Los curriculums falsos de los políticos: una epidemia 

Por

María Teresa González Cortés

Por haberse aceptado el analfabetismo y la molicie kultural en el seno de las instituciones públicas se ha normalizado el fraude de las calificaciones infladas, el timo de los aprobados inexistentes, el robo de cursos de formación con alumnos falsos, la estafa de investigaciones no realizadas en programas de doctorado.

Hay gente a la que le gusta presumir y en su narcisismo no repara en los medios empleados para llamar la atención. A la musa de Izquierda Republicana de Cataluña, Pilar Rahola, no le importó presentar en el Congreso de los Diputados un currículum emperifollado. Se nombraba, nada menos, “doctora en Filología” cuando no lo era. Pero no es un caso aislado. “Doctor” ingeniero reclamaba para sí Miguel Gutiérrez desde Ciudadanos, no siéndolo. Y de la que fuera colaboradora directa de Rubalcaba, la eurodiputada Elena Valenciano, sabemos que se endosó, hala, así, a las bravas, una licenciatura en Derecho y en Políticas. No había rastro de eso. Sólo humo y patrañas, muy similar a lo que hizo el ministro de Sanidad con Rodríguez ZapateroBernat Soria, al declarar, entre otras falsedades, su participación en investigaciones científicas internacionales que, claro está, no existían.

Leer nota completa

Origen: Los curriculums falsos de los políticos: una epidemia – Disidentia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.