Gravísimo: Encontraron un arsenal militar en un supermercado de Alfredo COTO

Encontraron armamento pesado en la sede central del Supermercado COTO y el gobierno ocultó el caso. En una inspección de rutina se hallaron granadas, armas de fuego y cuatro mil municiones, pero los funcionarios a cargo pidieron “dejar todo como está”

Es insólito el arsenal militar descubierto en el Supermercado de Alfredo Coto

En un hecho sin precedentes desde el regreso de la democracia en 1983, la Justicia abrió una causa  para investigar el hallazgo de un arsenal con armas de fuego, material explosivo, granadas antimotines, municiones y distintos pertrechos policiales en la bodega de una sucursal de la cadena de supermercados Coto ubicada en la calle Paysandú 1842 de la Ciudad de Buenos Aires.

La investigación se inició el 5 de setiembre del 2016 a raíz de un mensaje electrónico anónimo en la casilla denuncias@renar.gov.ar, a través del cual se advirtió que la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC-ex Registro Nacional de Armas) había hallado “material controlado y varias armas de fuego irregulares” en el local de Coto de calle Paysandú, en el límite de los barrio de Paternal y Caballito.

El mail en cuestión señalaba textualmente que “el día martes 30 de agosto fue gente del RENAR a la calle Paysandú al 1800, en donde hay un supermercado grande, encontraron adentro, un montón de armas, una ametralladora con silenciadores, pólvora, granadas de las canchas lacrimógenas y las escopetas que usa la policía para tirarlas. No hicieron nada con los fierros que había limados. Se los dejaron y ahí y se fueron”.

De acuerdo a las indagaciones preliminares, la Unidad Fiscal para la Investigación de delitos cometidos en el ámbito de actuación del Registro Nacional de Armas, a cargo de Jorge Di Lello, verificó que el arsenal de Coto estaba integrado por 227 granadas, 27 armas de fuego, dos armas de lanzamiento, 3.886 municiones, 41 proyectiles, 1 silenciador y 9 escudos antitumulto.

Fuentes judiciales destacaron en estricto off de record “la gravedad” que reviste haber descubierto un arsenal de armas ilegales de estas características en un supermercado ubicado en Capital Federal sin que las autoridades hallan neutralizado esta maniobra.

La fiscalía expreso también su preocupación porque en la sede de COTO de la calle Paysandú 1842 había material catalogado como “explosivo” en manos de una de las cadenas de consumo masivo más importantes de la Argentina.

El informe refiere particularmente a a las granadas antitumulto marca CM RIOT CONTROl C5, a las granadas antitumulto marca NO. 4CS, a los 41 proyectiles gases MM RIOT C5 SMOCK y a la granada de gas de hostigamiento candela marca Fray Luis Beltrán. “Estos materiales son clasificados por la ley como explosivos y su autorización está vedada a todo usuario que no sean las Fuerzas de Seguridad”, aclara el minucioso informe.

Según consta en el acta, el Banco Nacional Informatizado de Datos (BANMAC) de la ANMAC, la empresa COTO Centro Internacional de Distribución S.A. se encontraba inscripta ante el organismo bajo la categoría de Usuario Colectivo pero los permisos estaban vencidos desde el 1° de diciembre del 2014, y el responsable era el mismo Alfredo Coto, titular de la empresa.

La ANMAC, a cargo de Natalia Gámbaro, una discípula directa del ministro de Justicia, Germán Garavano, jamás denunció la existencia de armas irregulares y adulteradas. Pese a que la inspección tuvo lugar el 30 de agosto, recién el 5 de setiembre la Coordinación de Asuntos Jurídicos de la ANMAC ordenó el traslado al Banco de Datos, lo que se hizo efectivo el 9 de septiembre, en tanto “no dio intervención a la Unidad Federal de Investigaciones ni a ninguna otra autoridad judicial”.

La fiscalía puntualiza que, durante los cinco días que transcurrieron desde que se halló el arsenal hasta que lo registró el Banco Nacional de Materiales Controlados de la ANMAC, advirtieron “irregularidades en la cadena de custodia del armamento, cuya composición física habría sido alterada”. Una fuente directa de la investigación explicó a Mucho Más que las armas de COTO “no cumplían con ningún parámetro legal”.

Otro dato llamativo: las personas a cargo de la seguridad declararon que colocaron cuatro fajas de clausura pero cuando se fue a buscar el material para el traslado había sólo una. Esto parece confirmar la hipótesis de los peritos de que el material pudo ser manipulado para tratar de deslindar de responsabilidades al propietario del supermercado, Alfredo Coto.

La causa 3552/16 quedó en primera instancia en manos del fiscal Di Lello, quien luego la derivó y, por sorteo, recayó en el juez Sebastián Ramos, a cargo del  Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°2, y cuya pesquisa corre desde hoy 5 de mayo de 2016 por cuenta de la fiscal Paloma Ochoa.

En la primera etapa de la investigación, que comandó Di Lello, pudieron determinarse distintas irregularidades.

