En busca del final de las organizaciones fantasmas en Cuba 

José Daniel Ferrer, que dirige la organización opositora Unpacu, junto a una camiseta con el lema ‘Dios, Patria, Libertad’, en Palmarito de Cauto (Cuba). MARIANA BAZO / REUTERS
  • NURIA LÓPEZ
  • Madrid
  • La represión en Cuba no sólo tiene forma de violencia y detenciones arbitrarias -1.342 en el primer trimestre de 2017-, también se manifiesta en la falta de libertad de asociación. La sociedad civil en la isla no puede agruparse sin depender del Gobierno y, si finalmente decide hacerlo, las instituciones fruto de ese desafío son calificadas como ‘organizaciones fantasmas’. Para intentar poner fin a esta tendencia y en un acto más de los opositores por reclamar al Ejecutivo de Raúl Castro que se respeten sus voluntades, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) promueve el primer y único registro de asociaciones fuera del régimen.

La primera en inscribirse ha sido la Asociación Jurídica Cubana (AJC), en un acto simbólico celebrado hoy en Madrid, en la sede del Instituto Atlántico de Gobierno. Una organización que desde 2008 busca dar a conocer entre los ciudadanos las leyes que les amparan. El OCDH asegura que ya se han registrado hasta seis, pero que todavía están en proceso de verificación. Organizaciones emblemáticas y muy importantes en la actualidad en la isla, como las Damas de Blanco y la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), han aceptado ya formar parte de este proyecto.

Con esta iniciativa se quiere “dar visibilidad a la sociedad civil cubana, que las asociaciones vilipendiadas tengan un lugar donde estar”, ha explicado hoy Alejandro González, director ejecutivo del OCDH, en el acto de presentación de este registro inédito. “Esto no da legalidad a las organizaciones, pero dará legitimidad”, ha añadido el también ex preso político cubano.

El derecho a la asociación está recogido en la actual Constitución de la isla y existe la Ley 54 que lo regula. Sin embargo, según ha explicado Calixto Gammalame, que trabajó durante nueve años en el Tribunal Supremo de Cuba y que desde 2012 forma parte de la AJC, la normativa “regula la relación de los ciudadanos con el Estado” y “cada grupo que se asocie tiene relación con un órgano del Estado”. Es decir, la actividad de las organizaciones actualmente inscritas a través de la Ley de Asociaciones está controlada por el Ejecutivo. “Una asociación no es un organismo que tenga que dar fe al Estado”, ha añadido el ex juez cubano y actual vicepresidente de la AJC. A esto hay que añadir que los grupos de la disidencia no son aceptados.

La AJC ha sufrido lo que es intentar inscribirse legalmente, sin suerte alguna. Según Wilfredo Vallín, fundador y presidente de la mencionada organización, decidieron dar los pasos pertinentes y tras un largo peregrinar el Tribunal Supremo les dijo que no les daba la autorización. A pesar de todo, decidieron continuar con su actividad. “No han podido cogernos en ningún detalle de incumplimiento de la ley”, ha asegurado Vallín, aunque sí han tenido que sufrir que sus seminarios fueran perseguidos.

“Este registro nos dará más visibilidad, se nos amplía para ayudar dentro y fuera de la isla”, ha añadido el fundador de la AJC.

El sistema de inscripción en este registro paralelo al Gobierno es a través de Internet, en el dominio creado en España: asociacionescuba.org, pero como el acceso a la red es complicado en la isla y también existe analfabetismo digital, el OCDH apoyará a las organizaciones a la hora de inscribirse y la AJC será la contraparte en la isla, encargándose de verificar la existencia de los diferentes grupos.

Abogados establecidos por el régimen

Gammalame renunció a ser juez en 2005 por la falta de transparencia existente en la isla: “En un sistema totalitario es difícil que un juez pueda mostrar una disidencia”. Ejemplo de ello es que se ponían penas altas, de hasta 20 años, sin tener elementos de prueba. De hecho, ha sido perseguido por ello y en alguna ocasión se le ha impedido viajar fuera de Cuba, una práctica habitual según el OCDH. Otro caso que ilustra esta situación es el de Jorge Olivera, ex preso político de la ‘primavera negra’, escritor y periodista, que se encuentra gracias a una beca en la universidad estadounidense de Harvard, y que si regresa puede que no pueda volver a salir de Cuba.

“El sistema judicial en Cuba no es independiente, no hay división de poderes. De alguna manera los tribunales tienen que rendir cuenta de su actividad”, explica a EL MUNDO el ex juez Gammalame. “Hay un principio recogido en la ley de que el juez es independiente y que debe obediencia a la ley solamente, pero esto en la práctica no funciona así”, añade.

Además, el ejercicio de la abogacía está muy coartado, según el vicepresidente de la AJC: “En Cuba los abogados sólo pueden ver los casos a través de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, esta organización aunque se dice que es independiente rinde cuentas al Estado y de alguna manera su funcionamiento está determinado por el Gobierno”. Incluso la AJC no puede defender a los cubanos que necesitan un abogado por no formar parte de este bufete.

Otro de los impedimentos para inscribirse como asociación es que ya exista alguna que realice la misma labor, lo que Vallín considera que “no es prohibitivo que se repitan”. Tanto Vallín como Gammalame denuncian que el Gobierno intenta “controlar para que no ocurra el estallido social”.

La visibilidad y la publicidad son los dos objetivos que se busca alcanzar con este registro, pero también se pretende que los ciudadanos rompan el miedo a pronunciarse.

Origen: En busca del final de las organizaciones fantasmas en Cuba | Cuba | EL MUNDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s