“El apocalipsis kirchnerista”, por Federico Andahazi

El escritor, columnista de Le doy mi palabra, volvió a convertirse en un “sátiro político”.

Federico Andahazi: “Siempre dijimos que el kirchnerismo era una secta. Describimos en varias columnas los métodos de lavado de cerebro, de adoctrinamiento y cooptación, propios de los grupos fanatizados. “No somos librepensadores”, solía repetir el pastor Mariotto y algunos aprendices de brujo de Carta Abierta.”

El kirchnerismo avanza a velocidad supersónica hacia su propia destrucción. El piloto que apunta la nariz del avión hacia la ladera vertical de la montaña es Cristina Fernández.

-Daniel, quiero que seas otra vez mi comisario –le dice Cristina a su delfín.
-¿Tu comisario de a bordo? –dijo Scioli con la misma cara de felicidad con la anunció que iba a ser padre.
-No, mi comisario de aborto…

Pero nadie, en el núcleo duro de la cabina, parece dispuesto a abortar la “Operación Apocalipsis”.

Momentos antes de la colisión, Daniel Scioli, convencido de un más allá en un reino sempiterno, repite como una retahíla su rezo de siempre: “Con fe, con esperanza, con fe, con esperanza”. La tripulación, compuesta por un puñado de intendentes bonaerenses, cierra los ojos, aprieta los dientes y reza. Los pasajeros dormitan en sus asientos sin saber el destino que les espera.

Siempre dijimos que el kirchnerismo era una secta. Describimos en varias columnas los métodos de lavado de cerebro, de adoctrinamiento y cooptación, propios de los grupos fanatizados. “No somos librepensadores”, solía repetir el pastor Mariotto y algunos aprendices de brujo de Carta Abierta.

El kirchnerismo entró en su fase terminal: el milenarismo. Aquella secta vigorosa, hoy se convirtió en una pequeña cofradía apocalíptica. El famoso relato escrito para convencer a los miembros terminó devorando no sólo a los pastores de la primera línea, los que no tienen alternativa, sino a la propia Cristina.

Algún tiempo antes, muchos tripulantes decidieron cambiar de compañía y se bajaron en la certeza de que Cristina los llevaría a una muerte política segura. Ya se dieron cuenta de que hoy ella es, apenas, la candidata de Quebracho.

El milenarismo es una secta cristiana apocalíptica surgida en el siglo II que creía en la inminencia del fin de los tiempos. Es una exégesis literal del capítulo 20 del libro del Apocalipsis, en el que se lee que el demonio permanecerá encerrado en las profundidades durante un milenio. Luego, Cristo volverá y reinará con los “que no habían adorado a la bestia”, hoy encarnada, según la secta fanática, en Mauricio Macri. El diablo, finalmente liberado, levantará contra Cristo los reinos de Gog y Magog, que en este caso, serían Gogo y Demagogo, hasta acorralar a los santos. Finalmente, el diablo será devuelto a las profundidades. Sobrevendrá el Apocalipsis, la resurrección de los muertos y, por último, el Juicio Final. Los que no estén inscriptos en El Libro de la Vida serán arrojados también al fuego, y a la destrucción eterna.

Ante la inminencia del fin de los tiempos, muchos integrantes de las sectas apocalípticas optan por quitarse la vida para evitar el sufrimiento de la muerte bajo las bolas de fuego que caerán desde el cielo.

El kirchnerismo tuvo un primer verdugo que le arrebató a Cristina las ansias de eternidad y el “vamos por todo”. En efecto, la defección del reverendo Massa, significó un golpe mortal para la secta; un massazo, para decirlo con propiedad, que le cavó el camino hacia las tinieblas.

Acaso, atento al efecto que tuvo aquella jugada de Massa, otro ex ministro de Cristina decidió dar la estocada final. Randazzo, con su jugada, acaba de condenar a muerte al kirchnerismo. Jaque mate. Le arrebatará a las huestes de Cristina el mismo porcentaje de votos que, en su momento, le quitó el monaguillo Sabbatella quien, muchos parecen haberlo olvidado, le hizo perder las elecciones en 2009. “No hay posibilidad de que nos dejen afuera”, dijo Randazzo. ¿Será una forma de decirle a Cristina “La tenés adentro”?

Ante semejante daño, Cristina, en lugar de bajarse, parece resuelta a inmolarse y arrastrar con ella a todo el PJ. A tal punto que, incluso, piensa obsequiarle el partido, con su sello y los fondos que le corresponden para la campaña, antes de estallar ella, los miembros de su secta y el partido que fundara el General Perón.

El kirchnerismo, esa secta apocalíptica está encabezada por la papisa Cristina quien, acorralada por la justicia terrestre, prefiere someterse a la justicia divina del Juicio Final. En otras palabras, prefiere verle la cara a Dios antes que al barba Bonadío.

Su segundo, es el pastor Parrilli, más conocido en la secta como el Reverendo Pelotudo. Más abajo en la jerarquía está la Orden de los Monjes Suturados, encabezada por el cardenal Gioja y, finalmente, las religiosas del Moneysterio de López.

Pero el milenarismo no sólo parece haber prendido en las filas K, sino que afectó a quienes, hasta hace muy poco, tenían importantísimos cargos en el actual gobierno. Pudimos ver a Lousteau abrazado a los fósiles políticos de Alperovich y Manzur. Y pronto lo veremos compartiendo escenario con Moreno, el mismo que le hacía serruchito en el cogote antes de que renunciara. Tan bajo cayó, que algunos ya le dicen Lusser-to. Ahora mismo, acaba de sumarse una devota a estos nuevos movimientos apocalípticos. La sacerdotisa Victoria Donda se acopló al Frente Renovador, sin terminar de comprender que sus votantes difícilmente se inclinarían ante Massa.

En fin, todo indica que el futuro del peronismo de cara a 2019 será el resultado de la batalla final entre Massa y Randazzo. El kirchnerismo, finalmente relegado a los márgenes más fétidos de la política, no parece tener futuro alguno.

De tanto repetir el rezo “Macri Gato”, va a terminar sumergido en un Apocalipsis… Miau.

Origen: “El apocalipsis kirchnerista”, por Federico Andahazi

Anuncios

2 comentarios en ““El apocalipsis kirchnerista”, por Federico Andahazi

  1. Eso lo dije cuando este nefasto personaje hacia campaña para presidente, lo que pasa que la mayoría de nuestra sociedad adolece el Síndrome de Estocolmo peronista y sus diásporas de la peor laya, sean de izquierda o derecha recalcitrante. La Argentina recuperará su valor de la generación del 80 cuando la sociedad adopte la Filosofia y Estilo de vida LIBERAL, lo demás es puro cuento que usan los políticos populistas corruptos para enriquecerse y aumentando la ignorancia y su pobreza.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s