Hugo J. Byrne :La insignificancia de llamarse Ernesto.

Hugo Byrne
Opini“Yo que nunca sé callar,
y sólo tengo por mengua
no vaciarme por la lengua,
y el morirme por hablar,
a todos quiero contar
cierto secreto que oí,
más no ha de salir de aquí
Quevedo
 
El dramaturgo de la era victoriana Oscar Wilde estrenó en 1895 la comedia “The Importance of being Earnest” que ha sido traducida al castellano como “La Importancia de llamarse Ernesto”. “Earnest” significa sincero, creíble o confiable en inglés. Wilde para ese título juega con la idéntica pronunciación del nombre Ernest (Ernesto), que así se llama el protagonista de esa obra teatral. “Earnest” es también el apellido de Josh Earnest, tercero y último Secretario de Prensa de La Casa Blanca durante la fatídica administración de Obama.
 
La posición de secretario de prensa es increíblemente incómoda, para jugar con palabras también. Ser vocero del presidente es una actividad nada fácil. ¿Es posible defender como un autómata todo cuanto hace o dice otra persona? ¿Se acuerdan del primer Secretario de Prensa de Obama, Robert Gibbs? No pasó mucho tiempo de su renuncia antes de que criticara a su antiguo jefe.  Por supuesto, Gibbs no se refería a palabras o acciones ocurridas antes de su reemplazo. Cómo diría Cantinflas “aquí está el detalle”: Gibbs es demasiado listo para tirarse la tierra arriba.
 
A pesar de todo lo cual, considero que Earnest fue muy objetivo (lo que no implica sincero) en una parte de sus últimas declaraciones en la rueda de corresponsales a la Casa Blanca. Afirmó el Secretario de Prensa que la administración de Trump no cumplirá sus promesas electorales. No dijo porqué y lo que dijo fue de forma sinuosa y cazurra: “no es lo mismo la campaña electoral que enfrentar la realidad de los deberes presidenciales.
 
Si el lector me permite, he aquí lo que realmente pensaba Earnest: las piedras que nuestro Mesías ha tirado en el camino de Trump y el poder legislativo, son demasiado grandes, pesadas y ásperas para ser empujadas al lado de la carretera durante ocho años y aún menos en cuatro. El daño es irreparable. Nada ni nadie podrá ya incurrir en el desmantelamiento del estado poderoso y omnipotente. La misión está cumplida. El radical cambio prometido está en funciones. Sus oponentes no entienden que la agenda Obama es más importante que el bienestar común, la libertad individual y la ley de este país, el que nada merece, ni nada bueno ha hecho durante su historia, excepto las grandiosas y extraordinarias maravillas durante los ocho años de liderazgo infalible de nuestro egregio mentor.
 
La telepatía no es necesaria para leer entre líneas las declaraciones de un eficiente autómata. El discurso por distraído y confuso que sea no puede ocultar la substancia. Cuando entendemos eso, es evidente que Mr. Earnest le hizo flaco servicio a Obama al sugerir la verdad.
 
Hay más. La  extrema izquierda amenaza caos y sedición abierta. No desea un cambio de poderes pacífico y civilizado, sino uno desestabilizador y sedicioso. Desea ardientemente que la nueva administración federal fracase y lo procura a cualquier precio, incluyendo el perjuicio nacional. En general solamente eso buscan, sean por ignorancia, a propósito o ambas cosas.
 
En su a Dios gracias última conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama confirmó tácitamente esa realidad mediante su negativa a comentar la muy publicitada ausencia de más de la mitad de los congresistas demócratas a la ceremonia de cambio de poderes. Tienen el derecho a hacerlo. Pero la conducta de cada quien es reflejo de la honestidad de cada quien, no solamente del ejercicio de derechos. Se ha dicho que quien calla otorga y que hay silencios ensordecedores: el de Obama fue atronador.
 
Lo peor es que todo esto es prueba sólida de la complicidad de Obama con la sedición, pues de sedición se trata. Cuando alguien propone violencia públicamente por las redes sociales para derrocar a nuestra república y el Departamento de Justicia no actúa consecuentemente a la ley, se está violando la constitución por quienes han jurado cumplirla y defenderla. No es la primera vez que Obama incurre en semejante delito, pero se trata del caso más grave.
 
Afortunadamente el arrogante narciso termina su presidencia mañana y no es práctico intentar separarlo del poder del que dispone por unas cuantas horas. Al menos no sería político. No obstante, la ley ha sido ignorada impunemente y todos debemos recordarlo.
 
Además, siendo su norma despreciar al leal y sonreír al tránsfuga, atribuir maldad al héroe y cobijar al sedicioso, minar la defensa nacional que jurara defender dos veces y aupar a quienes la amenazan, Obama protegió a los criminales en detrimento de los ciudadanos que obedecen la ley. En su último día como presidente conmutó la sentencia de más de trescientos expendedores de drogas. Con ello aumentó su total de criminales amnistiados a más de 1,700. Esa cifra sin precedentes supera los perdones ejecutivos de todos sus antecesores.
 
Ni sincero ni creíble, pero sí confiable a su mentor, Mr. Earnest defendió a capa y espada cuanto dijo, hizo y sobre todo cuanto deshizo Obama. Esa era su opinión, me dirán algunos. Pero cuidado, que expresar opiniones por extremas que sean no tendrá consecuencias por estos lares gracias a nuestros derechos, mientras seamos capaces de defender y mantener esos derechos. 
 
¿Qué hizo el fanático editor antisemita Julius Streicher por Hitler y sus nazis (era miembro prominente del partido) aparte de justificar sus horrendos crímenes en letra impresa? De acuerdo a la primera enmienda de nuestra constitución, aquí nunca hubiera sido acusado de delito alguno. Pero en el Nuremberg de 1946 terminó colgando de una cuerda.
 
Pasadena, enero 19, 2017.
 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s