Sin Ganancias no hay paraíso-Alejandro Borensztein

29-2-16 alejando borensztein Foto Ariel Grinberg

Sábanas, toallas, semáforos, veredas, desagües, ministros, secretarios, subsecretarios, ordenanzas, despachos, cafecito para los despachos, mate cocido, gasoductos, oleoductos, banquinas, aulas, pintura para las aulas, detergente, escobas, pizarrones, tizas, expedientes, juzgados, jueces honestos, jueces corruptos, fiscales, presos, celdas, comisarías, asesores, intereses de deuda, fotocopias, repavimentaciones, licitaciones, medios públicos, obras hidráulicas, subsidios, jubilaciones, médicos, enfermeros, material descartable, zondas, pistolas 9mm, patrulleros, repuestos para patrulleros, bomberos, mangueras para bomberos, ambulancias, personal de seguridad, espías, interceptores de celulares, maestros, maestras, presidentes, presidentas, vicepresidentes, legisladores, muelles, dragados, aduanas, gendarmes, aviones de guerra, lanchas de prefecturas, nafta para las lanchas de Prefectura, impresión de billetes, edictos judiciales, insecticidas, embajadores, limpieza de embajadas, recolección de basura, satélites y miles de cosas más se pagan con la guita que el Estado recauda en concepto de impuestos. Así es acá y en cualquier parte del mundo.

El hecho de que semejante montaña de guita sea administrada, en algunos casos por tipos como Konrad Adenauer y en otros por mojones inolvidables como Guillermo Moreno, es un problema que tiene que ver con la idiosincracia de cada país y sobre todo con la mala suerte.

Toda esta introducción es para tratar de explicarle, amigo lector, que la discusión a la que asistimos en estos días sobre el impuesto a las Ganancias, el mínimo no imponible y sus consiguientes escalas es una discusión absolutamente inútil.

Simplificando, cortito y al pie, todo el conflicto se reduce a una ecuación básica: si de cada 3 argentinos, uno no labura, otro labura pero lo hace en negro y sólo el tercero labura en blanco y paga impuestos, no hay país que aguante. No hay cuenta que cierre. No hay Estado que funcione. Esto es independiente del famoso déficit fiscal al que todo el mundo putea pero sobre el que nadie afloja nada.

No quiero ser grosero a esta hora de la mañana en la que usted y su jermu están tranquilos con el mate y los bizcochitos, pero cuando usted ve a gente haciendo cola para entrar a un baño en Retiro, piense que, de cada tres tipos que entran, sólo uno paga el papel higiénico.

Para colmo, cada media horita, entra un ñato que se chorea el rollo y no deja ni el palito, entre otras razones porque además de ser un turro, con lo que le sacan de impuesto a las Ganancias, no le alcanza ni para comprarse su propio papel higiénico.

En otras palabras: o todos los argentinos laburan en blanco y pagan su correspondiente y proporcional impuesto por habitar el suelo argentino y ser contenidos por el Estado, o esto no se arregla más. Esa es la verdad de la milanesa. Lo demás es pura pelea política basada en el famoso teorema de Baglini.

Para los que no lo saben, Raúl Baglini fue un gran dirigente y legislador de la UCR que en 1986 inmortalizó su famosa teoría: “El grado de responsabilidad de las propuestas de un partido o dirigente político es directamente proporcional a sus posibilidades de acceder al poder”.

Por ejemplo, el querido Nico del Caño del Frente de Izquierda, amigo de la casa, puede proponer tranquilamente que se elimine todo impuesto a las personas físicas porque sabe que sus posibilidades de ser presidente y de arreglárselas sin cobrar impuestos, no estarían muy cercanas. O sea, por ahora no tiene la responsabilidad de pagar ni una sola cuenta del Estado.

En cambio el Compañero Mauri, otro amigo de la casa, tiene que pagar las cuentas del Estado Nacional mañana lunes, a más tardar al mediodía. Si no, el martes le llenan la Plaza de Mayo de palomas molotov.

Por eso la propuesta de mínimo no imponible planteada por el Gobierno, o sea el monto por encima del cual empezás a pagar impuestos, es de aproximadamente 30 lucas por mes. Es decir, lo mínimo como para que él pueda seguir bancando los gastos del Estado sin que se le rajen todos los votantes.

Por su parte el Compañero Massa, se puede dar el lujo de proponer algo mucho más beneficioso para el bolsillo de los laburantes como decir que hasta 48.000 mangos no garpas nada. Genial. Total, las gasas, las enfermeras, el papagayo y las lamparitas de los quirófanos las tiene que pagar Macri. O sea, el famoso teorema de Baglini, nunca tan claramente demostrado.

Apuesto lo que quieran que si hoy el presidente fuera Massa, no te pone el mínimo no imponible en 48 lucas ni disfrazado de mono. Y posiblemente Macri, como opositor, estaría diciendo que si él fuera presidente ningún obrero pagaría impuesto a las Ganancias como al muy chambón se le escapó durante la campaña. Baglini, un maestro.

Como verá amigo lector, no considero en esta discusión la posición sobre el impuesto a las Ganancias de los kirchneristas que ahora se hacen los guapos diciendo que hasta 60.000 mangos por mes no hay que pagar impuestos.

Una propuesta buenísima si no fuera que estos mismos tipos se fueron el año pasado de la Casa Rosada cobrándole impuestos a cualquier laburante que ganara más de 15.552 mangos. Para colmo, manteniendo las mismas escalas tributarias que armó Machinea en el año 2000 sin ningún ajuste por inflación durante la famosa década ganada en la que tuvimos más de 1.000%. Parece complicado, pero en el fondo es muy simple: eran unos truchos.

Siguiendo el teorema de Baglini, que el FpV proponga 60 lucas de sueldo libre de impuestos, demuestra lo lejos que están del poder. Un par de videítos más de Ex Ella como el del viernes y van a terminar proponiendo un mínimo no imponible de un palo verde.

De hecho, esta semana el Compañero Massa con su propuesta de impuestos, le copó la parada a Ex Ella y la sacó de la tapa de los diarios. Se veía venir. Mucho derrape, últimamente.

Sin ir más lejos, el líder espiritual de La Cámpora, Máximo, declaró esta semana, en pleno siglo XXI, sobre un tema tan básico como la implementación de una simple boleta electrónica, que “votar no es ir a un Rapipago”. Flor de estadista.

Si los ingleses, en lugar de Churchill hubieran tenido a Máximo, los Rolling Stones hoy cantarían en alemán.

Volviendo al punto, alguien podrá decir que el Compañero Mauri complicó la recaudación al sacarle las retenciones al campo. Un poco sí, y un poco no. Quizá, gracias a eso, es el único sector que le está poniendo garra en serio. Esta semana se supo que el auto más vendido del mercado es la pick up Toyota Hilux. A los bosteros les agarró una desesperación por homenajear la Toyota Libertadores que ganamos con Bianchi y Riquelme o algo groso está pasando con el campo.

No le demos mucha más vuelta al tema: mientras les sigan aumentando los impuestos a los únicos tipos que garpan no habrá solución y seguiremos bailando la misma milonga de siempre.

Ah, por las dudas, “I can´t get no, satisfaction” sería “Ich kann keine Zufriedenheit”. Ahora andá, cantalo, bailalo, grabate un videíto, subilo a Youtube y mandate un papelón. Como una que yo sé.

Origen: Sin Ganancias no hay paraíso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s