TRUMP JR. Y EL PILOTO RENE GARCIA-Esteban Fernandez

El presidente Donald Trump tiene fama de decir lo que piensa, a veces hasta en detrimento de él mismo. Por lo tanto yo nunca intento enmendarle la plana. Jamás voy a cometer la falta de respeto de colocarme a la altura de Trump.

Sin embargo, me parece que su hijo Don Jr. si necesita que lo aconsejen y debe defenderse con todos los hierros. Porque tal parece que tienen al joven Trump agitado y hasta asustado. Le están tirando hasta el sartén de la cocina por la cabeza y luce que no puede campear bien la situación, que se equivoca, se contradice y cambia el palo pa’ rumba cada vez que habla. Da la sensación -usando un término beisbolístico- de que “lo cogieron fuera de base”.

Si al primer ataque hubiera dicho: “Sí, señores de la prensa amarilla, de CNN, MSNBC, New York Time, Washington Post, hablé con mil personas más, y me entrevisté con una peruana, con una polaca, con una japonesa, con el portero de Trump Tower y con todo aquel que me propuso sacarle más trapos sucios a la vieja bruja Hillary Clinton” me parece que lo hubieran dejado tranquilo.

 

Repito, si al recibir la acusación inicial hubiera lanzado un mensaje diciendo: “Voy a hablar, y hablé, con quienes me salga de las entrañas” hubiera salido mejor de este escollo.

Y esto no es una defensa de Trump Jr. porque tengo que aclarar que si el hijo de Trump fuera yo (que ustedes saben soy cien por ciento anticomunista) hubiera mandado a la rusa -por si acaso tiene una veta roja- para casa del carajo.

Pero considero que este muchacho debió darles la misma respuesta que daba yo cuando caía preso en Güines y los esbirros querían echarle la culpa de mi conducta contestataria a mi padre y a mi tío Enrique Fernández Roig. Yo invariablemente les constaba “¿Quién está preso aquí, mi padre, mi tío o yo?”

 

Es decir que lo que debe hacer es SUBIRLES LA PARADA y hacerle frente a la prensa, a todos los adversarios y hasta al FBI.

Y eso de SUBIR LA PARADA CUANDO TE ACUSAN INJUSTAMENTE lo aprendí de uno de los hombres más valientes y combatientes que ha dado el exilio cubano: el capitán piloto René García Gamboa (en la foto) de la Brigada 2506 y de la lucha en El Congo contra el Che Guevara.

La situación del joven Trump me recuerda una época en que el FBI me tenía loco visitándome y acusándome de haberles pedido a Sur África y a Rhodesia (hoy Zimbabwe) que nos brindaran equipos y estaciones de radio para transmitir la verdad sobre la situación cubana.

Hubo uno de los investigadores que hasta me amenazó diciéndome: “¡Vamos a tener que declararte AGENTE EXTRANJERO!”

Yo me preocupé y llamé a René que sabía de su peregrinar por muchas naciones en busca de recursos para la guerra contra Castro.

Le expliqué mi dilema y me dijo: “Diles lo que yo les digo”. “¿Qué cosa René?” Y me dijo: “Diles que sí, que les pediste ayuda a los surafricanos, a los rhodesianos, y que ahora les vas a dar una la lista de 15 países que quedaron en darte respaldo, así es que pídeles que te declaren agente de 17 países”. Se los dije así mismo, me viraron las espaldas, se rieron y se fueron con el rabo entre las piernas.

Si eso lo hice yo que no soy nadie ¿Por qué el novato Donad Trump Jr. no se pone los pantalones bien puestos y manda a todo el que lo acuse injustamente a freír espárragos? Y de paso exonerar a su padre por su inexperto proceder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s