El día que una empresa kirchnerista demolió sin piedad un edificio histórico de Córdoba

casa de las tejas 2

Nada lo frenó: la firma de Gerardo Ferreyra borró una parte de la historia argentina.

El coronel Alberto Luis Devoto, asesor del poder ejecutivo de la Provincia de Córdoba, llegó una mañana a su oficina de la Casa de las Tejas, en la ciudad de Córdoba, y encontró todo su escritorio lleno de escombros. Cubrían su computadora, sus papeles y hasta el juego de llaves que siempre llevaba. Tal vez nunca pensó que la demolición ocurriría. Sesenta años de historia a los que le pasó la topadora contratada por la empresa K Electroingeniería, que figura repetida en obras públicas millonarias. Lo derrumbó todo sobre su viejo escritorio. Había sido asesor privado del Gobernador de La Sota, pero ahora se desempañaba con Juan Schiaretti terminando su mandato, en otra área.  No fue el único que perdió sus pertenencias bajo los escombros. Un 3 de enero de 2011. Fecha en que comenzó la demolición final de un símbolo del gobierno provincial de Córdoba.

Un actual funcionario de Logística del Gobierno de la Provincia, Juan Monte Garade, fue testigo de la demolición y la mudanza. Y sobre todo, de los innumerables inconvenientes que surgieron en el apuro del traslado. “Hubo gente que nunca recupero las llaves de sus autos, se habían ausentado un momento cuando pasó la topadora”.

Todo se desarrolló con premura, hasta falta de previsión denuncian algunos opositores, y es que en esa demolición, sin aviso, se perdieron muchas cosas, hasta llaves de autos de algunos empleados que estaban de turno ese enero y habían salido de sus oficinas. Como los papeles de Devoto, las tazas de café,  radios, calculadoras, quedaron sepultadas bajo los escombros.

Para evitar manifestaciones que se oponían a la construcción del nuevo Centro Cívico del Bicentenario, los trabajos de derrumbe comenzaron ese 3 de enero. Muchos empleados que estaban de vacaciones, cuando volvieron en febrero, no sabían bien donde tenían que ir.

El plazo de ejecución de la nueva casa de gobierno, en el nuevo Centro Cívico, era de diez meses, por lo que el gobierno provincial debió pagar millones en alquileres para alojar las distintas reparticiones de gobierno, que fueron demolidas. Incluso la idea primaria de concentrar todo el gobierno en ese solo lugar, no se cumplió nunca porque simplemente, las reparticiones no entraban.

Arturo Zanichelli, radical intransigente, fue el primer gobernador de Córdoba que ocupó la Casa de las Tejas, una típica construcción peronista, cuyo origen fue el hogar para ancianos de la Fundación Eva Perón, y que fue cedida por esta para que sea  la sede del gobierno provincial. No se trata de una demolición cualquiera. La Casa de las Tejas tiene un impacto en la significatividad política y publica de la historia de Córdoba. Por allí paso Ricardo Obregón Cano, el primer Justicialista en entrar a la casa. Unos de los mejor recordados, Justo Paez Molina de la UCR, durante la presidencia de Arturo Illia. Los años 60 turbulentos en Córdoba, introdujeron otros actores a la casa, cuando estudiantes y obreros tomaban las calles y se reprimió a periodistas que luego fueron invitados para pedirles disculpas a esa casa de gobierno. Corría 1966 y en una reunión explicó el gobierno, ante un grupo de prensa de todos los medios de Córdoba, que por el humo de las bombas de estruendo que tiraban los estudiantes, habían confundido el blanco.

El clima ya anticipaba el Cordobazo, pero la Casa de las Tejas, parecía blindada a los rumores de su exterior. El Brigadier Lacabane marcó los días de máximo terror para los empleados de la provincia: “Vivió a los tiros todas las noches, con una botella de whisky en la mano, y rodeado de matones. Desde prensa se sentían los gritos de los que capturaban”, recuerda Víctor Echenique, camarógrafo apostado en la Casa de las Tejas por aquellos años.

Eduardo Angeloz llegó a la casa con la Democracia, el 12 de Diciembre de 1983, el jefe de los camarógrafos del gobierno presenció la asunción del tres veces Gobernador de Córdoba. “En mi vida vi tanta gente esperando a un gobernador en la casa”, señaló.

 

nueva casa de gobierno cordoba

Nueva casa de Gobierno de Córdoba.

 

La vieja casa, que con el crecimiento de Córdoba, había quedado en el medio de la Avenida Chacabuco, fue testigo de la historia rebelde y única de  la provincia, anticipada siempre al resto del país, marcando el pulso. La habitaron radicales, peronistas, interventores y militares. Fue parte de la fisonomía, de la identidad de una provincia que siempre late primero. En el inconsciente de los nostálgicos quedará su recuerdo, la Casa de las Tejas fue testigo único de la historia de más de medio siglo de Córdoba.

