Resucita la denuncia de Nisman – Le doy mi palabra

judio-alberto-nisman-explosion-amia_lrzima20150214_0062_4

Estamos asistiendo al peor final para la peor semana de Cristina. Porque resucitó la denuncia de Alberto Nisman y lo hizo con toda la potencia y rigurosidad legal que acostumbra el fiscal Gerardo Pollicita. Estamos hablando de la causa que más asusta a la ex presidenta. Cristina comete errores, entra en pánico y actúa como culpable cada vez que este tema vuelve al escenario público. Es que está acusada de lo más terrible. De haber sido la jefa de un plan criminal para encubrir a los terroristas de estado que protagonizaron el peor atentado de la historia argentina con 85 muertos en la sede de la AMIA.
Los últimos días, estuvieron cargados de muy malas noticias para ella, su familia y sus cómplices del gobierno más corrupto de la historia democrática.
Pero hoy al mediodía se conoció la información más temida por ella. A instancias del juez Ariel Lijo, el fiscal Gerardo Pollicita puso en marcha lo que Nisman no pudo y pidió 32 medidas de pruebas en las que imputa a Carlos Zannini, Julio de Vido, Angelina Abonna y Oscar Parrilli que a esta altura parece orinado por una manada de elefantes.
Estos ex funcionarios de la máxima confianza de Cristina se suman a ella misma, el ex canciller Héctor Timerman, considerado traidor a su pueblo, y otros personajes violentos e impresentables como Luis D’Elía, Fernando Esteche y Andrés Larroque, entre otros que hoy están distanciados entre sí aunque los une el amor a Cristina eterna.
Pollicita no anda con vueltas. Va al hueso.
En el caso de Carlos Zannini salta a la vista que según Antonio Stiuso fue el encargado de comunicarle a Nisman la orden de Cristina: “dejá de investigar a Irán”. Orden que, dicho sea de paso, Nisman no cumplió y por eso terminó muerto con un balazo en la cabeza.
Julio de Vido tendrá que dar explicaciones sobre el posible intercambio de petróleo con Irán o la triangulación con Venezuela para abastecer el plan nuclear de quienes aún hoy niegan el holocausto. Muchos creen que esta transa repugnante de impunidad por apoyo nuclear es lo que explica el inexplicable viraje de 180% de Cristina en este tema. Pasó levantarse de las sesiones de Naciones Unidas cuando hablaba el representante de Irán a firmar un pacto tenebroso y secreto con ese gobierno que comenzó en Aleppo, Siria y terminó en Etiopía.
Oscar Parrilli y Angelina Abonna igual que Zannini y De Vido aparecen en las escuchas telefónicas que el juez Daniel Rafecas se negó a escuchar en la causa que se negó a abrir. Veremos cuál es el grado de responsabilidad en estos delitos de traición a la patria. El fiscal ya pidió el entrecruzamiento de todos los teléfonos, fijos y celulares, de estos personajes, los viajes que hicieron a los países involucrados y los libros de visitas de la Casa Rosada y de los ministerios que participaron de esta vergüenza nacional.
Pollicita también reclamó todos los cables diplomáticos secretos que existen sobre este tema. Hace un año,l presidente Mauricio Macri, demostró su compromiso con la búsqueda de la verdad y la justicia y tomó tres medidas que van en ese sentido:
Dejó caer el tenebroso pacto con Irán, autorizó a los espías para que puedan declarar todo lo que sepan, abrió todos los archivos con el mismo criterio y designó a Mario Cimadevilla al frente de una Unidad Especial de investigación del ataque a la AMIA que produjo 85 muertos. Muchos dicen que Alberto Nisman fue el muerto número 86 de aquel asesinato masivo cargados de odio racial.
