Farsa y licencia de la infanta absuelta

¿Para qué sentar a doña Cristina en el banquillo si todos sabíamos de antemano que iba a irse de rositas?, ¿para guardar las formas y hacer creer que la Justicia es independiente?

Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarín y el rey Juan Carlos de España.

 

La monarquía es un anacronismo en una época en que todo es relativo, hasta lo menos relativo del mundo: la verdad.

Pero hemos aceptado la antigualla porque tiene algunas ventajas prácticas. Y lo digo sin ironía, en buen plan. Son éstas:

  • Primero, el rey no ha escalado de forma interesada hasta la Jefatura del Estado. El cargo le viene sin él quererlo ni comerlo: por nacimiento. Por lo tanto no “busca” nada en el poder.
  • Segundo, el rey está por encima del juego partidista y es –teóricamente- independiente. De hecho, los partidos pasan (UCD y CDS acabaron en la Morgue) o surgen otros nuevos (Podemos y Ciudadanos) o incluso mudan de piel como los ofidios (PP) y la Corona permanece…
  • Tercero, el rey es vitalicio, lo cual es bueno porque no es cortoplacista, como los jefes de Gobierno, no reina de cuatro en cuatro (los años de las legislaturas), con miras cortas, interesadas e irresponsables como los políticos de partido.
  • Y cuarto, el rey es neutral. No toma partido ni por blancos ni negros, rojos ni azules, montescos o capuletos. Esa distancia le convierte en un símbolo de la unidad, un árbitro que está a salvo de las contingencias de la política y los vaivenes partidistas. Y al estar precisamente por encima del bien y del mal, es una figura que aporta estabilidad al sistema.

Para ello es preciso que la figura del monarca quede blindada y sea, de alguna forma, intocable. Como dice el artículo 56.3 de la Constitución: “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.

¿Pero qué pasa con los familiares del Rey?, ¿también están por encima del bien y del mal, incluido el ámbito judicial?

Pero ¿qué pasa con los familiares del Rey?, ¿también están por encima del bien y del mal, incluido el ámbito judicial? Según la Constitución no; según la Audiencia Provincial de Palma sí.

Porque la infanta Cristina ha sido absuelta, porque no sabe / no contesta, no se entera de nada, está por encima de las contingencias fiscales y penales que afectan a todos los españoles.

Que el desenlace judicial del caso Noos sea el esperado por todo el mundo, sin salirse ni un milímetro del guión previsto, y sin que nadie se haya atrevido a apostar lo contrario, demuestra que, efectivamente, la hija del Rey es tan intocable como su padre; y que, por lo tanto, hemos asistido a un paripé.

¿Para qué sentarla en el banquillo si todos sabíamos de antemano que iba a irse de rositas?, ¿para guardar las formas y hacer creer que la Justicia es independiente? 

El desarrollo del juicio ha confirmado, punto por punto, que todo ha sido una farsa.

Porque…

¿Quién puede creerse que el rey Juan Carlos no estuviera al tanto de las correrías de su yerno y de la complicidad de su hija?

¿Quién puede creerse que la justicia es igual para todos. Y repito que no nos referimos al Jefe de Estado que –como acordamos cuando “nos” dimos la Constitución del 78- es intocable, sino a su hija. Tiene guasa que eso mismo lo dijera, textual, el propio D. Juan Carlos en el mensaje de Navidad de 2011, cuando ya había estallado el affaire: “cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La Justicia es igual para todos“.

¿Quién puede creerse que la infanta no estuviera al tanto de lo que hacía su marido, y sobre todo, que desconociera lo que firmaba? (porque esa es justamente la clave para su absolución penal).

¿Quién puede creerse que una licenciada en Políticas, que ha trabajado en uno de los mayores bancos de España, deje las finanzas domésticas en mano de su marido que ella de cuentas… cero patatero?

¿Esperan que nos creamos que era una mujer florero que no tenía derecho a la cuenta corriente, como las que salen en las novelas de Corín Tellado?

¿No habíamos quedado en que Cristina era una infanta posmoderna, una infanta 2.0, master de Relaciones Internacionales, liberada y cosmopolita, que lo mismo estaba en Ginebra que en Washington? ¿o esperan que nos creamos que era una mujer florero que no tenía derecho a la cuenta corriente, como las que salen en las novelas de Corín Tellado?

¿Qué era usted, señora, una infanta del tiempo de Letizia Ortiz, la reina de la televisión, o una infanta de la familia de Carlos IV pintada por Goya?

¿Quién puede creerse que no existan vasos comunicantes entre los poderes Ejecutivo y el Judicial, viviendo en la Era de Montesquieu bajo tierra (al que se encargó de sepultar en 1985 el PSOE de González al politizar la Justicia)?

Emilio Botín, presidente del Banco de Santander (1934-2014)
Emilio Botín, presidente del Banco de Santander (1934-2014)

Por no hablar de los vasos comunicantes entre esos dos poderes y la madre de todos los Poderes –Don Dinero-, como se pudo ver con la famosa doctrina Botín que salvó a don Emilio de sentarse en el banquillo de los acusados por el caso de las “cesiones de crédito”, uno de los fraudes  fiscales más importantes de la democracia, si no el mayor.

Y puestos a comunicar vasos y más vasos entre unos poderes y otros ¿quién puede creerse que no hubiera un pacto en la Zarzuela entre el presidente Rajoy, el ministro de Justicia Gallardón y el entonces rey D. Juan Carlos, en 2014, para buscarle una salida a la infanta? Máxime cuando el desenlace judicial es el que es: Urdangarín a la sombra… doña Cristina, multita civil (no penal).

Nadie puede creerse, en suma, que la Justicia sea igual para todos y que Hacienda seamos todos. Ya somos mayorcitos.

O sea, que sí, que el anacronismo de la monarquía tiene estimables ventajas prácticas. Pero también algún que otro inconveniente.

Origen: Farsa y licencia de la infanta absuelta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s