Jorge Riopedre-¿GOLPE DE ESTADO INCIPIENTE EN ESTADOS UNIDOS?

jorgeriopedre
Jorge Riopedre

 

 

La Constitución de Estados Unidos respeta, por encima de cualquier otra cosa, la libertad de expresión, no en balde así lo establece la primera enmienda de un documento que ha sobrevivido a guerras civiles y mundiales, convulsiones económicas y raciales durante 240 años, salvando con simples enmiendas la conocida tentación regional de reescribir las reglas del juego. Ahora, el derecho a disentir parece adentrarse en un territorio cenagoso.

La mera disensión ha pasado a ser una consigna nacional abiertamente partidista por alterar el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos e incluso un llamado a derogar por obsoleto, ahora mismo, no mañana, el voto electoral que debe confirmar el triunfo del presidente electo Donald Trump. Se ha dado el primer paso de algo inédito que sucederá en un futuro imprevisible.

Es cierto que Trump parece un individuo peligroso por su ruptura con la ortodoxia americana, pero ya pocos recuerdan al belicoso Theodore Roosevelt aupado por la campaña mediática de William Randolph Hearst en la denominada Guerra Hispanoamericana que lanzó a Estados Unidos a la escena mundial. O el provinciano Harry S. Truman que no vaciló en utilizar la energía nuclear para poner fin a un sangriento conflicto.

Para ser creíble, la campaña golpista contra Trump tenía que sustentarse en algo más que en el díscolo candidato republicano, doblemente humillante por su falta de modales y experiencia política capaz de derrotar a dos maquinarías triunfadoras como las de Bill Clinton y Barack Obama. Era necesario atemperar la vergonzosa derrota electoral Demócrata con un motivo capaz de convencer a la fiscalía de que hubo fraude, un villano de marca reconocida en el mercado de los tipos malos como Vladimir Putin. Pero aún así, de ser cierto que los rusos hackearon a John Podesta y otras figuras del Partido Demócrata, hay que probar que Trump tenía conocimiento de la trama.

Por imponderables como estos los fundadores de este gran país fueron muy precavidos en no dejar todas todas las joyas electorales en manos del voto popular, porque “éstos optarían por su candidato local y los grandes estados acabarían dominando la política de Estados Unidos”. Es de esperar que el cambio demográfico en Estados Unidos acabe por imponer sus propias reglas, pero al menos por los próximos cuatro años tendrán que contentarse con lo que tienen. No lloren, ustedes se lo buscaron.

Anuncios

3 comentarios en “Jorge Riopedre-¿GOLPE DE ESTADO INCIPIENTE EN ESTADOS UNIDOS?

  1. es valido lo que recuerda Riopedre para entender el porque en Argentina se cambio el sistema de colegio electoral, sin duda fue para que bs,as no gobernara indefinidamente al pais, a la ves hemos pasado ya por dos gobiernos de pcias de las mas chica, demográficamente, y bien no nos ha ido, todo lo contrario.
    bien en EEUU el voto no es obligatorio, y el interés de los ciudadanos, es relativo y depende de que valores toque el candidato, si convence a la ciudadanía para perder su tiempo en ir a votar, por lo contrario y haciendo un paralelismo, la Argentina al ser obligatorio ha politizado mas a la sociedad, pero con muchos partidos satélites que aunque sea una banca pueden lograr, lo que es nefasto en nuestro caso, la mala fe de esos partidos que recurren al fraude aunque se por las dudas, o para hacer daño, llámese demagogia popular, cuando son siempre los mismos actores.
    En conclusión Argentina es un pais injusto electoralmente, y a la vez mas democrático que EEUU, porque la participación es masiva electoralmente, pero de baja calidad al ver los estratos sociales que votan por diferencias de educación y culturales, en EEUU votan menos pero votan los supuestamentes mas preocupados en la democracia, o mas preparados socialmente y el pueblo deposita mas su confianza en sus representantes estaduales, que por el contrario en nuestros pais, son tremendamente cuestionados.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ambos comentarios son acertados en algunos aspectos. El primero en la separación de los Estados norteamericanos en repúblicas independientes si alguna vez se produce un golpe real o el país se hace ingobernable como sucedió en Europa después de la caída del Imperio Romano. El segundo en el inconveniente del voto obligatorio, el cual despoja al ciudadano de su derecho a la abstención. El sistema electoral estadounidense es bastante complejo pero efectivo cuando se piensa que aún sigue vigente después de más de dos siglos. Yo escribí esta cuartilla porque nunca había presenciado en EE.UU una campaña tan grosera y descarada para alterar el resultado de las elecciones presidenciales, algo que me ha causado mucho malestar y preocupación. Gracias por sus opiniones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s