Choque con el Vaticano: tras el “desastre” climático, Donald Trump va ahora por Cuba

Las políticas del norteamericano son una afrenta para el Papa, quien ha sido un activo promotor de la defensa del ambiente y del acercamiento de La Habana con Washington.

Julio Algañaraz

Choque con el Vaticano: tras el

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reúne con el papa Francisco en una audiencia privada en el Vaticano./ EFE

Para el Papa Francisco la decisión de Donald Trump de retirarse del acuerdo climático de París es “un desastre”, según opinó un alto funcionario vaticano vecino a Jorge Bergoglio. Pero no es el único bofetón que manda el presidente norteamericano. A fines de este mes, Trump proyecta anunciar en Miami el desmantelamiento, al menos en parte, del acuerdo Cuba-Estados Unidos que llevo a la normalización de las relaciones diplomáticas, realizado con la protagónica mediación del Papa argentino, que fue agradecida públicamente por los presidentes Barak Obama y Raúl Castro.

Es más, el inquilino de la Casa Blanca ha vuelto a pedir a la Corte Suprema de Justicia una sentencia para bloquear la entrada de los inmigrantes de países musulmanes, medida paralizada por varios jueces federales. Quiere mostrar la mano más dura además con los inmigrantes internos, sobre todo los latinos, y ha iniciado cacerías varias de ilegales en las ciudades.

El enfrentamiento entre Trump y el Papa ha llegado a su nivel más alto, cuando tras la audiencia en el Vaticano del 24 de mayo, se habían alzado las esperanzas de un mayor entendimiento.

Francisco le habló entonces de la necesidad apremiante de paz y Trump estuvo de acuerdo, pero las visiones geopolíticas y culturales son totalmente opuestas. Francisco cree en la cooperación internacional y en la multipolaridad del actual mundo cada vez más desordenado. Trump se apoya en el nacionalismo de ¡América Primero!, de las esferas de influencia que marcaron la era de la Guerra Fría, de un populismo agresivo que le lleva a repetir: “Soy el presidente de EE.UU, no del mundo”.

Más que nunca Bergoglio y Trump representan los dos polos con propuestas absolutamente distintas para afrontar los males de un planeta que va a los tumbos a mayores desequilibrios geopolíticos

El arzobispo argentino Marcelo Sanchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, se había mostrado optimista antes de la audiencia de Trump con el Papa, que lo esperaba con su poder de convencimiento y la encíclica ecológica “Laudato si”. El panorama se ensombreció ahora y el mismo Sanchez Sorondo, comenta que el resultado del retiro de EE.UU. de los acuerdos del clima de París “son un desastre”, para el Vaticano.

Para Jorge Bergoglio el tema norteamericano es muy delicado también por la existencia de una Iglesia poderosa y con una mayoría conservadora, de la cual han emergido críticas a su gestión. En cambio, la Conferencia Episcopal escribió un mensaje en el que defiende la posición del Papa argentino en la cuestión del cambio climático. “Hemos promovido las enseñanzas del Santo Padre sobre el cuidado de nuestra casa común. La encíclica Laudato Si ha exhortado a las naciones del mundo a trabajar juntas en París para un acuerdo que proteja la humanidad y el planeta”.

Los obispos norteamericanos exhortaron al gobierno de Washington a “respetar el empeño que asumieron en aquella sede (París)”.

El ambiente es un “don de Dios” y la Iglesia norteamericana auspicia “urgentes medidas de contraste al cambio climático”.

Esta declaración refuerza oportunamente la posición del Papa Francisco en lo que será inevitablemente una batalla extendida a todo el planeta contra la devastadora decisión de Trump de no respetar los acuerdos.

El desastroso resultado de la reunión cumbre en Taormina (Sicilia) del Grupo de los 7 (los principales países del mundo capitalista), ultimo encuentro de la gira de Trump antes de regresar a Washington la semana pasada, disolvió en una chirle declaración el fenómeno de la inmigración y la tragedia de millones de refugiados. Nada de políticas de largo respiro o un Plan Marshall internacional. En el comunicado final se establece el “derecho soberano de los Estados de controlar sus propios confines y de actuar en base a los propios intereses y a la seguridad nacional”. O sea, estrictamente la posición de Trump: sí a los muros, ausencia de mención sustancial a la construcción de puentes como pide el Papa. La inmigración, uno de los peores dramas de nuestro tiempo, reducida a una acción policial interna de represión.

El fin del Siglo Americano

Estados Unidos no es más un aliado. Algunos analistas señalan el fin del Siglo Americano, iniciado en 1917, cuando los norteamericanos se metieron en la Primera Guerra Mundial y se convirtieron paulatinamente en la gran potencia global. Ahora hay una especie de repliegue con un conflicto abierto con Alemania, la potencia mas a la vista en Europa, capaz de renovar la vida a la Unión Europea en déficit de oxígeno. Trump se moverá par impedir un bloque hegemónico en el Viejo Continente, como en el pasado hizo Gran Bretaña cuando era la primera potencia mundial.

La pesadilla trumpista se abate también contra los imperiosos deseos y enseñanzas de Jorge Bergoglio por avanzar hacia un mejoramiento de las desigualdades profundas que han marcado los años de la globalización. Trump ganó las elecciones erigiéndose en campeón de las clases medias blancas sumergidas en la crisis, pero las medidas anunciadas en el presupuesto de 2018 indican todo lo contrario. Han sido reducidos drásticamente los programas de asistencia social y el desarme del programa medico promovido por el presidente Obama dejará sin asistencia a 25 millones de norteamericanas. Hay más medidas de ese estilo. El único aumento consistente y claro es el de los gastos militares, alargados en 56 mil millones de dólares en un solo año.

Más que nunca el Papa Bergoglio y Donald Trump representan los dos polos con propuestas absolutamente distintas y contrastantes para afrontar los males de un planeta que va a los tumbos a mayores desequilibrios geopolíticos. La acción de Trump empuja inevitablemente a la guerra, mucho más cuando EE.UU. se aísla amenazadoramente. Jorge Bergoglio solo puede responder llamando a los pueblos a la cooperación y a la lucha contra las desigualdades.

Origen: Choque con el Vaticano: tras el “desastre” climático, Donald Trump va ahora por Cuba 

Ver para creer que sucedera con Cuba,la intervención de Obama y el Papa,llamada “Apertura” hacia Cuba,  le ha dado a la dictadura comunista cubana ,mas oxigeno ,para reprimir ,perseguir y encarcelar a todo disidente y opositor al regimen  ,hasta ahora las actuaciones del Pte Trump han sido mediaticas ,no veo resultados positivos .

Adri Bosch

Anuncios

Un comentario en “Choque con el Vaticano: tras el “desastre” climático, Donald Trump va ahora por Cuba

  1. Trump es el Caligula norteamericano. Sobre el Papa Francisco me abstengo porque son muchas las contradiciones y abre mas la grieta en la sociedad Argentina. Trump ha logrado engrandecer la influencia China. La reunion de ambos me dio ls sensacion que estaban el infierno charlando, menos en el Vaticano.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s