El historiador cordobés y ex diputado nacional peronista Esteban Domina se mostró preocupado por la demolición de la Casa de Las Tejas,  por la pérdida de elementos de valor histórico, le dirigió una carta abierta al gobernador Schiaretti donde señalo: “se van perdiendo cosas que hacen a nuestra identidad”. Publicó el diario ´El Puntal´ de la ciudad de Rio Cuarto.

En el año 2008,  Juan Schiaretti, dio impulso definitivo al traslado al Centro Cívico del Bicentenario. El gobernador hizo declaraciones públicas sobre el dinero de las obras por aquel 2008. Antes de su distanciamiento con el gobierno Nacional de Cristina Fernández, esta se había comprometido a financiar obras de gran importancia para la provincia. Schiaretti al respecto dijo: “Lo hace con atraso, como con casi todas las provincias. El único atraso deliberado, porque suponemos que es así, es el del Programa de Asistencia Financiera. Existe el rumor de que todo lo de Córdoba que pasa por el ministerio de Economía de la Nación tiene la instrucción de ser frenado, mientras que lo que pasa por otros ministerios, si viene. Llama la atención que la ayuda para el Dengue, que dispuso la Ministro de Salud Nacional, Graciela Ocaña, de quinientos mil pesos, llegue en cuotas diarias, que es justamente el monto limite que tiene Salud para girar fondos sin darle intervención a Economía”.

Ese 3 de enero, se fueron, bajo la acción de las topadoras,  los mármoles, las maderas nobles, los fantasmas del pasado y los mobiliarios históricos se guardaron en depósitos.

FUNAM, la Fundación para la defensa del ambiente, con estatus consultivo de Naciones Unidas, hizo presentaciones judiciales para intentar detener la demolición de la Casa de Las Tejas. Raúl Montenegro, su presidente, denunció que los trabajos de demolición  no eran legales, puesto que la Dirección de Obras Privadas de la Municipalidad de Córdoba no los había autorizado. El derrumbe comenzó el 3 de enero, y el 7 de enero, luego de esta presentación, apareció la autorización. También FUNAM denunció la posible presencia de amianto-asbesto en los materiales que se descartaban. La Municipalidad de Córdoba y su Dirección de Impacto Ambiental, informaron el 12 de enero, que no había  tal presentación, la vieja casa ya estaba casi demolida.  Había sido declarada “Patrimonio protegido de la ciudad” por la ordenanza 11.190, muchos años antes. Pareciera una contradicción ideológica que Electroingeniería, una de las empresas más identificadas con el kirchnerismo, después de las de Lázaro Báez y Cristóbal López , realizara en Córdoba la mayor cantidad de obras públicas durante los sucesivos gobiernos de José Manuel de La Sota y Juan Schiaretti, que transitaron la vereda del antikirchnerismo casi tantos años como gobernaron.

El Centro Cívico del Bicentenario, cuyo monto original fue de 650 millones de pesos en 2011 con un dólar a 4,30,  a valores actualizados fue de 2.181 millones.

No entraron en el nuevo edificio todos los ministerios y dependencias del gobierno como era la idea primaria, y debido a la rapidez con que se realizó la obra, para tenerla lista y ser inaugurada como la más importante obra de gobierno del  saliente Juan Schiaretti, al punto que la obra fue inaugurada el 3 de diciembre, y José Manuel de La Sota inició su tercer periodo como gobernador de Córdoba el 11 de Diciembre del mismo año 2011.

El funcionario de logística de la actual gestión señala que por esos días de construcción frenética del centro cívico para llegar a que corte las cintas Schiaretti, se acabó el cemento en Córdoba, los problemas de filtraciones constantes que se producen hasta hoy cuando llueve, se deben a que apuraron la fragua, dicen algunos otros empleados.

El Coronel Devoto, ultima resistencia física a la demolición, nunca la creyó posible, dicen funcionarios actuales de la nueva casa de gobierno. Su historia giro abruptamente cuando quedo detenido en abril de 2015, sospechado de delitos de Lesa Humanidad. Había estado 25 años junto a ex Gobernador de La Sota, desde que era embajador en Brasil, y al parecer sólo se conoció su pasado de veterano de guerra. Había sido parte del gobierno de las Islas Malvinas desde el 2 de abril junto a Mario Benjamín Menéndez, rindiéndose ambos el 14 de junio de 1982, sin tirar un tiro.

 

Fuentes

Diario El Puntal Rio Cuarto

Diario La Voz del Interior Córdoba

Esteban Domina. “Tejas con historia: memorias de la Casa de Gobierno de Córdoba, 1950-2010”. 2011 Editorial: Ediciones Boulevard.

Medio siglo de Historia Cordobesa Bajo los Escombros Edición de La Voz del Interior 9 de Enero de 2011.

“Historias Secretas de Córdoba” de Jorge Camarasa. Editorial Aguilar 2012.

 

Alicia Panero

Origen: El día que una empresa kirchnerista demolió sin piedad un edificio histórico de Córdoba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s