Los veteranos jefes de las FARC serán los nuevos capos del narco 

Un guerrillero de las FARC en la Serranía de Perijá en el departamento de La Guajira (Colombia). EFE

El Papa fracasa al intentar reconciliar a Santos y Uribe

Los cinco veteranos comandantes que las FARC expulsaron esta semana volvieron para continuar el negocio del narcotráfico y la minería ilegal

No regresaron a la selva a empuñar las armas por la victoria del “no” en el plebiscito, como auguraba el gobierno. Tampoco lo hacen porque discrepen de algunos puntos claves del proceso de paz. Los cinco veteranos comandantes guerrilleros que las FARC expulsaron esta semana de sus filas, volvieron para continuar el suculento negocio del narcotráfico y la minería ilegal. Antes trabajaban para alimentar las arcas de la citada banda terrorista y ahora engordarán sus propios bolsillos.

“Gentil Duarte”, con 36 años de pertenencia a las FARC, es la nueva cabeza de la disidencia. Entre los nuevos capos, otro nombre destaca: “John 40”, conocido desde hace lustros por sus extravagancias. El resto -“Giovanni Chuspas”, “Euclides Mora” y “Juan Chollo”- no tenían la misma resonancia entre la opinión pública.

El caso de “Gentil Duarte” es el más doloroso para la cúpula guerrillera que ahora se dedica a predicar sus consignas desde las tribunas mediáticas. Miguel Santillana, su verdadero nombre, participó en las conversaciones de La Habana en la mesa dedicada a plantear soluciones al narcotráfico. Y cuando el famoso Frente Primero se declaró en desobediencia, le enviaron al departamento del Guaviare para reconducir a su jefe, “Iván Mordisco”, al redil. Y por lo que se conoce ahora, fue “Mordisco” el que se llevó el gato al agua.

Cabe recordar que dicho Frente fue el que mantuvo secuestrada a Ingrid Betancurt, los tres norteamericanos y una decena de militares, y ha sido tradicionalmente uno de los más ricos porque opera en regiones donde abunda la coca y la explotación furtiva de minerales.

Al ‘capo de capi’ [jefe de jefes] le nombraron comandante del Frente Primero en julio de este año, cuando aún creía el Secretariado que obedecía sus consignas. Solo ese grupo cuenta con una fuerza estimada de 400 guerrilleros bien armados y con experiencia.

También conoce como la palma de su mano otra área esencial tanto para sus negocios sucios como para la consecución de una paz duradera: La Macarena y Puerto Rico, entre otros municipios del Meta. Todos han sufrido de lleno el conflicto armado y en ellos se expanden los cultivos de coca y los laboratorios, en especial desde que el gobierno de Juan Manuel Santos decidió no erradicar por vía aérea los sembradíos.

Lo de “John 40”, de 53 años, la mayoría de ellos en las FARC, se veía venir desde hacía tiempo, su nombre aparecía en todas las quinielas de los probables disidentes. Aunque era guerrillero de pura cepa y una ficha clave para el Secretariado por los ingentes ingresos que aportaba, tenía gustos mafiosos que incomodaban al máximo órgano del gobierno de las FARC.

Le fascinan los caballos de paso fino y los trajes charros mejicanos, como a tantos narcos, y era socio de mafiosos puros como “El loco Barrera” actualmente preso en Estados Unidos, o el ex paramilitar alias “Cuchillo”. Si bien le hicieron alguno que otro juicio en la guerrilla por sus excesos estrafalarios, el dinero que aportaba gracias a sus relaciones “non sanctas”, justificaba que siguiera en la organización armada.

Además del Guaviare y Meta, las otras disidencias se concentran al otro lado del país, en la zona de Tumaco, en la costa Pacífica, otro centro neurálgico del narcotráfico. Los antiguos comandantes guerrilleros ya han establecido, según las autoridades, relaciones con el Clan del Golfo, el cártel más grande que existe en estos momentos en Colombia.

En realidad en algunos lugares trabajaban con ellos desde tiempo atrás, pero antes lo hacían en nombre de la revolución y podrá ser considerado delito conexo a la rebelión. Es decir, lo hecho por “Gentil Duarte” o “John 40” en el pasado no tendría penas de cárcel tras la firma de la paz, pero ahora podría ser extraditado a Estados Unidos.

Las Fuerzas Armadas colombianas tienen la orden del presidente Santos de combatirlos con toda la fuerza y podrán usar, incluso, los bombarderos, el arma que más temían los guerrilleros.

Origen: Los veteranos jefes de las FARC serán los nuevos capos del narco | Colombia | EL MUNDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s