La demora en investigar la denuncia de Nisman le dio dos años de ventaja a los acusados-Nicolás Wiñazki 

La demora en investigar la denuncia de Nisman le dio dos años de ventaja a los acusados

Una mujer sostiene un cartel durante una concentración de personas para recordar Alberto Nisman al cumplirse dos meses de su muerte, en marzo de 2015. Foto EFE

Alberto Nisman dio a conocer a la opinión su denuncia contra el Gobierno K por encubrimiento a los iraníes imputados en la causa AMIA el 14 de enero del 2015. Fue hace setencientos cincuenta y ocho días. Nisman iba a explicar y ampliar su acusación en el Congreso de la Nación el lunes 19 de enero de ese año. Fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza horas antes, a las 22:30 del domingo 18 de enero del 2015. Pasaron setencientos cincuenta y cuatro días. ¿Lo mataron? ¿Se suicidió? La Justicia investiga para determinarlo. Los dos años en los que su denuncia quedó en una nebulosa judicial, debido a las argucias legales impulsadas por los principales imputados en ese escrito, entre ellos, la ex presidenta Cristina Fernández, favorecieron a los acusados por el fiscal de la causa AMIA, el mayor atentado terrorista que se cometió en la Argentina. Entre ellos están no solo la ex mandataria. También su canciller, Héctor Timerman; dirigentes de su confianza como el diputado Andrés Larroque, el referente de Irán en la Argentina, Jorge “Yussuf” Khalil y, entre otros, como el líder del grupo de choque callejero Quebracho, Fernando Esteche.

Por supuesto, también se beneficiaron por este lapsus de tiempo en el que se frenó el avance de una denuncia judicial, solo eso, una denuncia -no una condena -, los ciudadanos y ex autoridades de la República Islámica de Irán investigados por el ataque a la AMIA por NIsman. Algunos de ellos tienen pedido de captura de Interpol debido a que la Justicia de la Argentina los considera como responsables de la voladura de la sede la mutual judía ocurrida en 1994. Entre ellos, el ex agregado cultural de Irán en la Argentina, Moshen Rabbani; el ex ministro de Inteligencia del país que alguna vez fue Persia, Ali Fallahijan; el ex jefe de la Guardia Revolucionaria, Moshen Resai; el ex comandante de ese ejército del fundamentalismo islámico, Ahmad Vahidi; el ex ministro de defensa, Mohamed Asghari; el ex secretario de la embajada de Irán en Buenos Aires, Mohamed Asghari; y el ex presidente de ese país, Akbar Hashemi Rafsanjan. Éste último, por ejemplo, murió a los 82 años el 9 de enero pasado.

Muerto Nisman, y después de una decisión de la Cámara de Casación Penal Federal, su denuncia se reabrió y pasó a ser investigada por el fiscal Gerardo Pollicita y el juez Ariel Lijo.

El nuevo fiscal ordenó ayer tomar 32 nuevas medidas de pruebae incluyó en su dictamen a nuevos ex funcionarios K que, según él, deben ser investigados, como el ex jefe de la Inteligencia, Oscar Parrilli, el ex secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, la ex Procuradora General, Angelina Abbona; y el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Pollicita pidió conocer qué líneas de teléfono utilizaron entre el 2011 y el 2015. Solicitó que se le entregue el registro de visitas a la Casa Rosada, y el ex ministerio de Planificación Federal.

Las nuevas autoridades que ratificaron y ampliaron la denuncia de Nisman también le pidieron a la ex Secretaría de Inteligencia que informe si Ramón Bogado –otro de los imputados por el fiscal que apareció muerto hace dos años-, fue un agente orgánico, o inorgánico de ese organismo. A eso se le sumó, entre otras cosas, solicitaron que la Cancillería les entregue los cables secretos que pudieron haber emitido los diplomáticos argentinos que trabajaban entre 2011 y el 2015 en Irán, Suiza, los Estados Unidos (donde se encuentra la sede la ONU, donde se negoció el Pacto con el régimen iraní), Etiopía (donde Timerman formalizó ese “Memorando”), Siria (donde también se negoció parte de esta trama), Venezuela, y la nación en la qe se encuentra la sede central de Interpol, Francia.

Pollicita pidió a Cancillería, también, conocer todo el personal que trabajó en las representacines diplomáticas de esos paísesdurante la segunda presidencia de Cristina Fernández. Y pidió su declaración en calidad de testigos.

Son algunas de las pruebas que ahora sí se podrán en marcha.

Setencientos cincuenta y ocho días después, muchos documentos, registros, cables y pistas pudieron haber sido borrados por los acusados por Nisman.

El proceso que ahora se reinició sobre ellos debería servirles para demostrar su inocencia, si es que no tuvieron nada que ver en el “plan criminal” denunciado por Nisman que buscó, según él, garantizarle impunidad a los iraníes imputados en el expediente AMIA. Pusieron tantas trabas para no ser investigados que hicieron crecer, entonces, las sospechas que pesaban sobre ellos.

Origen: La demora en investigar la denuncia de Nisman le dio dos años de ventaja a los acusados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s