Así paseaba la bandera del ISIS en un parque uno de los terroristas de Londres 

La Gaceta

En el tercer ataque islamista en Reino Unido desde el 22 de marzo, las enormes lagunas en seguridad del país -y de Europa en general- son ya imposibles de disimular. El último ejemplo, uno de los tres terroristas de London Bridge que, antes de morir matando, tuvo tiempo de pasear la bandera del ISIS en un parque de Londres… hace un año.

“Ya basta. La sociedad británica es demasiado tolerante con quienes cometen estas atrocidades y ello ha de cambiar”. Así se manifestó Theresa May tras el doble ataque terrorista que se cobró la vida de siete personas el pasado sábado en Londres y que evidenció que Reino Unido se ha convertido en un semillero del islamismo financiado con dinero público donde grupos de islamistas radicales campan a sus anchas ante un desbordado MI5.

Quizá al hablar de tolerancia se refería Theresa May a que Khuram Shazad Butt, uno de los tres yihadistas autores del atentado en el Puente de Londres, intentó reclutar a niños para el grupo terrorista Estado Islámico; quizá a que las Fuerzas de Seguridad sabían de sus intenciones violentas porque fueron alertadas por varios vecinos; quizá al hecho de que el joven terrorista de 27 años, nacido en Watford y conocido por sus amigos como Abz, participó hace tan sólo un año en un documental de Canal 4 sobre el yihadismo en Reino Unido.

En la grabación se puede ver cómo el yihadista despliega con total naturalidad una bandera del ISIS en Regent’s Park, donde minutos después no tuvo reparos en enfrentarse a la Policía. No aparece solo: predicadores radicales y otros seis hombres rezan junto a él sobre la hierba en el parque. “Presos musulmanes: fuera de la vista, pero no de nuestras mentes”, se puede leer un cartel exhibido también por Abz, según ha revelado The Daily Mail.

El yihadista, que vestía una camiseta del Arsenal en el momento de la masacre, se mostraba eufórico horas antes. Así lo asegura uno de sus vecinos, que lo describe como un hombre agradable y muy religioso. Padre de dos hijos, trabajaba en la cadena de restaurantes KFC y había trabajado también en la empresa de transportes de Londres, encargada del metro y de las líneas de autobuses de la capital británica.

El siguiente vídeo muestra a dos de los terroristas de Londres caminando tranquilamente por los alrededores del Borough Market.

‘Nosotros cumplimos nuestra parte, pero las autoridades no’

“Yo cumplí con mi parte y conozco a mucha gente que también lo hizo. Pero las autoridades no cumplieron con la suya“, ha declarado anónimamente a la BBC un vecino de Barking, el barrio del este de Londres en el que residía el terrorista, en un flamante bloque de pisos de protección social.

“Parecía un hombre normal, hasta que lo vi en un documental con una bandera del Estado Islámico. Entonces intenté distanciarme de él”, explicaba a The Sun otro vecino del islamista. “No hablaba nunca con mujeres. Era muy amable con los hombres pero, por sus creencias, ignoraba a las mujeres. Sólo vi a su mujer una vez y nunca le vi los ojos, iba con velo completo”, explica otra vecina.

Sobre su esposa, un familiar del terrorista ha explicado a este medio que el hecho de que ella estuviera embarazada fue el único motivo por el que pudieron disuadir al hombre de viajar a Siria para “unirse a la yihad” en 2015. Con este historial de señales no resulta extraño que dos personas de su entorno se hubieran puesto en contacto con las autoridades británicas para informar de la radicalización del joven.

Tal y como recoge The Daily Mail, una vecina que responde al nombre de Erica Gasparri ha informado de que hace dos años comenzó a sospechar de que el yihadista estaba radicalizando a los niños en un parque cercano, por lo que le hizo fotos y se las entregó a la Policía. La mujer, que lamenta la inacción de la Policía a pesar de los avisos, asegura que Abz llegó a manifestar: “Estoy dispuesto a hacer lo que sea en el nombre de Alá, incluido matar a mi madre”. Según la información del diario, otra persona denunció al joven a la Policía tras enterarse de que tenía acceso por internet a sermones de un clérigo estadounidense.

Otros testimonios han corroborado también la información de The Times en la que apunta que Abz trató de reclutar a niños para el Estado Islámico. “Solía atraer y adoctrinar a los menores del barrio regalándoles caramelos”, han añadido los vecinos. Además, un adolescente que iba al mismo gimnasio que el terrorista contó que este le propuso unirse al EI.

A pesar de que este es el tercer ataque islamista que se produce en Reino Unido desde el 22 de marzo, las enormes lagunas en seguridad que sufre Europa siguen siendo las mismas. Y es que, tal y como sucedió con Salman Abedi -el terrorista que mató a 22 personas al término de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en Manchester-, son muchas las señales ignoradas en torno a Abz. Ideas radicales, avisos a la Policía sobre sus intenciones… La conmoción posterior a la masacre se ha tornado en incredulidad ante los graves fallos de seguridad cometidos -una vez más- en torno a la figura del terrorista, un hombre que no escondía sus ideas extremistas y violentas.

Origen: Así paseaba la bandera del ISIS en un parque uno de los terroristas de Londres | La Gaceta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s