Her­mann Ter­tsch: Ve­ne­zue­la ya es Cu­ba

Venezuela ya es Cuba


Ve­ne­zue­la ha cum­pli­do su ter­cer día ya co­mo dic­ta­du­ra cu­ba­na, de­fi­ni­ti­va­men­te des­po­ja­da de to­da apa­rien­cia o pre­ten­sión de­mo­crá­ti­ca. El apa­ra­to ha en­tra­do en una fa­se que es­ta­ba pre­vis­ta co­mo op­ción du­ra en los es­ce­na­rios desa­rro­lla­dos en La Ha­ba­na, la au­tén­ti­ca ca­pi­tal de Ve­ne­zue­la des­de ha­ce años. Con la des­ti­tu­ción ayer de la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga por la fan­tas­mal Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te sur­gi­da del frau­de y far­sa del pa­sa­do 30 de ju­lio se con­su­ma otro pa­so más a la con­so­li­da­ción de una ti­ra­nía que se ri­ge por la ar­bi­tra­rie­dad del pre­si­den­te Ma­du­ro y de la ban­da de de­lin­cuen­tes, ci­vi­les y mi­li­ta­res, que com­po­nen su en­torno en la cú­pu­la del ré­gi­men.

Maduro y Raúl Castro 9
Sin du­da es otro fra­ca­so de Ma­du­ro es­ta hui­da ha­cia la dic­ta­du­ra pu­ra y du­ra, por­que a él y al pro­pio Raúl Cas­tro con­ve­nía un ré­gi­men que man­tu­vie­ra apa­rien­cias de­mo­crá­ti­cas. Di­fe­ren­cia­do de la dic­ta­du­ra so­vié­ti­ca de la is­la. El le­van­ta­mien­to po­pu­lar y la pro­pia de­bi­li­dad lo han im­pe­di­do. Aho­ra que la dic­ta­du­ra ya no di­si­mu­la tie­ne que im­po­ner­se cla­ra­men­te tam­bién en la ca­lle. Pa­ra ello tie­ne que sem­brar más te­rror y di­vi­dir al fren­te opo­si­tor. An­tes de que pue­da que­brar­se el apo­yo to­tal de las fuer­zas ar­ma­das al ré­gi­men.

Si lo­gran des­mo­vi­li­zar a par­te de la opo­si­ción y la pre­sión en las ca­lles, la con­so­li­da­ción de la dic­ta­du­ra pue­de ser rá­pi­da. Cuen­ta con la con­fu­sión y la pa­si­vi­dad in­ter­na­cio­nal. Y con la ex­pe­rien­cia cu­ba­na pa­ra ex­tre­mar la re­pre­sión en épo­cas de ten­sión y gran es­ca­sez. Cu­ba, mu­cho más pe­que­ña y po­bre, lo lo­gra des­de ha­ce ca­si 60 años. Ma­du­ro y la ma­fia co­mu­nis­ta que le ro­dea aún creen que pue­den aguan­tar y aca­bar sus vi­das en el po­der co­mo Fi­del. Y qui­zás has­ta ser tam­bién ellos ce­le­bra­dos por una cor­te hi­pó­cri­ta e in­mo­ral de lí­de­res de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Luisa Ortega Días sacada en moto
Lui­sa Or­te­ga se­rá pre­vi­si­ble­men­te sus­ti­tui­da por un no­to­rio miem­bro de esa ca­ma­ri­lla que es, en per­fec­to sar­cas­mo, el ac­tual De­fen­sor del Pue­blo, Ta­rek Wi­lliam Saab. Lui­sa Or­te­ga, acu­sa­da de «com­pli­ci­dad con la in­sur­gen­cia ar­ma­da» pue­de ser de­te­ni­da en cual­quier mo­men­to. Y pue­de pa­sar­le lo peor co­mo a al­gu­nos al­tos di­ri­gen­tes de la opo­si­ción. Son mo­men­tos crí­ti­cos pa­ra un ré­gi­men que apli­ca la úl­ti­ma op­ción de con­ti­nui­dad, pre­pa­ra­da des­de que las elec­cio­nes de di­ciem­bre de 2015 de­ja­ran cla­ro que ni con el frau­de ha­bi­tual po­día el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro ga­nar ya unas elec­cio­nes.

Ve­ne­zue­la no es ni se­rá nun­ca Cu­ba, de­cían quie­nes se reían de la ame­na­za del co­mu­nis­mo. Ve­ne­zue­la ya es Cu­ba. De la reac­ción de la opo­si­ción de­pen­de­rá pa­ra cuán­to tiem­po.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión

Origen: Gentiuno » Gente del Siglo XXI » Her­mann Ter­tsch: Ve­ne­zue­la ya es Cu­ba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s