Por ejemplo, algunas de las 227 granadas encontradas estaban guardadas en tachos que tenían la leyenda de la Policía Federal, pero esta fuerza “negó haber prestado servicio con el uso de esos materiales”. Además, 41 proyectiles de gases MM RIOT CS SMOCK hallados en el arsenal de COTO ingresaron al país a partir de una solicitud de la Prefectura (PNA) sin embargo, después “habrían sido destinados” al grupo especial Albatros, aunque esta fuerza tampoco tiene registros del movimiento de las municiones de la discordia.

Por otra parte, algunas de las armas mostraron evidencias de haber sido adulteradas, con nombres de serie borrados, mientras ocho escopetas tenían pedido de secuestro desde el año 2003.

El otro punto que aún no se ha logrado esclarecer es de dónde sacaron las armas ilegales los dueños de supermercados Coto y tampoco se determinó si existió participación de personal de la Policía Federal, Prefectura o Albatros en la operatoria de compra-venta. Es decir, resta por saber si las armas que terminaron en la sucursal de COTO son robadas o no.

Una alta fuente judicial alertó a Mucho Más que Dos sobre la “gravedad del hecho” porque de las primeras averiguaciones se podría concluir que las empresa adquirió las armas y los suministros como parte de un dispositivo parapolicial “antidisturbios” preparado para afrontar posibles intentos de saqueos en los días festivos de fin del año pasado. “Lo que llamó la atención era que se trataba de todas armas ofensivas”, señaló la fuente.

De acuerdo a los datos proporcionados por la propia empresa, Coto superó los 19.500 empleados, convirtiéndose en el mayor empleador privado del país y es la segunda cadena de supermercados, después de la francesa Carrefour.

De aquí en más, la fiscal Ochoa tiene mucho trabajo por delante. Pues deberá determinar porqué fallaron los controles y las regulaciones de la ANMAC, un organismo estatal dependiente del Ministerio de Justicia, errores que le permitieron a uno de los empresarios más ricos de la Argentina tener en su poder, de forma irregular, un arsenal con armas de fuego y material explosivo, más propio de una organización parapolicial que de un hombre de negocios.

De aquí en más, la fiscal Ochoa tiene mucho trabajo por delante. Pues deberá determinar porqué fallaron los controles y las regulaciones de la ANMAC, un organismo estatal dependiente del Ministerio de Justicia, errores que le permitieron a uno de los empresarios más ricos de la Argentina tener en su poder, de forma irregular, un arsenal con armas de fuego y material explosivo, más propio de una organización parapolicial que de un hombre de negocios.

DETALLES DEL ARMAMENTO QUE SE ENCONTRÓ EN COTO
  • 1 pistola calibre 9mm marca UZI.
  • 1 revólver calibre 38 marca RUBI.
  • 1 revólver calibre 38 sin marca.
  • 5 pistolas semiautomáticas, 2 de marca Whalter, 1 Beretta (S N° G90762Z), y 2 Glock (GCG195)
  • 10 escopetas de repetición Benelli.
  • 1 escopeta de repetición marca Batan.
  • 8 escopetas de repetición marca Norinco
  • 14 chalecos antibalas
  • 1925 municiones antimulto calibre 12/70
  • 549 municiones marca Magtech, calibre 40.
  • 90 municiones Wolf, calibres 40 S&W y .223 REM
  • 10 municiones Winchester calibre 12 UAB.
  • 40 municiones Samsion, calibre .223 REM
  • 20 municiones PMC caibre .223 REM
  • 60 municiones Sellier & Bellor, calibre 7,65mm
  • 11 municiones Magtech calibre .380 AUTO
  • 25 municiones Stopping Power antitumulto
  • 37 municiones Mirage calibre 12UAB
  • 200 municiones FLB antitumulto calibre 12/70
  • 125 municiones CBC calibre 12 UAB
  • 119 municiones sin marca, calibre 12UAB
  • 191 municiones sin marca y sin calibre
  • 6 municiones sin marca calibre .38SPL
  • 136 municiones “marcas varias” calibre 40
  • 2 municiones sin marca, calibre .45 PLG AUTO
  • 50 municiones sin marca, calibre 9mm
  • 22 cascos tácticos sin número visible
  • 96 granadas antitumulto de mano, marca CM RIOT CONTROL C5, distribuidas en cinco cajas de cartón.
  • 5 granadas antitumulto marca NO
  • 1 granada de gas hostigamiento candela marca Fray Luis Beltrán.
  • 2 escopetas de lanza proyectiles de gas antimulto
  • 1 silenciador o atenuador de ruidos.

Fuente: El Destape / Mucho Más que Dos

MAS NOTAS RELACIONADAS
Imputaron a Alfredo Coto por el arsenal militar encontrado en la oficinas centrales del supermercado

COTO

Imputaron a Alfredo Coto por el arsenal militar encontrado en la oficinas centrales del supermercado

Origen: Gravísimo: Encontraron un arsenal militar en un supermercado de Alfredo COTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s