La violenta historia de ETA, en cifras | EL PAÍS

Datos para recordar cuando la banda entrega sus armas 58 años después de su fundación

Una pintada de ETA en Bayona.
Una pintada de ETA en Bayona. BOB EDME AP

ETA certifica este sábado su derrota ante las instituciones democráticas con la entrega en Bayona (Francia) a través de intermediarios del arsenal bajo su control. Desde su fundación en julio de 1959, han sido 52 años hasta que en octubre de 2011 declarase el cese definitivo de la actividad armada —la primera asunción de su fracaso—, 58 hasta hoy. Años de dolor e infamia que dejan detrás datos como estos para recordar.

Ni siquiera está completamente indubitado el número de asesinatos cometidos por ETA y grupos afines como los Comandos Autónomos: 955, según la Asociación de Víctimas del Terrorismo; 867, según un informe del Ararteko (Defensor del Pueblo vasco) sobre atención a las víctimas; 864, según la oficina de asistencia a las víctimas de la Audiencia Nacional; 858 para el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo; 857 para la Fundación de Víctimas del Terrorismo; 853 considera Interior; 845 señala un estudio del Instituto de Historia Social Valentín de Foronda, de la UPV; 837 para el Gobierno vasco. Las discrepancias radican en la atribución o no a la banda de determinados crímenes (la AVT es la única, por ejemplo, que atribuye a ETA el incendio en 1979 del hotel Corona de Aragón de Zaragoza, con 83 muertos).

Parcelar esos datos arrojaría cifras diferentes según la fuente. Basten dos: de esos crímenes, 802 se cometieron tras morir Franco. En 1980, el año más sangriento, la banda cometió 92 asesinatos, uno cada cuatro días.

El primer asesinato sin duda de ETA fue el del guardia civil José Pardines el 7 de junio de 1968 en Billabona (Gipuzkoa). Y la última vez que la banda mató fue el 16 de marzo de 2010, cuando por primera vez asesinó a un policía francés, Jean-Serge Nèrin, en un tiroteo. El último atentado mortal en España se cometió en Calviá (Mallorca) el 30 de julio de 2009: una bomba mató a los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá.

El documento del Ararteko, de junio de 2009, cifraba los heridos en unos 16.000. Unas 42.000 personas sufrían entonces amenazas.

3.421 víctimas han sido indemnizadas, incluyendo las de la kale borroka. La cuantía global de las indemnizaciones supera los 395,6 millones, según dicho estudio de la UPV.

El número de atentados se sitúa en unos 3.600, según un informe del Gobierno vasco de 2013. El más grave fue el cometido en Hipercor en Barcelona el 19 de junio de 1987, con 21 muertos y 45 heridos. Las acciones de kale borroka superan las 4.500.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional elaboró un informe en 2011 sobre crímenes sin resolver: existen 349 asesinatos sin autor conocido por resolución judicial cometidos entre 1978 (tras la amnistía) y 2009, relacionados con 271 causas judiciales. La cifra se mantiene hoy. Casi la mitad han prescrito. Con datos de esa fiscalía, el Observatorio contra la Impunidad presentó dicho año un informe que dejaba el número de asesinatos sin autor condenado en 314.

Entre 1970 y 1997, la organización cometió 86 secuestros que le reportaron 38,5 millones de euros en rescates, según un estudio de los profesores Francisco Llera y Rafael Leonisio. Los dos secuestros más conocidos (el más largo, el de José Antonio Ortega Lara; el más dramático, el de Miguel Ángel Blanco), no tuvieron una motivación económica, sino de simple chantaje político.

Unas 10.000 personas, sobre todo empresarios y profesionales, sufrieron la extorsión del impuesto revolucionario, aunque solo existen datos fiables desde 1993, apuntan los autores de Misivas del terror, el estudio más detallado al respecto.

En conjunto, la extorsión produjo a la banda un rendimiento, a precios de 2002, de 3,8 millones de euros anuales entre 1993 y ese año y de 1,9 millones anuales de 2003 a 2008, según el profesor Mikel Buesa.

El análisis macroeconómico más riguroso sobre el impacto del terrorismo en la economía vasca fue realizado en 2003 por los profesores Alberto Abadie y Javier Gardeazabal. Concluyen que tras el estallido de la violencia, el PIB per cápita de Euskadi cayó cerca de 10 puntos porcentuales en relación con una región sintética de control sin terrorismo.

ETA ha tenido en su historia alrededor de 3.800 militantes. Desde 1961, ha sumado unos 3.300 presos. En la actualidad son 343, según Etxerat, la asociación que agrupa a familiares de reclusos (265 en España, 75 en cárceles francesas y tres casos pendientes de extradición en Reino Unido, Portugal y Suiza).

Unos 200 comandos fueron desarticulados desde que en 1973 cayesen los dos primeros. En la actualidad, ETA apenas cuenta con una veintena de terroristas activos.

Origen: La violenta historia de ETA, en cifras | Blog Sepa usted | EL PAÍS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s