Enfoque Magazine 3: PRISIONEROS DE LA BRIGADA DE ASALTO 2506-Frank Varona

Mi hermano Jorge y yo éramos estudiantes universitarios en Georgia Institute of Technology en Atlanta, Georgia. Cuando terminó el trimestre de invierno, a mediados de marzo de 1961, los dos regresamos a Miami y anunciamos a nuestros asombrados padres que ambos queríamos alistarnos en lo que después se llamó la Brigada de Asalto 2506. Deseábamos partir hacia los campamentos en Guatemala para entrenarnos como soldados y después liberar a nuestra Patria del comunismo.

 

Llegué a la Base Trax en las montañas de Guatemala, cerca de Retalhuleu, el 1 de abril de 1961. Fui asignado al Quinto Batallón de la Brigada. El 13 de abril salimos para Puerto Cabezas, Nicaragua y me embarqué en el Houston, un buque tipo “Liberty”. Nuestro buque fue hundido por un cohete de un Sea Fury enemigo. Una semana después sin agua y comida fui capturado prisionero.

 

Dos muy crueles e inhumanos años de prisión brutal fue nuestra suerte. Estuvimos en prisiones superpobladas. Al principio estuvimos en el Palacio de los Deportes, seguido por el Hospital Naval donde en los dos lugares dormíamos en el suelo. El 7 de julio nos pusieron a todos en la prisión del Castillo del Príncipe. La mayoría dormíamos en el suelo, apretados unos a otros, con poca comida y bebiendo agua contaminada con ratones muertos. Yo contraje disentería, hepatitis y enfermedades de la piel.

El 29 de marzo de 1962, después de estar preso por un año, nos llevaron a un juicio a los 1,179 brigadistas que concluyó el 1 de abril y el 7 de abril nos sentenciaron a 30 años de cárcel con trabajo forzado o el pago de un rescate. Los tres líderes de la Brigada, Manuel Artime, José Pérez San Román y Erneido Oliva, fueron valorados en  $500,000 cada uno. A los oficiales de la Brigada y los que habíamos sido ricos nos valoraron en $100,000, a los que ellos llamaron clase media valían $50,000 y a los obreros $25,000. Mi hermano y yo caímos en el grupo de los $100,000 y éramos 214 prisioneros. El monto total de todos los prisioneros de guerra era $62, 500,000. Cuando nos impusieron la sentencia pensé que tendría que servir los 30 años de prisión ya que mi padre era pobre al habérsele sido confiscadas todas sus propiedades.

El Presidio Modelo en Isla de Pinos

Sin haberme curado de hepatitis me trasladaron junto con mi hermano a la Prisión Modelo de Isla de Pinos. En esta prisión las condiciones de vida y la comida fueron aún  mucho peores. Nos pusieron, violando todos los artículos del trato de prisioneros de guerra de la Convención de Ginebra, en un pequeño cuarto llamado el Pabellón Dos, el cual tenía capacidad para 40 personas. Estábamos 214 prisioneros en ese pequeño cuarto del grupo de $100,000 de rescate. El resto de la brigada continuó en el Castillo del Príncipe.

Cuando nos acostábamos a dormir en el piso raso de ese pequeño cuarto sin almohadas, colchones, sábanas o frazadas parecíamos sardinas en lata ya que no había un metro cuadrado de espacio libre. Allí vivimos como animales durante siete meses, los peores de mi vida. Durante ese tiempo estuvimos aislados por completo sin cartas ni visitas de familiares que nos traían pequeñas jabas con comida.

Los mosquitos nos picaban de día y de noche y el calor era insoportable en el verano. En el invierno nos moríamos de frío. Existían dos inodoros y dos duchas que echaban agua solamente por unos minutos al día. Cuando íbamos a usar el inodoro teníamos que hacer una larga fila de espera. Cuando nos abrían el agua de las dos duchas todos corríamos a mojarnos pero 2/3 no llegábamos a tiempo ya que nos cortaban el agua para impedir que todos pudiéramos bañarnos.

A pesar que había un patio interior al aire libre, nunca se nos permitió usarlo. No teníamos lo más esencial para una vida civilizada, como papel higiénico, pasta dental o jabón, y por supuesto no teníamos atención médica o dental ni medicinas. Ocasionalmente algún brigadista que no podía aguantar más esta vida tan inhumana se dirigía a la puerta de entrada y agarrando los barrotes gritaba insultos a Fidel Castro y pedía que lo mataran. Otros brigadistas trataban de calmarlo.

La comida que nos servían era tan asquerosa que yo simplemente no podía tragarla, a pesar del hambre que sentía 24 horas al día. Las borras de café con agua sucia que servían de desayuno venían en un tanque sucio con los macarrones de días anteriores pegados a los lados. La falta de higiene era espantosa. Frecuentemente le echaban a la comida una sustancia que nosotros llamábamos Jalapa que provocaba diarrea instantánea a los 214 prisioneros. Por la falta de higiene todos sufríamos de parásitos intestinales y estábamos cubierto de hongos y otras enfermedades de la piel por diferente partes del cuerpo, especialmente en las partes genitales.

Varias veces nos despertaban por la madrugada y nos obligaban a desnudarnos y pararnos contra la pared con las piernas abiertas. Estas inspecciones se llamaban requisas. Los guardias nos decían cosas obscenas y algunos brigadistas que protestaban recibían golpes y bayonetazos. De noche en las celdas de castigo cerca de donde yo dormía oíamos los gritos de otros presos políticos que recibían palizas y les echaban agua fría toda la noche. Frecuentemente nos despertaban tiros de ametralladoras.

