Alejandro Borensztein-Balcarce, firme junto al pueblo

Agua, gas, cloacas, transporte, rutas, energía, seguridad. Lo demás es sarasa.

El organigrama del Estado es bastante simple. Está constituido por miles de empleados que trabajan muy bien, bien, regular o mal, bajo las órdenes de cientos de directores y subdirectores que ejecutan las instrucciones que imparten los distintos secretarios y subsecretarios de Estado. Estos, a su vez, cumplen con las directivas de los 21 ministros nacionales quienes deben reportarse al misterioso señor Quintanalopetegui, bajo control del Jefe de Gabinete Marcos Peña. Finalmente Peña responde directamente al Presidente Macri. Por encima de todos ellos, y en representación de todos nosotros, está el perro Balcarce. Vigilando y cuidando. Esta página es simplemente un medium entre el perro y su pueblo.

Aclarado el punto, acá comienza la décima temporada de esta columna dominical, a los 5 días del mes de febrero de 2017, exactamente 14 meses después de que el Presidente Macri recibiera la nafta súper a 13,01 pesos para llevarla, al día de hoy, a 18,45.

Visto más en perspectiva, pasaron 14 años y 8 meses desde que el kirchnerismo recibiera el mismo litro de nafta a 0,89 pesos (89 centavitos) y lo entregara a 13,01 pesos, luego de su década ganada.

Si usted no tiene ni auto ni moto y anda en bondi, puede hacer la misma cuenta reemplazando la nafta por la yerba. En 2003, cuando los hoteleros para la liberación llegaron a la Rosada, el paquete de medio kilo de La Tranquera costaba 0,90 pesos y cuando se fueron costaba 22,25 o sea 2.147% de aumento. Y eso que esa yerba estaba en la lista de precios cuidados. Imaginate si la descuidaban.

Hoy, el mismo paquete ya vale 26,51 aunque la podés pagar en 12 cuotas, ahora con un pequeño interés que va entre el 30% y el 40%, y que es la tasa que cobran las tarjetas y los bancos argentinos, un sector muy dinámico y productivo de nuestra economía también conocido como “Los mercaderes de Venecia”.

Todo esto es para recordar que, a la hora de pensar dónde estamos, siempre es bueno tener en claro de dónde venimos y también, en el caso de que alguien lo sepa, hacia dónde corno vamos.

Por eso, Balcarce, hoy tu rol es fundamental. Estás para cuidarlos, Balcarce. Aportando tu calle y tu viveza para que no metan la pata, Balcarce. Ladrando, mostrando los dientes, marcando de cerca. Con mística, pero a cara de perro, Balcarce.

Ahora venga para acá Balcarce. ¡Sit Balcarce! Abra la boca Balcarce. Muéstreme como se manduca los huevos de Gómez Centurión. ¿Ah no? ¿Qué le pasa a mi pichicho? ¿Le tenés miedo, Balcarce? ¿Te animás con Michetti pero arrugás con Centurión? Esa se te escapó, Balcarce. Vaya Balcarce, saque pecho y haga tronar el escarmiento.

Amigo lector, tranquilo. Yo sé que a veces Balcarce llega tarde. No es Mascherano, es Balcarce. Pero al final llega. Mire lo que pasó con el feriado del 24 de marzo.

El gobierno se metió en un baile al que nadie lo había invitado. No son mala gente, simplemente hay asuntos sobre los que no tienen la menor idea e inexorablemente pisan el palito. Pero ahí es donde aparece Balcarce. Un jugador diferente. Yendo de despacho en despacho, bajando línea, concientizando, rosqueando hasta que al final logra que el gobierno recule, deje el feriado como estaba y todo vuelva a la normalidad.

Entiendo que a usted, amigo lector, lo inquiete saber que hace un año que estamos en manos de un perro, pero nunca se olvide en manos de quién estuvimos los doce años anteriores.

Déjeme llevarle algo de tranquilidad. Lo primero que tiene que saber de antemano es que nos vamos a pasar todo el año hablando de unas elecciones que, en el fondo, no tienen ninguna importancia.

