbono.

Hacia fines de 2015, el sindicato de Soros entregó a su patrón, George Soros, una encíclica papal de 185 páginas sobre el calentamiento global, la aprobación de los ODS, y más importante aún, luz verde para comenzar la implementación del Acuerdo Climático de París, la redistribución global de la riqueza a través de los impuestos a la contaminación en el mundo industrializado.

Misión Cumplida, Sr. Soros 

Soros y Bergoglio—una pareja formada en los ecosistemas celestiales—. Sus huellas de carbono se alinean en muchos asuntos políticos. George Soros es el mayor propietario de tierras de Argentina (medio millón de hectáreas) con más de 150.000 cabezas de ganado, y también posee una masiva cantidad de activos financieros argentinos. Jorge Bergoglio es el primer Papa latinoamericano, un argentino peronista con una gran preocupación por la economía argentina. Dos caras del peso argentino, uno nativo, pontífice, con grandes bolsillos en el Banco Vaticano, y el otro, un poderoso y multimillonario intermediario global con bolsillos más grandes aún.

Ambos aman el poder y el caos; Francisco es conocido por su infame refrán “hagan lío, generen caos”, y Soros por su críptico “disciernan el caos y háganse ricos”. Ambos hombres comprenden que se hacen más poderosos cuando las instituciones y los gobiernos son desestabilizados.

Jorge y George, idénticos ideólogos políticos globales: medioambientalistas, pro-Irán, pro-ONU, pro-Argentina, pro-migración masiva, pro-mundo sin fronteras, anti pena de muerte y anti-Trump.

Hoy George Soros es el jefe del papa Francisco.

Es una verdad angustiante.

Via Alerta Digital

Origen: Conozca la conexión entre el papa Francisco, el financista rojo George Soros y Ban Ki Moon | Factor MM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s