La izquierda, a la desesperada contra Trump, cuestiona ahora su salud mental

Una carta firmada por 35 psiquiatras cuestiona la salud mental de Trump. La táctica no es nueva, ya fue empleada por demócratas para derrocar al presidente.

Una carta firmada por 35 psiquiatras y psicólogos de EEUU cuestiona la salud mental de Donald Trump. La táctica no es nueva y ya ha sido empleada por los demócratas como un intento desesperado e ineficaz de derrocar al presidente.

No ha hecho aún ni un mes desde que Donald Trump es presidente de los Estados Unidos. En este cortísimo periodo de tiempo, el republicano ya ha cumplido con el 40% de sus promesas electorales, tiene más credibilidad que los medios de comunicación –según un estudio– y ha logrado que las inversiones en el país se multipliquen.

Pero los ‘demócratas’ no lo aceptan, siguen sin concebir que Trump sea su presidente. Agresiones a sus seguidores, disturbios en las principales ciudades y en las universidades y, lo último, una carta firmada por 35 psiquiatras y psicólogos en la que tachan de loco al mandatario.

Esta es la transcripción completa de la misiva publicada por el New York Times:

“Al editor:

Charles M. Blow (columna, nytimes.com, 9 de febrero) describe la necesidad constante de Donald Trump de “machacar a la oposición”. Como profesionales de la salud mental, compartimos la preocupación de Blow.

El silencio de las organizaciones de salud mental del país se debe a un dictado autoimpuesto sobre la evaluación de figuras públicas (la Regla de Goldwater de 1973 de la Asociación Psiquiátrica Americana). Pero este silencio ha resultado en un fracaso para prestar nuestra experiencia a periodistas preocupados y miembros del Congreso en este momento crítico. Tememos que está en juego demasiado para permanecer en silencio.

El discurso y las acciones del señor Trump demuestran una incapacidad para tolerar opiniones diferentes de las suyas, lo que le lleva a reacciones de rabia. Sus palabras y conductas sugieren una profunda incapacidad para sentir empatía.Los individuos con estos rasgos distorsionan la realidad para adaptarla a su estado psicológico, atacando a los hechos y a quienes los transmiten (periodistas, científicos).

En un líder poderoso, es probable que estos ataques aumenten, ya que su mito personal de grandeza parece que se confirma. Creemos que la grave inestabilidad emocional indicada por el discurso y las acciones del señor Trump lo hace incapaz de servir con seguridad como presidente”.

Saltándose todas las normas

Los psiquiatras no solo atacan al presidente, sino que se saltan una norma no escrita que impide a los profesionales de la salud mental opinar sobre las figuras públicas. En la carta sostienen que Trum tiene una ‘’grave inestabilidad emocional’’ y advierten que es ‘’incapaz de servir con seguridad como presidente’’.

En el diagnóstico, construido a partir de las intervenciones públicas del mandatario, defienden que demuestra ‘’incapacidad para sentir empatía’’. Sin entrar en lo subjetivo del análisis, cuya base científica es cuanto menos cuestionable, los profesionales han apelado a la preocupación de la opinión pública para emitir su dictamen.

Esta táctica no es nueva. El  colectivo de psiquiatras no es el primero que cuestiona la salud mental del presidente. El senador demócrata Al Franken dijo el pasado domingo en la CNN que algunos miembros del Partido Republicano se han mostrado preocupados por Trump.

‘’Todos tenemos la sospecha de que miente mucho. Dice cosas que no son verdad. Creo que esto es lo mismo que mentir. Ya sabes, que entre tres y cinco millones de personas votaron ilegalmente… No es la manera de comportarse para un presidente de EEUU o un ser humano’’, aseguró Franken.

La enmienda 25, la clave de los ataques

Pero no sólo Franken ha ido por esos derroteros. La demócrata Nancy Pelosiaseguró que apoyaría una propuesta sugerida por el representante Jason Chaffetz, durante una reunión con el consejo editorial del Washington Post, para exigir que todos los presidentes obtengan exámenes médicos y de salud mental.

Pelosi obvia sin embargo los problemas de salud que atravesaría su exlideresa,Hillary Clinton, cuyos espasmos, desmayos, ausencias injustificadas y cambios de humor hicieron saltar todas las alarmas durante la campaña electoral. En aquél momento, ni ella, ni sus compañeros, ni los grandes medios mostraban la menor preocupación por su favorita para la Casa Blanca. Este es uno de los vídeos que hicieron cuestionar la salud de Clinton:

Artículos en el Independent, el Washington Post y la creación de un grupo autodenominado ‘Terapeutas Ciudadanos contra el Trumpismo’… Toda esta corriente persigue un sólo propósito, tal y como advierte el diario Breitbart.

El mes pasado, Will Rahn -corresponsal político y director general de política de la sección digital de la CBS- escribió una pieza titulada “Una forma oscura de expulsar a un presidente estadounidense”. En ese artículo mencionaba la 25 enmienda como una buena opción para derrocar a Trump. La citada enmienda permite expulsar de la Casa Blanca al presidente si éste ‘’no puede cumplir con los poderes y los deberes de su cargo’’.

La izquierda ya había avanzado durante una de sus muchas manifestaciones que no permitiría que Trump siguiera en el poder. El cartel principal que portaban los ‘demócratas’ que participaron en las concentraciones de Berkeley ya lo advertía: ‘’Esto es la guerra’’.

Una cartel en la manifestación en el que se puede leer 'Esto es la guerra'

Origen: La izquierda, a la desesperada contra Trump, cuestiona ahora su salud mental

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s