Estábamos conscientes que podíamos ser fusilados en cualquier momento. También sufrimos mucho porque pensábamos que nos pudriríamos en la prisión. De haber sabido que estaríamos dos años presos nos hubiéramos sentido mejor. No hay nada peor que la incertidumbre en que nos encontrábamos.

Las condiciones inhumanas e inaguantables que sufríamos los brigadistas y los 5,000 prisioneros políticos encarcelados en las cinco circulares provocaron que todos nos declaráramos en huelga de hambre en septiembre de 1962. Entonces nos cortaron el agua inmediatamente. Después de tres días tuvimos que suspender la huelga debido al número de brigadistas y otros prisioneros que estaban inconscientes o a punto de morir. En el mundo libre nadie se enteró que más de 5,000 prisioneros no ingirieron ni agua ni comida durante tres días.

Durante la Crisis de los Cohetes de octubre de 1962, donde los Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron a punto de una guerra nuclear, nos informaron que habían puesto dinamita en la base de nuestro edificio. Nos dijeron que cuando los norteamericanos invadieran a Cuba nos volarían y a los que sobreviviéramos la explosión nos ametrallarían. A pesar de esta amenaza todos regábamos a Dios que los estadounidenses invadieran y liberaran a Cuba del comunismo brutal.

Durante la prisión en el Castillo del Príncipe y en Isla de Pinos recibí clases de religión del padre Tomás Macho y de contabilidad y matemáticas. Años más tarde el padre Macho me casó con mi esposa Haydée. José Andreu me dio clases de francés y alemán y de historia universal. Para olvidarme de donde estaba al principio me pasaba casi todo el día y la noche leyendo libros, pero las páginas de los libros las usamos de papel higiénico hasta que se acabaron los libros. Todas las noches rezábamos un rosario y la oración de los casos desesperados al apóstol San Judas Tadeo. Nuestras oraciones fueron escuchadas por Dios Nuestro Señor.

La liberación

Un día nos informaron que todos seríamos liberados al día siguiente. Extrañamente todo el mundo permaneció en silencio como si no hubiéramos oído o entendido lo que nos habían informado. Increíblemente el gobierno de los Estados Unidos pagó el rescate con dinero, comida de niños y medicinas de todos los brigadistas presos, excepto por un pequeño grupo de nueve brigadistas que fueron acusados de otros crímenes y tuvieron que permanecer en prisión algunos hasta casi 30 años.

La salida de Isla de Pinos nunca se me olvidará. Cuando nos montaron en camiones para llevarnos a la base aérea de San Antonio de los Baños los 5,000 prisioneros de las cinco circulares nos despedían a gritos y ondeaban trapos desde los barrotes. Me sentí muy mal al dejarlos atrás. Mi hermano y yo, junto al abogado James Donovan, los funcionarios de inmigración y miembros del Comité de Familiares salimos en el último avión que llegó a la base aérea de Homestead el 25 de diciembre de 1962 a las 11 de la noche.

Nos dieron un uniforme de la fuerza aérea estadounidense y nos transportaron al auditorio Dinner Key donde ansiosamente nos esperaban nuestros familiares. Había perdido 60 libras de peso en la prisión y pesaba 120 libras al abrazar a mis padres y a mi hermana Normita. No sentí emoción al verlos ya que para sobrevivir la dura prisión me había endurecido internamente. Me llevó muchos años recuperarme de los maltratos, vejaciones y torturas de las inhumanas prisiones de Cuba. Desde que alcancé la libertad he sufrido de insomnio. Siempre he sentido gran admiración de presos políticos que sufrieron largas condenas de 20 y 30 años y al fin pudieron ser libres.

El 29 de diciembre de 1962 el presidente John F. Kennedy, quien fue el mayor responsable por la negligencia criminal de lanzarnos a pelear sin apoyo naval y aéreo, se reunió con los miembros de la Brigada de Asalto 2506 en el Orange Bowl de Miami. A pesar de eso lo aplaudimos. Cuando le dimos la bandera de la brigada, el presidente nos prometió que nos la devolvería en una Habana libre. Su esposa Jacqueline Kennedy nos habló en español y nos dijo que ella “quería que cuando su hijo creciera fuera la mitad de lo valiente de lo que nosotros habíamos sido”.

Foto donde aparecen de izquierda a derecha Erneido Oliva, Segundo al Mando de la Brigada 2506; José Pérez San Román, Comandante en Jefe de la Brigada 2506; Manuel Artime, enlace del Consejo Revolucionario Cubano a la brigada; y José Miró Cardona, presidente del Consejo Revolucionario Cubano saludando al presidente John F. Kennedy y a la Primera Dama a su llegada al Orange Bowl el 29 de diciembre de 1962. Tristemente, San Román se suicidó en Miami a los 58 años de edad.

El 29 de diciembre de 1962 el presidente John F. Kennedy, quien fue el mayor responsable por la negligencia criminal de lanzarnos a pelear sin apoyo naval y aéreo, se reunió con los miembros de la Brigada de Asalto 2506 en el Orange Bowl de Miami. A pesar de eso lo aplaudimos. Cuando le dimos la bandera de la brigada, el presidente nos prometió que nos la devolvería en una Habana libre. Su esposa Jacqueline Kennedy nos habló en español y nos dijo que ella “quería que cuando su hijo creciera fuera la mitad de lo valiente de lo que nosotros habíamos sido”.

Desgraciadamente la bandera de la brigada se encuentra en nuestro museo de Miami y Cuba no es libre. Los brigadistas que todavía vivimos, algunos en sillas de rueda, con andadores y bastones y con muchos años, continuamos luchando para que algún día nuestra Patria sea libre y soberana. Sé que algún día la patria de José Martí alcanzará su libertad.

 

Origen: Enfoque Magazine 3: PRISIONEROS DE LA BRIGADA DE ASALTO 2506

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s