FLYNNGATE A LA VISTA -Jorge Riopedre

Resultado de imagen para FLYNN GATE
Imagen tomada de internet

El “palo ensebado” era un programa muy popular de la televisión cubana por la fecha misma en que cayó la noche sobre la isla. Lo dirigía Germán Pinelli, un hijo de emigrado asturiano nacido en Cuba, locutor natural que ejerció el periodismo en la radio antes de incursionar ante las cámaras como actor y animador de programas de entretenimiento. El juego consistía en subir o escalar un palo ensebado con grasa u otra sustancia resbaladiza mientras Pinelli y el público gritaban ¡sube Cheo, sube!, animando al invitado a llegar a la cima.

Lamentablemente, la Casa Blanca amenaza con convertirse en un gigantesco palo ensebado que cada día resulta más y más resbaladizo al presidente Donald Trump. En las casas de juego ya no se hacen apuestas por el tradicional pato cojo de un segundo período, sino por un pato muerto dentro de dos años. Algunos insinúan incluso la posibilidad de un Flynngate, evocando la famosa pregunta a Richard Nixon por el escándalo de Watergate, “qué sabía Trump de los contacto de su asesor Michael Flynn con los rusos y cuándo lo supo”.

La impresión es que en Washington los demócratas huelen sangre, perciben en declaraciones públicas de Trump con relación a Vladimir Putin y las conversaciones de Flynn con el embajador ruso en el Distrito de Columbia, el potencial de un juicio político al inquilino de la Casa Blanca. No se van a contentar con el argumento de que Flynn no cometió delito alguno en sus contactos con los rusos y que sencillamente dimitió porque Trump perdió la confianza en él.

El juicio político es un proceso que lleva tiempo, requiere una investigación exhaustiva en la que participan numerosas agencias gubernamentales, medios de prensa y el Congreso. Así sucedió con el Irangate de Ronald Reagan y el escándalo Lewinsky de Bill Clinton, sin embargo, en contraste con Richard Nixon, ninguno de ellos se vio ante la disyuntiva de dimitir o ser sometido a un procedimiento de orden constitucional. En ambos casos se actuó con la prudencia de una gran nación, dejando en manos de los electores la solución del conflicto al término del período presidencial. Esperemos que una vez más prevalezca la sensatez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s