El pantano de Cristina  | Le doy mi palabra

Encuesta de Le doy mi palabra: ¿Quién está atrapada sin salida en un verdadero pantano judicial con el barro hasta la rodilla? Opción A: Cristina. B: Elisabet. C: Fernández y D: De Kirchner.
Es lo mismo que ella preguntó con presunto humor a propósito del responsable de la muerte del joven Jesús. Versión corregida y aumentada de su chicana respecto de que la van a acusar de la muerte de Kennedy.
Nos trata a la mayoría de los argentinos de tontos. Nos quiere hacer creer que es una perseguida política y que si va presa como vaticinó Margarita Stolbizer, será una presa política. Se victimiza todo el tiempo. Quiere convertirse en un mártir de la lucha popular.
Por eso, una vez más vale la pena separar la paja del trigo y aclarar. Cristina no es una perseguida política. Está padeciendo la persecución penal por los delitos de corrupción más graves de la historia democrática.
Según el observatorio de corrupción de la Corte Suprema de Justicia, no de Jorge Lanata o Nicolás Wiñazky, Cristina tiene dos procesamientos y está denunciada e imputada en 20 causas en los tribunales federales.
Sus ideas políticas no tienen nada que ver. Es corrupción en estado puro. Mega choreo para decirlo en cordobés básico.
Es perseguida por la justicia que con muchas pruebas y argumentos la acusa de administración infiel, asociación ilícita en dos causas, malversación de fondos, abuso de autoridad; lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, falsificación de documento público, cohecho, es decir coimas, lavado de dinero y como si esto fuera poco, traición a la patria, que tiene una pena de 10 a 25 años de cárcel por haber intentado encubrir a los terroristas de estado iraní que volaron la AMIA.
Las últimas imágenes del naufragio muestran de qué manera falsificaron el libro de actas de Hotesur y hasta la firma de Néstor Kirchner. En dos días dibujaron 7 años de contabilidad. Hasta liquid paper, utilizaron. No tienen moral ni vergüenza ni estómago. Casi que no han realizado ninguna actividad con honradez. Todo lo que hicieron tiene el sello de la estafa al pueblo. Es la enfermedad de la codicia sin límites. La bulimia por el poder eterno y el dinero sucio.
Además de fingir ser perseguida, Cristina responde de dos maneras. Utiliza a
Alejandra Gils Carbó y los títeres de Justicia Legítima como un mecanismo de protección e impunidad para los amigos y de persecución para los que no piensan como ellos.
Y empuja a su militancia a potenciar todos los conflictos hasta el extremo de la violencia. Desde las pedradas a un presidente constitucional como Mauricio Macri, en dos ataques que no tienen antecedentes en democracia hasta la incentivación de cientos de cortes de calles y rutas y tomas de ministerios.
Nunca una ex presidenta tuvo que presentarse tanto en tribunales y esto recién es el comienzo.
Nunca un presidente en actividad sufrió dos ataques feroces mediante una acción directa. El de Mar del Plata está impune por obra y gracia de fiscales y jueces militantes. Y el de Villa Traful va en el mismo sentido. Parece que nadie tiró el medio ladrillo que hizo estallar la ventana de la camioneta en mil pedazos al lado de donde estaba sentado el presidente Macri. Tal vez la piedra haya sido un invento de Clarín o de la “derecha israelí y norteamericana”, como dijo Cristina, cada día mejor discípula de Luis D’Elía, Fernando Esteche y Hebe de Bonafini.
Y eso, sin olvidarnos de la estafadora y maltratadora de los pobres, Milagro Sala a la que “Néstor y Perón, guían desde el cielo”, según la arenga de la militancia.
Le dije el otro día que Cristina está pasando las peores fiestas de su vida. Infelices fiestas le tocaron.
Ayer la justicia, no el periodismo ni los políticos, confirmó que su socio, amigo, testaferro y empleado Lázaro Báez tiene un patrimonio faraónico. Más de 2.570 millones de pesos y 418 propiedades además de casi un millar de vehículos, muchos de alta gama. El condominio en sociedad con Cristina fue tasado en 17 millones y una de las casas más lujosas y caras la tiene en Rio Gallegos, en la avenida Néstor Kirchner. Bingo.
Y como si esto fuera poco, la investigación que más la inquieta y asusta fue finalmente abierta. Hablo de la denuncia del fiscal Alberto Nisman que fue asesinado, según su ex esposa la jueza Sandra Arroyo Salgado. La acusación es brutal: proteger a los terroristas de estado que volaron el edificio de la AMIA por los aires y produjeron 85 asesinatos simultáneos.
Las pruebas llevan por los caminos oscuros de la traición al ex canciller Héctor Timerman, y los adoradores de Irán, Luis D’Elía y Fernando Esteche entre otros. Todo producto de la firma del tenebroso pacto con Irán mal llamado Memorándum.
Hay que recordar que el ex jefe de los espías del kirchnerismo, Antonio Stiuso dijo que a Nisman lo mataron grupos vinculados al gobierno anterior.
Por eso Cristina está en un pantano. Son arenas movedizas que demuestran que mientras más se mueve, más se entierra.
Otro mazazo que la hiere de muerte política fue el procesamiento que le dictó el juez Julián Ercolini que encima, ordenó un embargo por la friolera de diez mil millones de pesos que está en relación con la magnitud de los delitos cometidos.
Dice textualmente el juez que la ex presidenta es “Miembro preponderante de una asociación ilícita con una trama criminal de una complejidad inusitada”. Estamos hablando de una pena que podría llegar hasta los 15 años de prisión. La resolución de Ercolini tiene 200 pruebas. Y denuncia sobre precios de más de mil millones. Y nada puede decir Cristina, ni Elisabet, ni Fernández ni de Kirchner de un magistrado como Julián Ercolini que fue designado en su puesto en pleno gobierno de su marido.. No era de la servilleta de Corach. Fue de la servilleta de Esteban Righi.
Hay que recordar que el juez Claudio Bonadío le dio una verdadera estocada de muerte al operativo ocultamiento de los bienes y la corrupción de la familia Kirchner. Cristina se creyó muy astuta en desapoderarse de forma fraudulenta frente al embargo de sus bienes. Una cosa que hizo en forma grosera fue transferirle 5 millones de dólares a su hija Florencia. Son los famosos fajos termosellados de la caja de seguridad que levantaron olas de indignación y la siguiente pregunta: ¿De dónde sacó esa fortuna una chica tan joven que nunca trabajó?
La peor noticia que podría recibir Cristina es la posibilidad de ir a prisión donde ya está Lázaro Báez. Y nadie descarta esa posibilidad. Por eso Cristina se hunde en el pantano de la justicia. Está atrapada sin salida.

Origen: El pantano de Cristina – 3 de enero 2017 | Le doy mi palabra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s