Le recuerdo que Cristina no tuvo ni siquiera el mínimo gesto humano de expresar sus condolencias a la familia del muerto. Todo lo contrario, la ex presidenta ordenó a su jauría mediática que destruyera la memoria y las denuncias del fiscal Alberto Nisman y que tapara con impunidad ese magnicidio que conmovió a la Argentina y al mundo y del que ya se cumplieron dos años. Sus soldados con subordinación y valor se metieron en la vida íntima del fiscal para llenarlo de barro y tratar de matarlo por segunda vez.
Hoy hay una esperanza. Hay alguna posibilidad de que la luz de la verdad derrote a la noche del ocultamiento cómplice. Pese a los cientos de chicanas y maniobras de los encubridores de los encubridores.
La ex esposa, Sandra Arroyo Salgado está convencida de que se trató de un magnicidio sin antecedentes en la historia democrática, de un asesinato probado científicamente. Y de paso dijo que el papel de Cristina fue triste y vergonzoso.
Es que lo único que le faltó a Cristina Fernández de Kirchner y a sus empleados fue profanar la tumba del ex fiscal Alberto Nisman. Esperemos que tengan un poco de piedad y que les quede algo de pudor y no lo hagan.
Esa tumba del cementerio de La Tablada está muy cerca del monumento a los muertos de la AMIA y la embajada de Israel. Esa tumba está cubierta de pequeñas piedras que es la manera que tienen los judíos de decir presente. Las piedras no se marchitan como las flores.
Hace dos años, el fiscal Alberto Nisman apareció con un maldito balazo en la cabeza y hoy prácticamente no sabemos nada de lo que pasó. Incluso ahora sospechan de que murió un día antes. Pero el fantasma de Alberto Nisman va a perseguir durante toda la vida a Cristina. No solamente porque ella fue responsable por acción u omisión de su muerte. También porque el gobierno se comportó en todo momento como el autor intelectual y material del asesinato. La gran noticia es que el juez Ariel Lijo y el fiscal Gerardo Pollicita tienen la gran oportunidad de contestar varias preguntas que queman el alma: ¿Es cierto lo que Nisman denunció? ¿Qué objetivo tuvo esa alianza que tejieron entre la Venezuela de Chávez, el Irán de Admadinejad y la Argentina de los Kirchner? ¿Es creíble que el interés de los negadores del Holocausto era levantar las alertas rojas a los acusados por el atentado a la AMIA y recibir todo lo necesario del plan nuclear argentino y del uranio enriquecido para construir una maldita bomba atómica? ¿Es cierto que Irán puso una montaña de dólares manchados en sangre y los hizo llegar a la Argentina triangulados a través del chavismo como contó un general arrepentido muy cercano a Hugo Chávez? Aníbal Fernández llegó a pedir que metieran presa a la madre de Nisman y se preocupó por llenar los medios de fotos de Nisman con mujeres. Querían decir que era un tiro al aire y fue un tiro en la sien. Lo soldados de Cristina utilizaron todos los insultos y descalificaciones que tuvieron a su alcance. Le dijeron de todo a Nisman: “corrupto, turro, sinvergüenza, incompetente, homosexual, loco, títere de un espía, mujeriego, agente de la CIA y el MOSSAD, lavador de dinero, golpista e idiota”.
Los K nunca entendieron que nunca se pueden tapar las mentiras. Más temprano que tarde aparecen. No hay dudas que semejante nivel de intervención solo puede ser llevado adelante por un grupo comando de expertos que tal vez sean los mismos que lo asesinaron y armaron toda la escenografía del suicidio para confundir y lograr impunidad.
El gobierno de Cristina pensó que ya había ganado y que el caso Nisman estaba irremediablemente muerto. Pero se equivocó. La mentira siempre despierta sospechas. La verdad no se puede sepultar. Siempre resucita por más profundo que la entierren. Y eso es lo que está pasando ahora. El pueblo quiere saber de qué se trata.

Origen: Resucita la denuncia de Nisman – 10 de febrero 2017 | Le doy mi palabra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s