Colombia acuerdo de paz: Así maquilla Santos la rendición antes las FARC

El Gobierno y las FARC firmarán este jueves un nuevo acuerdo de paz sin contar con el aval del expresidente Álvaro Uribe y sin un nuevo plebiscito.

Arturo García

El proceso de paz en Colombia camina hacia un nuevo episodio de incierto final. El presidente del gobierno, Juan Manuel Santos, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) anunciaron hace apenas unas semanas un nuevo acuerdo de paz que, en teoría, incorporaba gran parte de las propuestas de los promotores del no, la opción que ganó en el plebiscito realizado el pasado dos de octubre a pesar de la importante campaña mediática para desacreditar a los partidarios de no aceptar la rendición frente a la narcoguerrilla.

El expresidente Álvaro Uribe y el resto de la oposición ya han anunciado su rechazo al acuerdo, que será firmado por el Gobierno y las FARC este mismo jueves sin referéndum de por medio. Desde la victoria del ‘no’, el equipo negociador de Santos y los opositores se reunieron hasta en 10 ocasiones para acordar las nuevas condiciones, pero las diferencias entre ambas partes han sido insalvables.

El comunicado de Uribe responsabilizaba al Gobierno de “negar la posibilidad de este acuerdo nacional sobre temas sustanciales”. El hoy senador criticó que las modificaciones no afecten a las sanciones de los guerrilleros. “El Gobierno nos ha dicho que estos temas no son revisables, sin estas reformas, el acuerdo es apenas un retoque del rechazado por los ciudadanos”, insistió Uribe.

Las principales terminales mediáticas se han vuelto a posicionar a favor del acuerdo, sin reparar siquiera en la importancia de los cambios introducidos y la opinión del pueblo colombiano, que en esta ocasión no contará con voz para decidir el futuro del país y la posible rendición a una narcoguerrilla que ha causado miles de muertos durante los últimos cincuenta años.

¿Qué ha cambiado?

-Las FARC tendrán que entregar sus bienes para pagar las reparaciones a las miles de víctimas del conflicto-

-Sólo jueces colombianos vigilarán el proceso de transición en la misma calidad de los magistrados de las cortes.

-No se expropiará fuera de la ley vigilante y se respetará el derecho a la propiedad en aquellos territorios entregados a la narcoguerrilla, pero siempre bajo el dominio de los líderes de las FARC.

-En cuanto a la incorporación de las FARC a la vida política, el nuevo partido no podrá inscribir candidatos a las 16 curules transitorias (miembros del parlamento) establecidas para las comunidades y víctimas del conflicto.

-Reducción del 30% de la financiación al nuevo partido de las FARC.

-Los guerrilleros no podrán formar parte de la comisión de protección y garantías de seguridad.

-Los puntos acerca de la ideología de género y la iglesia católica han sido teóricamente eliminados del acuerdo, aunque el presidente Santos no ha sido preciso en este punto.

¿Qué sigue igual?

-Las FARC seguirán contando con importantes ventajas para presentarse a los comicios. Es decir, Santos blanquea el pasado terrorista de los líderes de las FARC y pronto podrán copar las instituciones.

-El modelo agrario tampoco ha sido modificado y pasa por traer a Colombia una agricultura comunista. A pesar de que no se expropiarán nuevos territorios, el Gobierno entregará casi diez millones de hectáreas, que entraran a formar parte de una “economía campesina, familiar y comunitaria” dominada económica, social y políticamente las FARC. El modelo agrario en estos terrenos ha sido tomado de Venezuela, donde el chavismo está matando de hambre a la población y la inflación ha crecido hasta alcanzar máximos históricos.

-Las inversiones en el campo tampoco variarán y superarán el presupuesto anual del país, por lo que el resto de zonas tendrán que esperar para mejorar sus infraestructuras. Las FARC prometieron comida gratuita, alojamientos y pensiones para los nuevos trabajadores.

¿Por qué ‘no’?

 

El partido opositor Centro Democrático, que lidera Uribe, rechazó en bloque el nuevo acuerdo de paz y aseguró que el Gobierno está engañando a los ciudadanos.

En un comunicado, el movimiento destacó que el hecho de que el Gobierno no aceptara “modificar temas fundamentales para la democracia” del primer acuerdo de paz, rechazado en referéndum, llevó a sus partidarios a “no aceptar” el nuevo pacto, aunque reconoció que en “otras materias hubo avances”.

Entre los puntos rechazables, mencionó “elevar los acuerdos al nivel constitucional, con alcance de Bloque de Constitucionalidad; total impunidad o penas simbólicas, que significan lo mismo, para delitos de lesa humanidad, y crear una justicia paralela a la medida de los intereses de la FARC”.

Origen: Colombia acuerdo de paz: Así maquilla Santos la rendición antes las FARC

Un comentario en “Colombia acuerdo de paz: Así maquilla Santos la rendición antes las FARC

  1. Personalmente, no tenía ninguna duda de que sería así. Conozco muy bien las manipulaciones políticas y se que, gracias a sociedades rehenes de la ignorancia y de la alienación, los bandidos siempre salen ganando. En otras palabras, es el típico “mundo bizarro del Superhombre”: todo al revés.
    Ahora con ese nuevo “acuerdo”, nada ha cambiado. En pocos años – escríbanlo para después chequear si acerté o no -, las asesinas FARC, transformadas en partido político, estarán en el comando total del país y la sociedad colombiana no pasará de un grupo de perennes rehenes, tal cual lo es Venezuela hoy bajo la bayoneta del degenerado Chávez.
    Nuestro continente está cada vez peor y por lo visto no da la menor señal de que irá mejorar, al contrario!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s