La avaricia de los supermercados | Libertad y Progreso

Por Federico G. Rouco

Los dueños de los supermercados aprovechan los momentos de incertidumbre y se encargan de subir los precios todo lo quieren y, de esa manera, fijan los precios, la inflación y concentran aún más la economía. Bueno, la realidad no estaría acompañando.

Si bien esto no dista mucho del consenso colectivo y de lo que se plantea en muchos medios, pocas cosas están más lejanas de la realidad. Y esto no es cierto, no porque no quieran hacerlo, sino porque no pueden, no tienen cómo hacerlo. Las causas de esta imposibilidad se encuentran en lo básico del comportamiento de los compradores y en lo que determina sus decisiones de compra.

Los supermercados pueden poner los precios que quieran pero de ahí a que se hagan efectivas las compras hay muchos pasos por analizar. En primer lugar, deben pensar si su objetivo es, o no, facturar más. Asumiendo que si, luego deben tener en cuenta que todo aumento en precio, si los sueldos se mantienen, van a causar una reducción en las compras, es decir, en la facturación. Esta caída en la facturación es producto de que el mismo nivel de sueldos compra una menor cantidad de cosas por lo que, aceptando por ahora que no hay otro lugar donde comprar, aun en la mejor situación para los supermercados estarían vendiendo menos.

1° recapitulación: Supermercados suben precio hasta el nivel que quieren + no hay otro lugar donde comprar + los sueldos no varían = Supermercado factura misma cantidad de pesos pero vendiendo menos cantidades. Es decir, ajustando por el nivel de precios, facturaron menos.

Ahora bien, un factor importantísimo y que suele quedar por fuera del análisis es algo llamado elasticidad, que significa el grado de sensibilidad que tiene, por ejemplo, la cantidad demandada de un bien o grupo de bienes a aumentos en precios. Cuantos más productos sustitutos existan (sube el precio de una galletita de chocolate y elijo comprar otra marca), más fácil es escaparle a un aumento en precios. Cuanto menos necesario sea un bien, más facil es esquivar el aumento ya que puedo elegir no consumir más fácilmente. Pensemos en cigarrillos y taxis, por ejemplo.

2° recapitulación: Supermercado aumenta el precio + no aumentan sueldos + hay otras opciones donde comprar = facturación puede hasta caer en pesos debido a que los consumidores eligen no comprar ahí y se van a, por ejemplo, almacenes.

Bueno, basta de abstracción ¿Qué pasó en 2016? Los precios cerca de un 40% mientras que los salarios lo hicieron unos puntos menos, cerca del 35%. Es decir, el primer supuesto podría pensarse como que los supermercados subieron los precios un 5% y los sueldos no subieron. Además, los supermercados no son el único lugar donde se puede comprar, por lo que pensar que tienen total discreción para fijar precios y acaudalar millones es una equivocación. A noviembre de 2016, la facturación de los supermercados había crecido un 22%, lo que implica una pérdida de casi 20 puntos en el último año. Peor aún, cuando se analiza más en detalle la facturación de las cadenas, se ve que la facturación de las grandes creció solo un 19% anual mientras que la de las cadenas medianas lo hizo en más del 35% anual. Es decir, hay un claro desplazamiento de la decisión de compras desde las grandes hacia las chicas, que puede explicarse en el menor grado de aumento de precios que tuvieron los establecimientos más pequeños.

En resumen, los supermercados están tan limitados como cualquiera a la hora de fijar un precio. Todo depende de las elasticidades y del nivel de ingreso. Ante una caída de la capacidad de compra producto de una suba de precios en un determinado lugar o producto, los consumidores elegirán, en la medida de lo posible, esquivarlo e ir hacia otros vendedores o productos. En 2016, las cadenas grandes de supermercados fueron las que más perdieron, dándole la razón a la teoría y no tanto a la conspiración.

Licenciado en Economía por la UCA y la University of Leeds, con Posgrado en Economía Social de la UCA, Maestrando en Políticas Públicas. Analista Económico de la Fundación Libertad y Progreso. Twitter: @FGRouco

Publicado en El Punto de Equilibrio.-

Origen: La avaricia de los supermercados | Libertad y Progreso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s