Trump fulmina al fiscal de Nueva York

El presidente había pedido la dimisión de 46 fiscales nombrados en la era Obama, pero el de Manhattan se negó y retó a la Casa Blanca

Marta Torres

Trump quiere diseñar un nuevo Departamento de Justicia
Trump quiere diseñar un nuevo Departamento de Justicia Efe Leer más: Trump fulmina al fiscal de Nueva York

Tradicionalmente, el nuevo fiscal general del Estado suele pedir a los máximos representantes legales del Departamento de Justicia en cada estado que dimitan cuando se inaugura una nueva presidencia en Estados Unidos. El mandato de Trump no ha sido una excepción y el viernes se supo que su equipo había solicitado la dimisión a 46 fiscales federales. Uno de ellos, el de Nueva York, se negó a dimitir y retó al Gobierno a que le echara de su puesto. Y así sucedió. El fiscal de Nueva York, el indioamericano Preet Bharara, fue destituido dos meses después de que el presidente Donald Trump le confirmara en el cargo durante un encuentro en la Torre Trump. El nuevo presidente contaba con él, pero algo cambió y ayer fue fulminado junto a otros 45 fiscales de distrito.

Según Efe, por ahora se desconoce por qué Trump y su gabinete cambiaron de parecer sobre el futuro de Bharara, pues la Administración no ha ofrecido explicaciones. El fiscal, nombrado en 2009, era uno de los más mediáticos de Estados Unidos y su oficina se ha ocupado de notorios casos de terrorismo internacional, narcotráfico o fraudes bursátiles en Wall Street.

Bharara ha llevado a la cárcel a varios banqueros y también a destacados políticos de Nueva York por casos de corrupción. Actualmente, su equipo está trabajando entre otras cosas en un caso contra un colaborador del gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, y en una investigación contra personas vinculadas al alcalde de la ciudad, el también demócrata Bill de Blasio.

Trump acusó el fin de semana pasado a Obama de espiarle y pinchar su teléfono en su casa neoyorquina antes de las elecciones, una medida que habría necesitado de la colaboración de cargos como el fiscal Bharara, ahora destituido. Sin embargo, el presidente no ha aportado prueba alguna de su afirmación y Obama la ha desmentido categóricamente.

En enero, el nuevo inquilino de la Casa Blanca ordenó el despido de la fiscal general del Estado, Sally Yates, quien se opuso a las directrices migratorias marcadas por el nuevo presidente. Trump ya ha tenido otros encontronazos con la Justicia, especialmente contra los magistrados que frenaron el veto migratorio a ciudadanos de seis países musulmanes.
Tradicionalmente, el nuevo fiscal general del Estado suele pedir a los máximos representantes legales del Departamento de Justicia en cada estado que dimitan cuando se inaugura una nueva presidencia en Estados Unidos. El mandato de Trump no ha sido una excepción y el viernes se supo que su equipo había solicitado la dimisión a 46 fiscales federales. Uno de ellos, el de Nueva York, se negó a dimitir y retó al Gobierno a que le echara de su puesto. Y así sucedió. El fiscal de Nueva York, el indioamericano Preet Bharara, fue destituido dos meses después de que el presidente Donald Trump le confirmara en el cargo durante un encuentro en la Torre Trump. El nuevo presidente contaba con él, pero algo cambió y ayer fue fulminado junto a otros 45 fiscales de distrito.
Según Efe, por ahora se desconoce por qué Trump y su gabinete cambiaron de parecer sobre el futuro de Bharara, pues la Administración no ha ofrecido explicaciones. El fiscal, nombrado en 2009, era uno de los más mediáticos de Estados Unidos y su oficina se ha ocupado de notorios casos de terrorismo internacional, narcotráfico o fraudes bursátiles en Wall Street.
Bharara ha llevado a la cárcel a varios banqueros y también a destacados políticos de Nueva York por casos de corrupción. Actualmente, su equipo está trabajando entre otras cosas en un caso contra un colaborador del gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, y en una investigación contra personas vinculadas al alcalde de la ciudad, el también demócrata Bill de Blasio.
Trump acusó el fin de semana pasado a Obama de espiarle y pinchar su teléfono en su casa neoyorquina antes de las elecciones, una medida que habría necesitado de la colaboración de cargos como el fiscal Bharara, ahora destituido. Sin embargo, el presidente no ha aportado prueba alguna de su afirmación y Obama la ha desmentido categóricamente.
En enero, el nuevo inquilino de la Casa Blanca ordenó el despido de la fiscal general del Estado, Sally Yates, quien se opuso a las directrices migratorias marcadas por el nuevo presidente. Trump ya ha tenido otros encontronazos con la Justicia, especialmente contra los magistrados que frenaron el veto migratorio a ciudadanos de seis países musulmanes.

Origen: Trump fulmina al fiscal de Nueva York

No le tiembla el pulso al Presidente Trump para tomar la medida de remover fiscales ,el Pte Macri deberia hacer lo mismo que tenemos una justicia intoxicada con el kirchnerato

AB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s