Hollywood pide a los electores que den un golpe de Estado contra Trump | La Gaceta

Carlos Esteban

Los miembros del Colegio Electoral llevan desde 1788 votando según el resultado del voto popular en sus respectivos estados. Ha habido un puñado de ‘electores infieles’ a lo largo de la historia, pero nunca, ni de lejos, han logrado alterar el resultado.

“Solo 37 electores pueden convertirse en héroes americanos votando en conciencia por un verdadero líder”, nos dice un conmovedor vídeo que han grabado los habituales de Hollywood Martin Sheen, Debra Messing, James Cromwell, BD Wong, Noah Wyle, Freda Payne, Bob Odenkirk, J. Smith Cameron, Michael Urie, Moby, Mike Farrell, Loretta Swit, Richard Schiff, Christine Lahti, Steven Pasquale, Emily Tyra y Talia Balsam. Porque, en una especie de paroxismo progresista, es el enrarecido y disfuncional mundo de las ‘celebrities’, tan alejado del que habita el estadounidense normal como pueda estarlo la luna, el que sabe lo que le conviene al país.

El vídeo reúne todas las carecterísticas esperables en un mensaje de este tipo: calidad técnica, dominio del lenguaje, la acostumbrada arrogancia que ni siquiera es consciente de sí misma y una hipocresía que se sale de las gráficas. Porque, nos dicen, ellos no piden a los miembros republicanos del Colegio Electoral que voten por Hillary Clinton -¡oh, gracias!-, sino por cualquier candidato que consideren cualificado… Porque el resultado sería que ganaría Hillary Clinton.

El enésimo desesperado intento de impedir que Donald Trump asuma la presidencia, lo colgó en la red el pasado miércoles un grupo denominado Unite for America que se describe como “un movimiento multipartidista de ciudadanos y voluntarios preocupados, unidos contra la amenaza sin precedentes de un candidato no cualificado que va a ocupar el cargo más alto de nuestra nación”.

Los vídeos con famosos han sido una popular herramienta de marketing en la campaña de Hillary Clinton, y varios de sus protagonistas ‘multipartidistas’, como Sheen, Schiff y Moby, han aparecido en otros mensajes similares en apoyo de la demócrata.

Cuando, al inicio de su campaña en las primarias republicanas, Donald Trump se presentó como el candidato contra el establishment, era razonable pensar que el empresario no hacía sino explotar un viejo truco electoral y que la existencia misma del ‘establishment’ tiene no poco de teoría conspirativa. Pero la reacción de todos los poderes fácticos durante la campaña, incluyendo numerososo y prestigiosos miembros de su propio partido, hacen imposible seguir dudando.

Y la última confirmación nos ha llegado tras la victoria de Trump y los patéticos, furiosos y contradictorios intentos de frustrar su investidura.

Son contradictorios por pura desesperación. Así, el recuento solicitado por la candidata ‘verde’ Jill Stein en tres estados -Wisconsin, Michigan y Pensilvania-, uno de esos intentos, vino a contradecir la tesis cuasi oficial de que ‘los rusos’ han manipulado la votación al confirmar que los resultados se correspondían con los votos o, si acaso, que estos últimos eran ligeramente más favorables para el republicano.

O, tras la insistencia en que Hillary Clinton ha ganado el ‘voto popular’ y que el Colegio Electoral es una reliquia antidemocrática que debe abolirse, clamar ahora que el Colegio Electoral fue una sabia medida de los padres fundadores para evitar que llegara a la presidencia alguien como Donald Trump.

Es, naturalmente, absurdo y antihistórico. Los miembros del Colegio Electoral llevan desde 1788 votando según el resultado del voto popular en sus respectivos estados. Sí, ha habido un puñado de ‘electores infieles’ a lo largo de la historia que por una u otra razón se han negado a dar su voto al candidato elegido en su estado, pero nunca, ni de lejos, han logrado alterar el resultado. En la práctica, los votos de los electores son una formalidad, una ceremonia para certificar los resultados.

La estrategia de los perdedores no solo está resultando histérica y desesperada, sino monumentalmente irresponsable. El recuento fue una pérdida de tiempo y dinero, las marchas antiTrump demostraron la naturaleza violenta de los partidarios de Hillary y las acusaciones contra Rusia pusieron al país en curso de colisión con la segunda potencia militar mundial por motivos electorales.

Y, ahora, lo que se pretende es que 37 electores traicionen su voto en lo que sería un punto de no retorno para un sistema, el estadounidense, que ha funcionado durante más de dos siglos. En esencia, y bajo su lenguaje rimbombante y apelaciones a instituciones de las que se han burlado desde hace décadas, lo que este vídeo propone es un golpe de Estado. Todo por evitar la presidencia de un candidato que no gusta a la élite.

Si el referéndum británico de junio no nos hubiera preparado para estos peligrosos pataleos de mal perdedor, la sorpresa sería aún mayor. No es probable que estas maniobras logren su objetivo, convirtiendo la democracia más respetada del mundo en una república bananera, pero al menos han cumplido un loable objetivo: demostrar que Trump tenía razón.

Origen: Hollywood pide a los electores que den un golpe de Estado contra Trump | La Gaceta

Anuncios

4 comentarios en “Hollywood pide a los electores que den un golpe de Estado contra Trump | La Gaceta

      1. La unica excepcion fue Ricardo Montaner. El cumplio dos veces con su palabra. Se fue de Venezuela cuando Chavez resultó electo en 1998. Ahora Montaner esta radicado en Republica Dominicana despues de la eleccion de Trump.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s