Centro de Massa, gol de Cristina –Le doy mi palabra

Imagen relacionada

Si me permiten, voy a utilizar una metáfora futbolera para explicar de la manera más sencilla que es lo que yo creo que pasó ayer en diputados. Se jugaba un partido clave. Sobre el final del primer tiempo, Sergio Massa tiró un centro medido al área y Cristina metió un gol de cabeza. En el arco estaba Mauricio Macri que se quedó parado, atornillado al piso. Uno a cero. Pero la cosa no termina ahí. Falta jugar el segundo tiempo en el senado para que ese proyecto de ganancias que tuvo media sanción, pueda ser convertido o no en ley.
Massa estuvo representado en la conferencia de prensa por Graciela Camaño y Marco Lavagna. Cristina por Axel Kicillof y Héctor Recalde y desde la tribuna, Luciano Laspina vió pasar la pelota pero no pudo hacer nada para evitar el tanto que convirtió la ex presidenta.
El ingeniero Macri acusó el impacto del gol en contra, y visiblemente conmovido y semi afónico en Mendoza se despachó con todo contra Massa. Hace mucho que Macri no hace declaraciones de tanta dureza. Acusó a Sergio Massa de haber sido el jefe de gabinete de Cristina, a Kicillof de haber sido el ministro de economía, a Diego Bossio de haber sido el responsable del Anses, a Felipe Solá de haber sido gobernador de Cristina y a Graciela Camaño de haber sido ministra de trabajo. Todas verdades menos dos errores cronológicos: Solá fue gobernador bajo la presidencia de Néstor y Camaño fue ministra con Eduardo Duhalde y jamás con los Kirchner.
Macri como si fueran declaraciones de vestuario en el entretiempo aseguró que “fue una pesadilla porque la irresponsabilidad no es el camino”. Vale la pena escucharlo de su propia boca. Le pido que le preste atención a este Macri distinto, y enojado:
– Va audio completo de MM.
Creo que serán palabras históricas y que van a marcar un antes y un después. Por un lado el comienzo de la campaña de las elecciones parlamentarias del año que viene y por el otro, una reacción bien política que se le venía reclamando al jefe de estado. También para ser lo más justos y equilibrados posibles como es mi intención, hay que decir que Macri se decidió a jugar políticamente después que le metieron el gol. Tal vez si lo hubiera hecho antes, evitaba la derrota parcial. A lo mejor comprendió que nada se construye ni se destruye por arte de magia en la política. Que el arte de la negociación, de la ampliación de consensos, de la generación de mejores escenarios, tiene que ser un trabajo permanente que hasta ahora Cambiemos venía descuidando. Se han manejado con mucha ingenuidad y falta de audacia. Y en la política no hay espacios vacíos. Siempre alguien los ocupa. Pero esta vez salieron con los tapones de punta. Macri agregó que no hay que mentirle a la gente ni hacer demagogias con medidas que traen más pobreza.
Marcos Peña llegó a decir que Sergio Massa, el que le tiró el centro a Cristina, es la persona menos confiable de sistema político. Lo dijo porque le había prometido al presidente no perjudicar el costo fiscal. Peña, hábil delantero del equipo amarillo, castigó ese proyecto “mentiroso y opositor que habla más de ellos que de nosotros”.
Todos los oficialistas empezando por Prat Gay y Rogelio Frigerio confían en que los gobernadores que no pueden llegar a fin de mes, instruyan a sus senadores para que volteen esta media sanción que les saca 5 mil millones de pesos de coparticipación. Veremos porque con el peronismo nunca se sabe. Son tiburones que merodean el poder y cuando olfatean la sangre de sus rivales, enloquecen y se juntan todos para calmar su síndrome de abstinencia de poder. Eso es lo que chicaneó Peña cuando dijo que le extrañaba ver a Margarita Stolbizer votando junto a Julio de Vido. La biblia y el calefón, agrego yo.
Me gustaría matizar estas informaciones con otras que sirven para buscar la mayor ecuanimidad posible. Es un tema delicado porque se está jugando mucho del futuro de la Argentina en estos momentos y en los comicios de medio tiempo que se van a diputar dentro de diez meses.
Axel Kicillof dijo que su tropa política era la que más cómoda se sentía con el resultado de la votación. Quiso apropiarse del lugar del padre del triunfo. Y fue uno de los mariscales de la derrota del peronismo el año pasado. El colorado no se puso ídem porque es un caradura que fue el culpable junto a Cristina del quiebre del estado y de los agujeros negros que le generaron al Titanic hasta que lo hundieron. Sin embargo, ayer el Frente Renovador le dio el centro de la cancha para que se luciera haciendo jueguito. Por eso digo que el gol lo metió Cristina y lo padeció Mauricio. Pero para otras miradas del PRO como la del consultor Jaime Durán Barba, esa foto de todo el peronismo junto tal vez fue un regalo para el cumpleaños que celebró ayer. Esa foto para su idea de debate es la representación del pasado jurásico y el gobierno encarna lo nuevo. Dice Durán Barba que sus encuestas le dan la razón y que Macri sigue muy arriba y con gran optimismo para el año que viene. Por lo tanto para Durán Barba, el gol de Cristina tal vez haya sido en contra. Veremos en las urnas.
También debo agregar que Marco Lavagna fue muy claro cuando dijo que de ninguna manera tienen pensado compartir un espacio electoral con el kirchnerismo. Y que el responsable de haber abortado el operativo de reelección de Cristina fue Sergio Massa. Y en eso tiene razón. Jugó fuerte y oportuno cuando muchos se escondían. Y hay otra más a favor de los actuales opositores. Es probable que lo aprobado ayer haya sido demagógico e irresponsable, como denunció Macri. Pero él y nadie más que el, prometió en campaña eliminar el impuesto a las ganancias. ¿En ese momento, no era irresponsable ni demagógico?
La pregunta que me hago y le hago a los oyentes es quien gano y quien perdió con toda esta movida. ¿Macri, Massa y Cristina salen fortalecidos o debilitados de este durísimo primer tiempo?
Hay que decir que parte del peronismo apuesta a la reunificación lo antes posible. De hecho ya van tres proyectos que le frenan a Macri. Este de ganancias, la reforma electoral donde los señores feudales apostaron a la trampa del robo de boletas y le metieron, modificado, pero le metieron a fin la ley de emergencia social donde el gobierno tuvo que ceder ante una fuerte presión de piqueteros y sindicalistas.
La moneda está en el aire. Las cartas están sobre la mesa pero falta. Ahora todos tienen que preparar sus músculos y sus habilidades porque el segundo tiempo se juega la semana que viene en el Senado. Allí veremos quien canta victoria y pasa a la final. Allí podremos tener una respuesta más clara a la siguiente pregunta inquietante: ¿Se terminó la luna de miel del gobierno?

Origen: Centro de Massa, gol de Cristina – 7 de diciembre 2016 | Le doy mi palabra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s