Los hoteles de Cristina: cerrados, deteriorados o semivacíos-Lucía Salinas

Clarín recorrió Los Sauces, Las Dunas y Alto Calafate, bajo la lupa judicial por lavado y coimas.

El hotel Alto Calafate investigado por lavado de dinero, propiedad de la familia Kirchner. Foto Maxi Failla.

Cerrado con cadena y candado, con basura acumulada en su jardines, el hotel exclusivo de Cristina Kirchner, Los Sauces, no está incluida en la oferta hotelera de esta temorada. Las Dunas que alguna vez perteneció a Lázaro Báez, esperaba el fin de semana 30 turistas extranjeros y el poco movimiento en sus instalaciones es notorio. El más polémico de los hoteles K, el Alto Calafate refleja un marcado deterioro en sus instalaciones y hasta hace poco, reconoció el personal del lugar, no superaban el 30 % de ocupación. Alquileres millonarios que con la ex Presidenta fuera del poder y con causas judiciales por delante, parecen no ser prioridad en los negocios privados con los que la familia Kirchner cuenta.

El Calafate a tiene su ritmo propio y el turismo es el motor, con una nueva temporada en puerta los hoteles de Cristina Kirchner son parte de la oferta de alojamiento, con una particularidad: no conocen la ocupación plena. Fueron denunciados por la diputada Margarita Stolbizer (GEN) sospechados de ser usados “para el cobro de retornos” de empresarios amigos. La ex Presidenta aclaró que no se dedica al rubro hotelero, sino al inmobiliario.

Uno de los acceso de Los Sauces, con cadena y candado. Foto Maxi Failla.

Uno de los acceso de Los Sauces, con cadena y candado. Foto Maxi Failla.

Esta temporada sólo dos de los cuatro hoteles de la ex Presidenta abrieron sus puertas. El más llamativo de todos por su exclusividad y concepto es Los Sauces. La Casa patagónica cuenta con 42 suite cuyas decoración tuvieron la constante supervisión de la ex Presidenta. La ampliación del lugar se hizo sobre un terreno de Austral Construcciones, de Lázaro Báez.

El hotel boutique desde su inauguración -hasta hace dos meses- fue administrado por Panatel de Silvana Relats (por U$S 50 mil mensuales) y cuya constructora familiar JCR, fue la segunda firma más beneficiada con contratos viales durante el kirchnerismo con U$S 1.600 millones.

La familia Relats ya no administra Los Sauces, el hotel exclusivo de Cristina Kirchner. Foto Maxi Faill.a

La familia Relats ya no administra Los Sauces, el hotel exclusivo de Cristina Kirchner. Foto Maxi Faill.a

Sin una empresa que lo administre el hotel tiene su acceso principal, una tranquera de madera cerrada con cadena y candado. El interior del vistoso predio con un césped prolijamente cortado, las casas de madera como una muestra clara de su cierre, tiene las cortinas blancas de tela bajas. El viento no contribuye y en sus jardines labasura continúa acumulándose. Por primera vez permanece cerrado y alojarse allí costaba U$S 400 por noche.

Las Dunas que perteneció antes de Lázaro Báez. Foto Maxi Failla.

Las Dunas que perteneció antes de Lázaro Báez. Foto Maxi Failla.

Por la costanera “Presidente Néstor Kirchner” se llega a Las Dunas, una hostería que perteneció a Báez -preso hace siete meses- y que después vendió a Kirchner. Dejó atrás las sencillas instalaciones de doce habitaciones, para convertirse en un hotel cuatro estrellas con 40 habitaciones cuyo principal atractivo, es la vista: el Lago Argentino. “Es en dimensiones similar a otros hoteles que tienen unas 100 habitaciones, no está bien distribuido y no se aprovechó la superficie“, reconoció un trabajador de la obra.

El comedor del primer piso de Las Dunas. Foto Maxi Failla.

El comedor del primer piso de Las Dunas. Foto Maxi Failla.

