Socialismo Cristiano

Por Carlos Vilchez Navamuel

En días pasados tuvimos la oportunidad de leer un artículo escrito por el abogado, profesor universitario y politólogo venezolano, Alberto Mansueti, titulado: MERCADOS POLÍTICOS Y PARTIDOS, en el escrito menciona al Socialismo Cristiano, de allí que quisimos hacer este breve comentario para conocimiento de aquellos interesados en la historia.

¿Cuál es el origen del Socialismo Cristiano” Wikipedia nos explica que “El término «socialismo cristiano» apareció en Gran Bretaña a mediados del siglo XIX, más concretamente en 1850, año en que se publicó el opúsculo Tratados sobre el socialismo cristiano (Tracts on Christian Socialism) y comenzó a publicarse el periódico The Christian Socialist (El Socialista Cristiano). Sus impulsores fueron un grupo de creyentes y de clérigos de la Iglesia anglicana preocupados por las dramáticas consecuencias sociales de la revolución industrial. Algunos de ellos, influidos fundamentalmente por el francés Lamennais —considerado el precursor del socialismo cristiano y del catolicismo social— y por el británico Robert Owen, promovieron las cooperativas obreras como alternativa al sistema capitalista —precisamente en 1850 se fundó la «cristiana» Society for Promoting Workingmen’s Associations (Asociación para el fomento de las asociaciones de trabajadores). El principal pensador de esta corriente fue el owenita John Minter Morgan (1782-1854). Otros integrantes destacados de la misma fueron el también owenita Lloyd Jones (1811-1886), John Malcolm Forbes Ludlow (1821-1911), Frederick Denison Maurice (1805-1872), Charles Kingsley (1819-1875), Edward Vansittart Neale (1810-1875) y Thomas Hughes (1822-1896)”.

Mansueti, Presidente del Centro de Liberalismo Clásico y Asesor permanente de la Dirección Nacional del Movimiento Liberal Libertario Resistencia Civil inicia su artículo explicando que “En 1864, Karl Marx, Friedrich Engels, Mijaíl Bakunin y sus camaradas fundaron en Londres la que sería la Primera Internacional Socialista, para destruir el capitalismo, e imponer el socialismo revolucionario”.

Más adelante el distinguido abogado nos dice “A poco tiempo, aquellos comunistas ateos de la Primera Internacional desplazaron a los “socialistas cristianos” en el liderazgo de la izquierda. ¿Cómo? Simple: fundaron partidos socialistas, organizados y bien estructurados, capaces de atraer el voto cristiano. Y así es hasta hoy. Porque cinco estrategias en los acuerdos de 1864 fueron claves para el éxito marxista posterior: (1) El socialismo es un proyecto político, no religioso, tampoco académico, sindical, o de comunas utopistas; (2) de carácter internacional, no para andar cada grupo o partido socialista por su lado en cada país; (3) con ideología, políticas y programa común para todos: las del Manifiesto Comunista de 1848 y otros documentos; (4) con objetivos y metas a mediano y largo plazo, no corto; (5) siendo el paso inicial la creación de partidos socialistas, uno en cada país, pues todas las ideas políticas deben ganar votos, y para eso deben predicarse desde plataformas políticas, con programas electorales y candidaturas. A esa labor se dedicaron durante las siguientes décadas, en tanto los anarquistas, reacios a cumplir estas pautas, se fueron desprendiendo del grueso del movimiento”.

En su escrito Mansueti sentencia: “Las izquierdas cristianas sembraron y los marxistas cosecharon. Así los partidos y “frentes” de izquierda dominaron el siglo XX en lo ideológico, político y electoral, en sus diversas expresiones nacionales. Con nombres y formas distintas en apariencia: comunismo soviético, nacional-socialismo, social- fascismo y falangismo español, “New Deal” en EE.UU., laborismo inglés, maoísmo chino, “idea zuche” en Corea y “ujamaa” en Tanzania, peronismo en Argentina, castrismo en Cuba y chavismo en Venezuela. Son lo mismo: socialismo puro y duro, siempre igual en todas partes, y diferente sólo en ciertos puntos no esenciales, y en dosis mayores o menores de brutalidad, crueldad y cinismo”. (Las negritas son nuestras).
http://elrepublicanoliberal.com/2016/12/14/alberto-mansueti-mercados-politicos-y-partidos/

Muchas veces lo hemos comentado, todo lo que venga con sello de SOCIAL en lo político viene contaminado de esa izquierda rancia, de la misma forma no nos gusta ver la palabra CRISTIANO relacionada con la política por que como bien dice don Emilio Bruce en uno de sus artículos sobre el social cristianismo: “Muchas veces he creído que el uso del término cristiano en los nombres de algunos partidos políticos podría ser más un acto de oportunidad que de convicción respecto de la doctrina social de la Iglesia”. https://www.larepublica.net/noticia/-socialcristianismo-la-dignidad-del-ser-humano

Quién esto escribe está totalmente convencido que es un acto más de oportunidad que de convicción, utilizar el término “cristiano” en los partidos políticos tiene como razón confundir y atraer a los seguidores del cristianismo, especialmente a los devotos más humildes y menos educados para lograr votos.

 

 

Origen: Socialismo Cristiano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s