Fukuyama: “Argentina no es como Canadá por sus gobiernos” 

El politólogo estadounidense cree que Argentina debe tomar el escándalo de Odebrecht “como una oportunidad” para fortalecer sus instituciones

Buenos Aires 
Fukuyama

Francis Fukuyama (centro) en la mesa redonda organizada por el Banco Mundial en Buenos Aires.BANCO MUNDIAL.

Argentina podría jugar en la liga de los países más desarrollados si no fuera “porque ha tenido gobiernos muy problemáticos durante un largo periodo que han retrasado al país y son el motivo por el que no es como Canadá o Australia”. Con ese análisis, el estadounidense Francis Fukuyama, uno de los politólogos más célebres de los años 90, se sumó a una idea generalizada entre los argentinos, la de vivir en un país que estaba destinado a ser grande pero perdió el tren de la historia. Durante una ponencia celebrada en Buenos Aires el lunes, Fukuyama señaló que los bruscos cambios de política económica y la falta de consensos entre los distintos partidos han hecho poco creíble al país austral a ojos de los inversores y costará cambiar esa imagen. También le perjudica la corrupción, aunque hasta el momento no haya tenido repercusiones en Argentina la megacausa judicial por corrupción en Brasil contra la firma brasileña Odebrecht.

Fukuyama está convencido de que tarde o temprano el escándalo por el caso Odebrecht estallará en el país vecino, pero cree que esa crisis “Argentina no la debe tomar como una amenaza sino como una oportunidad” para fortalecer sus instituciones. “Brasil cuenta con dos ventajas fundamentales: tiene un sistema judicial independiente y una sociedad civil muy activa, que se ha movilizado contra la corrupción”, dijo Fukuyama en la presentación del informe sobre desarrollo del Banco Mundial en la Facultad de Derecho de Buenos Aires. Para el catedrático de Stanford, la justicia argentina no cuenta con la misma independencia, pero se pueden crear soluciones alternativas para llegar al mismo resultado: desenmascarar y condenar a los corruptos. Como ejemplo citó a Indonesia y su Comisión para la erradicación de la corrupción (KPK), que ha encarcelado a decenas de empresarios y políticos. A su juicio, la Oficina Anticorrupción encabezada por Laura Alonso “es un primer paso” para combatir esta lacra.

“Argentina debe tomar lo de Odebrecht como una oportunidad”

A favor de “abrir la economía”

En una entrevista posterior con varios medios, entre ellos EL PAÍS, Fukuyama sostuvo que el presidente argentino, Mauricio Macri, tiene “el mismo problema que tuvo (Barack) Obama en su segundo término, no cuenta con una mayoría legislativa, por lo que le resulta muy difícil lograr muchas de las reformas que quiere implementar”. En caso de lograr esa mayoría, cree que debería empezar por “abrir la economía del país” para generar más competencia interna: “Considero que eso generaría mucho crecimiento, más trabajo y mayor riqueza”.

Amplios sectores de Argentina conservan un recuerdo negativo de la última etapa de apertura económica, en los 90 con el menemismo, que desencadenó la grave crisis del corralito en 2001, pero el politólogo destaca que en ese momento el peso argentino estaba atado al dólar y ahora no. Aún así, advierte del riesgo que supone el rápido ritmo de endeudamiento actual del país: “Espero que Argentina no vuelva a depender de los préstamos, necesita inversión extranjera directa, gente que invierta en empresas productivas que hagan crecer la economía. Si sólo hay inversiones especulativas y deuda, eso no va a ayudar”.

“El problema es que sin importar quién sea el presidente, Argentina no tiene credibilidad ante los inversores extranjeros en general porque ha alternado bruscamente entre políticas neoliberales y populistas. En gran parte por eso no han llegado las inversiones”, continúa. Para el experto estadounidense, Argentina necesita trabajar en la construcción de consensos para respaldar políticas a largo plazo que no sean revertidas cada vez que asuma un nuevo Gobierno.

Francis Fukuyama obtuvo reconocimiento internacional con su libro El fin de la historia y el último hombre, publicado en 1992, en el que pronosticaba el triunfo definitivo del liberalismo económico y político, una vez derrotados los totalitarismos fascistas y comunistas. Transcurridos 25 años desde entonces y en un mundo que busca de nuevo replegarse sobre sus fronteras con decisiones como el Brexit o la llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense, Fukuyama mantiene su tesis. “Todavía creo que la historia demuestra que la democracia liberal es el sistema político más exitoso”, defiende. A su juicio, la globalización ha beneficiado a grandes capas de la población pero no a todas. “En el mundo rico, parte de la clase obrera está muy insatisfecha porque el trabajo se desplazó a Asia y creo que ellos son los que votaron mayoritariamente por el Brexit y Trump”, señala el académico. “Pero creo que la globalización y la migración no son los principales factores de la pérdida de puestos de trabajo, sino la tecnología y la automatización. Y nadie sabe cómo hacer frente a este desafío”, concluye.

Origen: Fukuyama: “Argentina no es como Canadá por sus gobiernos” | Internacional | EL PAÍS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s