Propinas de De Vido – Alfredo Leuco

0616_devido-300x206

Pobre Julio de Vido. No sabe hablar portugués. Ese es su gran problema pero puede ser su gran excusa cuando la justicia lo convoque a dar explicaciones. Puede decir que no sabía que en Brasil, coimas se dice propina.
Pobre santo don Julio. El entendió mal por la falta del idioma. Los 35 millones de dólares que la empresa Odebrecht repartió en Argentina para don Julio eran propinas. Jamás se imaginó que eran coimas. Pensó que se trataba de una atención por la buena voluntad. Un regalo empresario de fin de año, como si fuera una caja de champagne. Jamás imaginó que esos 35 millones de dólares que llegaron de Brasil le iban a complicar tanto la vida.
Porque las coimas, digo las propinas, fueron pagadas durante el mandato de Cristina y a cambio del otorgamiento de obras que necesitaban la firma de don Julio y Josesito López, el que escondió 9 millones de dólares de propinas en el convento de la monjita Inés que pensó que los fajos de verdes termosellados eran paquetes de fideos.
De Vido no se merece esto que le está pasando. No puede ser castigado por no saber portugués. Es una injusticia. Pero ahora que sabe que coimas se dice propinas se le puede dar algunos consejos para que pueda zafar.
Primero: prenda el ventilador. Para arriba y para abajo. Ensucie a Cristina y diga que fue ella la que habló con Marcelo Odebrecht y que usted solo fue un valijero que retiró los 35 millones y se los llevó a Olivos y nunca más los vio. O mejor diga que el que los recibió fue José López que no es su mano derecha y que nunca le preguntó que hizo con ese dinero. Que no le gusta meterse en la vida privada de nadie.
Esta es una buena solución porque las coimas pasaron por su ministerio porque las obras eran de su ministerio.
Si esto no funciona, estimado De Vido, ponga en marcha el plan B. Denuncie que hay una persecución en su contra de parte de la justicia de Brasil, Estados Unidos y Suiza a donde se hizo la confesión y de la que también forman parte los medios argentinos que son infaltables en toda confabulación. Diga por alguna radio amiga, la de Electroingenería, por ejemplo, que se la tienen jurada porque es peronista. Que Horacio Verbitsky le haga un favor. Que asi como dijo que Milagro Sala era igual a Nelson Mandela, diga que usted Julio de Vido es igual a la Madre Teresa. Y que Zaffaroni declare que usted será un preso político cuando sea un preso. Pero que espere hasta que usted esté en la cárcel. No falta mucho. Que no sea un denunciador precoz.
Don Julio, salga de la depresión y el perfil bajo. Convoque a actos con La Cámpora y corten la calle Brasil, dicte cátedras en las universidades nacionales y populares kirchneristas expertas en telenovelas de Andrea del Boca, y haga todo con obediencia de vida y a su debido tiempo ¿me entiende, no?
Estos empresarios brasileños no saben qué hacer para desprestigiar su inmaculada figura. Dicen que las propinas las pagaron por la ampliación de un gasoducto, la construcción de una planta de agua y de una refinería para YPF, todas obras de su ministerio. Puede rezar para que lo reciba el Papa Francisco. Un rosario y una bendición no se le niega a nadie. O mover sus influencias para que a ningún fiscal se le ocurra meterse de lleno en el tema y preguntarle a Marcelo Odebrecht que está bajo el régimen de la delación premiada, quien fue el que recibió la coima en la Argentina. ¿Quién es el eslabón argentino del Lava Jato?, es decir del lavado de dinero rápido.
Por el soterramiento del Sarmiento tal vez le pueda echarle la culpa a Ricardo Jaime. El siempre manejó los trenes y ahora está preso después de haber confesado ser un corrupto. ¿Qué le hace una mancha más a Jaime?
La otra es decir que usted no se ocupó de las propinas de Odebrecht porque estaba ocupado con las coimas de Lázaro Báez. Que 35 millones de dólares para usted es un vuelto. Que usted estaba atento a los 1.000 millones de sobreprecios que cobró el ex cajero del banco y socio de los Kirchner. Que todos estaban robando para la corona de Cristina, para la dinastía Kirchner. Y que después Lázaro también diga que es un perseguido político y que Verbitsky lo compare con Martin Luther King.
Si todo esto no funciona y la justicia se empecina en citarlo, finalmente don Julio tendrá que jugar el as de espada. Llame a Tarzán de mi parte y que la Mona Chita que no es ninguna gorila le cuente donde está escondido y prófugo su cuñado, Claudio “El Mono” Miniccelli. Tal vez en el Africa haya alguna tribu que lo quiera recoger en su seno.
El clima navideño me empuja a intentar ayudar a una persona íntegra y ética como Julio de Vido. Dicen que el pobre está bajoneado y no tiene ni un villancico para escuchar. No tiene noches de paz ni noches de amor. Parece que el dinero no le alcanzó ni para armar un arbolito. Que está gastando todo su sueldo de diputado en abogados. Vaya toda mi solidaridad para este inocente funcionario que acompañó al kirchnerismo desde su fundación hasta su fundición. De hecho fue el jefe de operaciones del plan sistemático para saquear el estado mediante una asociación ilícita comandada primero por Néstor Kirchner y luego por Cristina. Esta es la principal conclusión que sacaron los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques y por eso pidieron su declaración indagatoria. Es que el principal vehículo del robo, fue el direccionamiento de la obra pública con el consiguiente sobreprecio del cual el adelanto se transforma en coima o retorno o propina, como a usted le guste llamarla.
Pero además de ser el jefe de operaciones, es decir el cajero, como bien lo bautizó muy tempranamente la doctora Elisa Carrió, fue el ministro garante de un silencio mafioso similar a la omertá. Por eso De Vido construyó en la justicia una coraza protectora para que nadie lo citara. Y aunque ese blindaje se rompió hace tiempo, De Vido sigue siendo un disciplinado engranaje al servicio de Cristina. Es verticalista en lo político y obediente en los negocios sucios. Por eso ahora va a correr la misma suerte que Cristina. Si Cristina va presa, primero va a ir De Vido. Si Cristina se salva, el ministro que más tiempo acompañó a los Kirchner, también se salvará.
De Vido es un individuo con cara de piedra para negar todo. Aprendió de los Kirchner que al principio lo maltrataban como si fuese un esclavo. Cuentan ministros del gabinete del gobernador Kirchner que alguna vez Néstor lo cacheteó en público y lo mandaba a comprar cigarrillos.
Hoy está parado en una ciénaga legal. Mas se mueve más se entierra. Es que todas las ollas que se destapan despiden el olor nauseabundo de la corrupción.
Es el típico realismo mágico de la Patria Grande del ladriprogesismo de matriz santacruceña. Se lo digo en castellano. A De Vido se le viene la noche. Y también se lo digo en portugués: a De Vido, “noite vem”. Vocé me entende? Muito Obrigado.

 

Origen: Propinas de De Vido – 22 de diciembre 2016 | Le doy mi palabra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s