Salvo que el gobierno arrase o que Ex Ella se presente y saque el 54% de los votos, cualquier otro resultado ni suma ni resta nada. No cambia sustancialmente la composición del Congreso ni modifica el clima político del país.

Seguramente habrá tres opciones fuertes, una de Cambiemos, otra alrededor de Massa y otra del neokirchnerismo. Digo neo porque si los K van puros con Moreno, Delía y Boudou, ni siquiera serán opción.

Mango más mango menos se van a repartir los votos. Alguno ganará con 4 o 5 puntitos de distancia y nada más. El domingo habrá gran festejo, el lunes la clásica conferencia de prensa, el martes los análisis políticos, el miércoles van a “A Dos Voces”, el jueves y viernes irá decayendo, sábado llueve, el domingo juega Boca y el lunes no se acuerda más nadie. Lo único realmente importante será lo que pase en 2019.

Hasta entonces, el gobierno tiene tiempo de mejorarle la vida a la gente.

Agua, gas, cloacas, transporte, rutas, energía, seguridad. Si mejoran algo de todo eso, la tienen ganada. Esa es la única verdad. Lo demás es sarasa.

Mientras tanto, lo importante es que Balcarce vaya avivándolos, cuidándolos y evite errores no forzados.

Por ejemplo, venga Balcarce. ¡Sit Balcarce! Tenemos un problemita con Arribas, el director de la AFI, el de los espías. Es amigo del Presidente, le tiene confianza, debe ser buen muchacho, pero nos metió en un problema. Resta. Lamentablemente, hay que sacarlo Balcarce. Por supuesto, con mucho cuidado. Primero porque el tipo es el capo de los servicios. Imaginate Balcarce, dirige un edificio lleno de Stiussos.

Pero además, el tipo vive en la casa del Presidente Macri. Así como lo oís, Balcarce. Le alquiló el departamento al Compañero Mauri. Vos preguntarás ¿qué necesidad tenía el presidente de poner en alquiler su propia casa? Y bueno, así es el cartonero. Por eso, antes de rajarlo, hay que darle un preaviso para que se busque otro laburo y pueda seguir pagando el alquiler. No sea cosa que se nos desfinancie el presidente. O peor aún, que se le instale en el derpa, no lo podamos desalojar y haya que reclamarle al garante. Imaginate que si el locador es el jefe de los espías, el garante si no es Stiusso le pega en el palo. Vamos Balcarce, hay mucho por hacer. Cuando termines con los huevos de Gómez Centurión, seguí con los de Gustavo Arribas.

Y también estate cerca de Braun, el Secretario de Comercio que instrumentó el tema de diferenciar el precio de contado del precio en cuotas. El tipo explicó que los productos al contado deberían bajar un 20% porque en realidad el precio estaba inflado por el costo de la financiación que venía adentro. Y que el mercado lo iría regulando. La verdad es que Braun tiene razón, es exactamente así. Pero en California.

Acá son unos hijos de puta que nunca te van a bajar nada y encima ahora te van a sumar los intereses de las cuotas. Ojalá me equivoque. Vamos a ver cómo sigue. No le saques el ojo, Balcarce.

Andá Balcarce. Yo me quedo acá en la página 2. Orgulloso de volver a estar junto a la página 3 de Hermenegildo Sábat, un prócer de la cultura nacional, mundialmente reconocido, a quien Ex Ella volvió a agredir públicamente. Una vez más.

Me encanta cuando hace eso. Agarrártela con Sábat es como agarrártela con Piazzolla, con Quino, con Berni, con Charly García, con Sandrini, con Atahualpa, con Les Luthiers. Nunca tan expuesta, nunca tan patética, nunca tan menos. Ni el gran Menchi ni nadie tienen la culpa de que ahora el calorcito de la justicia le esté derritiendo el cucurucho.

Amigo lector, arriba los corazones. Arranca otro año apasionante. Es un placer estar de vuelta. Empezó la temporada.

Origen: Balcarce, firme junto al pueblo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s