Orwell y el Gran Cuñado | La Gaceta

No lleva una semana en el cargo y la prensa ya le acusa de todo lo que no osaron acusar a su predecesor.

Carlos Esteban

“Las similitudes con la terrorífica obra maestra de Orwell son numerosas. El uso impuesto de una neolengua que busca un constante lavado de cerebro para evitar la vida interior y el libre pensamiento. En su búsqueda de la manipulación total de la población, el régimen decide qué es cierto y qué no lo es. Para controlar cualquier atisbo de rebelión cuenta con la policía del pensamiento. No hace falta que se cometa un delito, basta con pensar en él, es lo que se denomina el crimental. Las palabras tienden a ser olvidadas, cuantas menos, mejor. La vieja lengua es una forma de comunicación a extinguir en ese universo. ¿Hablaba Orwell de los 140 caracteres de Twitter?”.

El párrafo anterior pertenece a El Mundo, me ha alertado sobre él en Twitter @alonso_dm, y lo curioso del texto es que se trata de una perfecta exposición de lo que lleva haciendo la prensa de prestigio en las últimas décadas. Sin embargo, en el antetítulo va el nombre de quien parece haber roto desde arriba el sortilegio: Donald Trump. Es decir, es un artículo orwelliano sobre Orwell, como si el Gran Hermano acusara a Goldstein de todo lo que él mismo hacía.

No lleva una semana en el cargo y la prensa ya le acusa de todo lo que no osaron acusar a su predecesor. Trump es noticia; es LA noticia, y si Pablo Iglesias no hace nada por evitar tan humillante eclipsamiento, lo será muy a menudo los próximos años.

“Guerra” y “amenaza”. La primera palabra se usó poco con Obama, pese a que se vio enredado en siete muy reales, con bombas y todo eso. Trump, por el contrario, quiere un acercamiento con Rusia y dejar de hacer de policía mundial, pero junto a su nombre verán con frecuencia la palabra “guerra” que, como “terrorismo” en boca de un podemita, se usa para cualquier cosa menos su significado real.

Ayer era “guerra” comercial, hoy lo es “diplomática” en la primera de El País: ‘Trump desata una guerra diplomática con México’. ¿Alguna vez leyeron algo así referido a quien desató guerras nada diplomáticas? Olvídenlo: Obama era elegante y sofisticado, y sonreía. Y la prensa babeaba con él.

También es Trump protagonista en la monotemática portada de ABC, aunque el diario monárquico ha encontrado el modo de ilustrarla con una foto de Sus Majestades: ‘El Rey confía en que la era Trump no afecte a la “excelente” relación de EEUU-España’. Todo gira en torno a la Familia Real.

En El Mundo, Trump baja de un helicóptero militar saludando marcialmente a un oficial y el diario, aunque no como primera noticia, titula: ‘Trump amenaza a Peña Nieto anunciando aranceles para México’. Ya tenemos la “amenaza”. Deberían publicar estos chicos tan orwellianos cuándo debe usarse “advierte” y cuándo “amenaza”. Aunque sospechamos que nunca tiene que ver con el qué o el cómo y siempre con el quién. La UE, ese bloque proteccionista tan incongruentemente ensalzado por los liberales, tiene a su México en África, y sus aranceles en la PAC, pero nada, oye.

Peña es foto de primera en La Razón: ‘Peña Nieto planta a Trump por el muro’. El que va a levantar Estados Unidos con México, aclaro; no el que México ha construido con Guatemala.

Concluyamos con un aplauso y una crítica, aplauso a los medios y crítica a las autoridades del Ingsoc de Oceanía. El Gran Hermano era un pardillo, un principiante comparado con su correlato en la vida real, que es capaz de hacer una lectura orwelliana del propio Orwell.

Origen: Orwell y el Gran Cuñado | La Gaceta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s