Jorge Riopedre -Cuba está jugando con fuego

Yo soñé una vez que Cuba había desaparecido del mapa. Nunca me había atrevido a comentar en público esa pesadilla, pero como procuro razonar desde el precedente me temo que Raúl Castro comparte la inclinación suicida de su hermano Fidel, una tendencia cubana muy pronunciada citada por Guillermo Cabrera Infante en su libro Mea Cuba. Es lamentable que alguien se suicide, pero es inaceptable que suicide con él a todo un pueblo.

Ya el mundo conoce la carta de Fidel Castro a Nikita Krushchev incitándole a lanzar un ataque nuclear preventivo contra Estados Unidos en el momento más crítico de la crisis de los misiles en Cuba en 1962. No es necesario volver sobre el fondo apocalíptico de este personaje, indiferente a un holocausto nuclear. Raúl tal vez no desea arrastrar a su familia a la debacle, quizá quisiera ser la versión soviética de Gorbachov, pero es un prisionero de su hermano y de su propia historia criminal.

De ser cierto que Ulises Rosales del Toro, vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, expresó el pleno apoyo de La Habana a las pruebas de Corea del Norte con misiles balísticos intercontinentales, la cúpula octogenaria del régimen castrista está comprometiendo de nuevo, a espaldas del pueblo cubano, las consecuencias para Cuba de un conflicto internacional, nuclear o no, con Estados Unidos. Por ese camino, en una encrucijada histórica como la que vive el mundo, la pesadilla se puede hacer realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s