Ricardo Roa -Reunión secreta para frenar los piquetes

Como la niebla cuando empieza a disolverse, la amenaza de piquetes masivos se esfumó ayer hacia el mediodía salvo por la oleada de motoqueros que se sumaron al descontrol que se ha convertido en parte del paisaje de la Ciudad.

Mientras duraron, se vieron cuatro clases de cortes. La mayoría de los piqueteros del Trío San Cayetano, que optó por montar ollas populares. Otros fueron de los grupos más duros: el Partido Obrero, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el MTD Aníbal Verón. Aisladamente hubo de militantes kirchneristas del gremio docente. Y al fin el aporte habitual al caos del propio gobierno porteño con sus cortes por obras sin aviso.

Si no enloquecieron como el martes a los porteños fue por el acuerdo que en la noche de ese día alcanzaron con el Gobierno la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista Combativa. El acuerdo fue mantener los cortes, pero atenuarlos.

Tres de sus líderes, Grabois, Pérsico y el Chino Navarro se reunieron con los ministros Stanley y Triaca y el superministro Quintana. Compartieron durante dos horas gaseosas light, empanadas y una picada en el cuartel de Barracas del Movimiento Evita.

Han forjado una buena relación desde que el macrismo les anunció en diciembre la entrega de unos 30 mil millones, un gigantesco paquete de plata que recibirán en tres años. Y había tensión entre ellos porque esa plata aún no ha comenzado a llegar.

La discusión se reencauzó el viernes luego de que saliera la demorada reglamentación de la Ley de Emergencia que dispuso la ayuda. Los tres grandes grupos piqueteros decidieron levantar la marcha que habían convocado para el lunes a Plaza de Mayo.

El CTEP y Barrios de Pie son peronistas con alguna cercanía a intendentes del Conurbano y mucha más cercanía al Papa. La CCC es de tendencia maoista. Todos antimacristas como los troskistas del POy los kirchneristas que se refugian en la CTA y en menor medida, en Quebracho y en el disminuido Luis D’ Elía.

En la calle disputan el poder político. Poder político quiere decir capacidad de presión sobre el Gobierno para sacarle más planes y más dinero. El Trío San Cayetano y el macrismo se han sentado a discutir otra cosa: cómo convertir ayuda oficial a gente en emergencia en programas de empleo.

Pasar del asistencialismo al estímulo al trabajo aún en la informalidad. Han identificado grandes sectores para hacerlo: construcción, horticultura, textil, recolección y cuidado de niños y de adultos. Triaca y Stanley quedaron en transformar en resolución esa propuesta. La idea fue hablada con la Iglesia y bendecida por el Papa a quien Stanley acaba de visitar en Roma.

El Papa no da votos, pero da micrófonos. Y el problema del descontrol de la calle no es sólo el infierno en que nos obliga a vivir. También es lo que debemos escuchar. Grabois, piquetero y vocero oficioso del Papa, se asumió en el programa de Longobardi como vocero de los pobres y mezcló empresas y periodismo en una encarnación de la maldad. Agresivo como un adolescente, intentó dar lecciones de moralidad contra la inmoralidad del capitalismo. Un discurso que atrasa 40 años.

La pobreza es un drama. Millones no tienen cómo llegar a fin de mes. Es un dato. También que muchos con la cabeza fuera del agua, ayudan. Y que la metodología de los piquetes no ha dado resultado para bajar la indigencia.

Origen: Reunión secreta para frenar los piquetes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s