El testamento de Báez no garantizaba fidelidad, fue un “contradocumento” que le exigió Néstor Kirchner | OPI Santa Cruz

Néstor Kirchner junto a Lázaro Báez en El Calafate - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

No hay que ser muy perspicaz para entender de qué se trata el famoso “testamento” que hizo Lázaro en el 2010, privando a su familia que dispusiera de sus bienes por 30 años, en caso de muerte. Lejos de ser un “pacto de sangre” fue una exigencia clara de Néstor para que los negocios continuaran bajo su órbita en caso de muerte, accidente o incapacidad de su testaferro. Si algún juez tiene dudas de las conexiones estamos en problemas. La otra gran pregunta es ¿Cómo apareció el “testamento” ahora y sobrevivió a cinco allanamientos anteriores a la misma escribanía?. (Por: Rubén Lasagno)

Aún hay periodistas nacionales y personajes ligados a la política que hablan en potencial, cuando se refieren a la conexión Báez-Kirchner y los negocios que mantenían estrechamente unidos a estos dos hombres que idearon el saqueo nacional, ni bien Néstor ganó las presidenciales del 2003. El testamento, cambia el tiempo verbal de las causas y pone luz sobre las relaciones y complicidades de ambos actores.

Hay diversas teorías sobre qué significa el testamento y si en realidad es un “pacto de sangre” entre los dos hombres que se repartieron dineros públicos, tras la organización de una estrategia y una logística donde uno, desde el gobierno, facilitaba la obra pública sobrefacturada y el otro hacía como que construía, se guardaba la plata y acumulaba billetes en silos de efectivo.

De acuerdo a fuentes confiables de Santa Cruz, consultadas por nosotros desde que se conociera parte del texto del “testamento” que difundió La Cornisa en la noche del domingo, coincidieron en apostar ciertamente a que este escrito funcionó como una suerte de “contradocumento” que fue exigido a Báez por parte del ex presidente, luego que en febrero del 2010, sufriera un episodio carótidovascular que hizo temer por su vida.

El lupo era muy desconfiado y más aún si se trataba de plata y poder y no hay duda que el testamento de alguna manera funcionó como un coseguro para el caso de que Lázaro muriera o que tuviera problemas legales”, dijo la fuente muy allegada al kirchnerismo y agregó “todos hablan de que Lázaro tenía 56 años y ninguna enfermedad terminal, pero eso a Néstor no lo inquietaba. Él (NK) temía que un accidente, un robo o un atentado sufrido por el amigo empresario o un embargo, pudiera dejarlo sin un peso, porque hasta ese momento todas las sociedades que estaban bajo control de Lázaro pasarían a la familia (esposa e hijos) de manera directa”, advirtieron.

Está claro, entonces que no hay un “contradocumento” después del testamento, como se dijo en algunos medios, sino que el testamento en sí es un contradocumento, para evitar que a la muerte de Báez, la familia pudiera usufructuar los capitales acumulados dejando a Néstor Kirchner fuera de juego. Sin embargo, el destino jugó las cartas al revés y quien antes partió fue el más desconfiado de los socios.

Las fuentes consultadas agregaron además, que no será difícil establecer esta conexión “solo basta ver quiénes conforman el fondo fiduciario”, concluyeron.

¿Magia u oportunidad?

El otro gran tema que nadie advirtió, es cómo se explica que recién en el quinto allanamiento a la escribanía de Albornoz se haya detectado y/o secuestrado este documento. Hay una teoría de que en realidad el “Testamento”, alguien lo acercó por fuera de los procedimientos y ha sido negociado a cambio de una morigeración sobre las denuncias que pesan sobre el escribano/socio de Néstor y Báez y su entorno.

Fuentes cercanas a la justicia consideran “muy difícil” que ese documento estuviera allí guardado, después del primer allanamiento que sufriera el Estudio de calle Zapiola “Ese documento, por su importancia y sabiendo cómo se manejaba Néstor, posiblemente haya estado en la caja de algún banco o en otro lugar menos “expuesto”, consideró la fuente, quien no descartó que alguien lo haya transformado en herramienta de negociación a su favor en el avance de las distintas causas que se siguen por lavado de activos y compras truchas de propiedades e integración de sociedades con fines delictivos.

La sorpresiva muerte de Néstor en octubre del mismo año, puso una bisagra a esta historia. Los negocios que hizo Lázaro con Cristina Fernández (que fueron tantos o más que con Néstor), no están testados y constituyen gran parte del patrimonio sobre el cual trabaja la justicia.

Por si alguna duda le cabía al Juez Casanello, a Ercolini y a Bonadío, sobre la estrecha vinculación entre la familia Kirchner y los Báez, este “testamento” en vida de Lázaro, despeja cualquier duda razonable y sería bueno que ya los jueces dejen de dar tantas vueltas e impongan las penas que corresponden a los responsables de tan graves delitos, como los cometidos durante la década ganada. (Agencia OPI Santa Cruz)

Origen: El testamento de Báez no garantizaba fidelidad, fue un “contradocumento” que le exigió Néstor Kirchner | OPI Santa Cruz

Anuncios

Un comentario en “El testamento de Báez no garantizaba fidelidad, fue un “contradocumento” que le exigió Néstor Kirchner | OPI Santa Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s