Ricardo Roa-Mi cuñado favorito

Resultado de imagen para Mono Minnicelli clarin

Estamos en el país que no se ve con una campaña que tampoco se ve para unas elecciones que son internas que no hay y que algunos dan como la presidencial de dentro de dos años.

El ex prófugo Mono Minnicelli lo acaba de decir bien clarito cuando después de nueve meses lo atrapó la policía. No por trabajo policial sino por un vecino que así se hizo de unos buenos pesos: 250 mil de recompensa. Igual se agradece.

“Festejen ahora, veremos dentro de dos años dónde están”, les dijo el cuñado de Julio De Vido a los policías que lo apresaron. El Gordo Valor o la Garza Sosa también hubieran dicho, como dijo Minnicelli: “perdí” y ens eguida hubieran pedido abogado. En cambio, Minnicelli pidió elecciones dándolas por ganadas para que todo volviera a estar como antes, tiempos mejores. Y seguir en lo mismo.

Minnicelli es otro símbolo perfecto de lo que se ve, pero que se hace como que no se ve. Portador de parentesco ministerial, manejaba la entrada de containers con contrabando. Los hacía entrar por el canal verde de la Aduana a cambio de recompensas de casi 100 mil dólares. Se quedaba con una porción de la torta mucho más grande de los contrabandistas para los cuales trabajaba.

También portador de pingüinismo de la primera hora, Minnicelli aprovechó las ofertas del kirchnerismo para darse la buena vida:plata, farándula y tapa de revistas. A lo Fariña se casó la mediática Celina Rucci, ganadora del Bailando de Tinelli.

Se cuenta que el Mono le armó un call center para truchar la votación telefónica y ganarle a Paula Robles, entonces esposa del propio Tinelli.

  • Rial: “Es verdad. Le ganó a Paula. Y vos ni una tarjeta telefónica le compraste”.
  • Tinelli: “A esta altura todo puede ser verdad. Tendría que haber comprado uno yo para que gane Paula, jaja”.

Menos conocida es la historia de Minnicelli con Jorge Bark, otro viejo compañero de ruta del kirchnerismo que a comienzos de los 90 montó en El Calafate el primer casino que tuvo Santa Cruz. Fiesta a lo grande en la inauguración con De Vido, Zannini y ex ministro de turismo Meyer entre los invitados especiales. Bark abrió dos casinos más en Río Gallegos y Caleta Olivia que terminaron en manos de Cristóbal López, el futuro zar de las tragamonedas. Todo queda en familia. Clink, caja.

Buenos muchachos: Bark fue filmado con una cámara oculta cuando pedía una coima millonaria a la empresa de juego Codere y cuando solía mantener contactos telefónicos con elsecretario de De Vido, Melo y el vice De Vido, Baratta, que había conocido al ministro y a Kirchner vendiendo quiniela en un bar porteño. Hagan juego.

Otros buenos muchachos: Minnicelli, Bark y Facundo De Vido, el hijo de Julio, frecuentaban juntos la noche. Facundo fue después socio del Corcho Rodríguez, que fue después valijero en la conexión De Vido-Odebrecht. La empresa se llama Nelly Entertainment (por Nelly, la mamá del Corcho) y a través de esa firma facturaban a la constructora brasileña.

Como De Vido, Minnicelli alega inocencia. Si es inocente ¿por qué estuvo prófugo durante nueve meses y oculto en un barrio oculto de Chapadmalal? Era inocente pero no perdía las mañas. Iba a bailar a Mar del Plata y jugaba a las cartas con los muchachos del barrio. Hasta donde se sabe, no por plata. El Mono fue rey en el país de las bananas. O mejor dicho, en el país de los bananas.

 

Origen: Mi cuñado favorito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s