¿Qué se puede hacer para que Cuba vuelva a ser libre y democrática? – HispanoPost

La revolución castrista llegó al poder el 1 de Enero de 1959, o sea hace 58 años y dos meses, y en ese lapso ha logrado mantenerse en el poder. Ha superado todos los intentos para derrocarla. En sus inicios, logró eliminar o neutralizar totalmente a la oposición, sobrevivió a una invasión organizada por la CIA, a la crisis de los misiles nucleares, al derrumbe del bloque soviético, a todo tipo de crisis económicas, a un imperfecto embargo y a un período especial en tiempos de paz, y sigue viva apoyada por la represión.

El castrismo sigue gobernando mientras Estados Unidos ha tenido 12 presidentes: Dwight Eisenhower, John Kennedy, Lyndon Johnson, Richard Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter, Ronald Reagan, George H. W. Bush, Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama y actualmente Donald Trump. Siete han sido republicanos y cinco han sido demócratas.

Castro eliminó brutalmente a la oposición. Miles fueron encarcelados, otros miles fueron fusilados y más de un millón salieron de Cuba en un éxodo que aún continúa, y aunque la mayoría se radicó en Estados Unidos, hay cubanos en casi cualquier país del mundo.

Se calcula que en un país que oficialmente tiene 11 millones de habitantes, hay más de 3 millones de cubanos e hijos de cubanos viviendo en el exterior. O sea, una Cuba unificada tendría 14 millones de habitantes y el 22% viviría fuera de su país. Según el último censo, en el condado Miami-Dade viven un millón doscientos mil cubanos, y eso no incluye a algunos cubanoamericanos que reportaron ser norteamericanos.

Miami-Dade sería la segunda ciudad de Cuba después de la Habana que tiene dos millones cien mil habitantes. Santiago de Cuba ocuparía el tercer lugar con unos quinientos mil habitantes. Ha habido y hay muchos alcaldes y concejales cubanos, representantes estatales cubanos, senadores y congresistas; y ha habido cubanos que han servido en el gabinete de varios presidentes.

En el sector empresarial, los cubanos también han destacado. Coca-Cola tuvo un presidente mundial cubano. El presidente de Amazon es hijo de cubanos, y lo mismo sucede en muchas otras corporaciones donde los cubanos ocupan altos puestos.

Miami florece con miles de negocios de cubanos. La empresa Bacardí, ahora con su sede fuera de Cuba, es la compañía distribuidora de bebidas alcohólicas más grande del mundo con oficinas y plantas en casi todo el mundo.

El castrismo se alió a la Unión Soviética y la revolución se declaró Marxista Leninista. Todos los negocios privados, tanto extranjeros como cubanos, fueron expropiados. Igual sucedió con todas las tierras ganaderas o de cultivo del país, las escuelas, los hoteles, los bancos, las clínicas y hospitales, las compañías constructoras y hasta mini negocios como peluquerías, reparadoras de calzado y servicios de reparación. El Estado se convirtió en el único productor de bienes y servicios en Cuba.

Las viviendas y propiedades de los cubanos que salían del país fueron expropiadas. La economía fue estatalizada, pero a diferencia del éxito empresarial de los cubanos en el exterior, las empresas cubanas manejadas por cubanos designados por el gobierno, fracasaron rotundamente.

La producción cayó y los productos escasearon. Se dejó de construir viviendas y las pocas que se hicieron resultaron insuficientes para cubrir la demanda. Se culpó al embargo, pero eso solo fue una excusa ya que Cuba podía adquirir los insumos necesarios en cualquier país de América, Asia o Europa.

La economía planificada centralmente con empresas propiedad del estado fue incapaz de producir los bienes y servicios que se necesitaban en la cantidad y calidad requeridas. Las empresas perdían dinero e iban desapareciendo, mientras las empresas de los cubanos en el exterior crecían.

Los cubanos de la diáspora hemos tenido éxito en casi todos los campos y solo hemos fracasado en uno: No hemos logrado derrocar al castrismo y restablecer la libertad y la democracia en Cuba. También ha fracasado la CIA, que ha sido instruida por casi todos los presidentes norteamericanos para resolver el problema.

El gobierno cubano ha fracasado en casi todo lo que ha intentado, con una excepción: El sistema represivo cubano, desarrollado con el apoyo de la STASI, es un modelo casi perfecto para el control político del país. La Seguridad del Estado cubana infiltra a los grupos opositores que surgen, y detiene, encarcela y hasta asesinaba a los disidentes. Esto ha permitido que un “Estado Fallido” se mantenga en el poder mediante la represión y la violación sistemática de los derechos humanos.

En 2006, Fidel enfermó y le traspasó el poder a su hermano. Fidel sobrevivió y Raúl le consultaba muchas de sus decisiones. A la muerte de Fidel, Raúl conservó el poder absoluto y el castrismo siguió gobernando.

En estos 58 años, se han intentado numerosas acciones pero ninguna ha tenido éxito. La primera fue la rebelión de1960 y 1961, con guerrillas en la Sierra del Escambray, actos de resistencia, bombas, sabotajes a tiendas y campos azucareros, voladura de barcos como “La Coubre” y atentados diversos que no lograron nada. Después del fracaso de Playa Girón, la fuerza como alternativa quedó neutralizada.

Obama intentó algo diferente. Restableció relaciones diplomáticas con Cuba y le dio concesiones prácticamente unilaterales pues Cuba no las aprovechó y permaneció encerrada en su cascarón totalitario.

Ni la guerra, ni la presión económica, ni la diplomacia ni la apertura política han funcionado.

La represión no permite un alzamiento y la Seguridad del Estado controla a los grupos opositores. El gobierno no acepta un diálogo o un plebiscito para una transición pacífica a pesar de que Cuba es un estado fallido. Esto nos deja pocas opciones.

El régimen cubano es una herencia de la guerra fría y aunque la misma termino hace muchos años, Cuba sigue dominada por un régimen totalitario que tiene todo el poder de represión y aunque los cubanos intentamos muchas alternativas, no podemos contra la fuerza del régimen. Es casi imposible.

Por eso necesitamos un apoyo real de los gobiernos libres del mundo, para presionar a que Cuba deje de reprimir y acepte una transición. Algo similar a lo que logró terminar el apartheid en Sudáfrica. Usar cualquier método para lograr que Cuba ceda. Entendemos que el problema es de los cubanos, pero necesitamos ayuda.

Necesitamos un apoyo coordinado y fuerte. Al mundo le conviene una Cuba libre y democrática.

Origen: ¿Qué se puede hacer para que Cuba vuelva a ser libre y democrática? – HispanoPost

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s