Un gran edificio de color marrón claro y sin el estilo patagónico en su exterior que siempre le gustó a la ex Presidenta, no ofrece calidez en sus instalaciones ni ambientes. Cuenta con un gran comedor en la planta baja que prácticamente no se usa. A la tarde se preparan las mesas para la cena en el segundo piso, “comen poco acá los turistas, hoy (por el sábado) estamos esperan que lleguen al menos 30 turistas“, reconoció una de las responsables del lugar.

La base de hormigón de la ampliación del lugar la hizo Austral pero la obra la finalizó la firma de Pablo Grippo, arquitecto de Los Sauces. El empresario K pagó $3,2 millones en concepto de “alquiler” entre 2010 y 2011 a la ex Mandataria.

El lobby del Alto Calafate con poco movimiento. Foto Maxi Failla.

El lobby del Alto Calafate con poco movimiento. Foto Maxi Failla.

Alojarse en Las Dunas -administrado por Idea SA de Osvaldo Sanfelice (ex socio de Máximo Kirchner) cuesta de $ 2.300 a $ 4.313.

El más imponente de los hoteles K se encuentra al ingresar a la villa turística. A mano izquierda sobre el cerro e iluminado en tonos azules de noche se erige el Alto Calafate, investigado por lavado de dinero.Famoso por sus contratos con Aerolínea Argentinas (U$S 5 millones desde 2007 a 2015) y por las habitaciones que alquiló Báez por $ 14 millones.

El pasillo del hotel Alto Calafate. Foto Maxi Failla.

El pasillo del hotel Alto Calafate. Foto Maxi Failla.

La expectativa que despierta el edificio de madera a la vista y grandes ventanales que permiten disfrutar del lago, se chocan con la realidad. Con un marcado deterioro se observa en el exterior paredes despintadas, madera corroída. Al ingresar, por una puerta lateral ya que la principal -una doble de vidrio con madera- está cerrada, se encuentra el lobby. Allí hay sólo un local que expone algunos souvenir y lleva el registro de las ventas con una computadora de “Conectar Igualdad”, las que repartía la ANSES durante el gobierno K.

El hotel de cuatro estrellas refleja su desmejoramiento en las habitaciones: paredes con empapelado roto en algunos sectores, sumado a alfombras manchadas. Los servicios son deficientes, la señal de televisión se corta y la imagen se ve lluviosa, “es por el viento, siempre se ve así”, explicaron desde el área de mantenimiento. Internet es un servicio con interrupciones constantes.

Una de las piletas del Alto Calafate. Maxi Failla.

Una de las piletas del Alto Calafate. Maxi Failla.

Sin mayor revestimiento acústico, todo es perceptible: los ruidos de los pasillos como las conversaciones de las habitaciones lindantes. Allí el promedio de noches que se alojan los turistas no supera las dos noches, contó el personal del hotel. “Hasta hace poco la ocupación no superaba el 30 %, ahora esperamos dos contingente de italianos”, contó una de las empleadas con más de ocho años allí.

El Alto Calafate recibió U$S 5 millones de Aerolíneas Argentinas. Foto Maxi Failla.

El Alto Calafate recibió U$S 5 millones de Aerolíneas Argentinas. Foto Maxi Failla.

La consulta es inevitable y muchos llegan preguntando si es el hotel de Cristina Kirchner, “curiosos hay siempre, a nosotros nos paga el sueldo Idea SA que son los que manejan el hotel”, dijo una de las mozas del restaurante del lugar “Barlovento”. El trato es amable pese a las dificultades que produce un edificio con bajo mantenimiento, que ofrece dos piletas con poca circulación de aire.

La habitación más económica en el Alto Calafate cuesta $ 3.911 y la más costosa $ 6.652. El Alto Calafate marcó una época en los negocios de la familia Kirchner y sus administradores se esperanzan con llenar el hotel los próximos meses.

Origen: Los hoteles de Cristina: cerrados, deteriorados o semivacíos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s