No somos capaces de soportar nuestros vicios… ni tampoco su remedio

Por

Pablo Dócimo 

Una columna imprescindible, para entender lo que nos pasa

Un señor, de unos 70 años, va a ver a un médico porque siente que su salud está bastante deteriorada.

El médico le pide que le cuente cuáles son sus hábitos, y el buen señor comienza con su relato, que es más o menos así:

“Bueno… fumo dos paquetes de cigarrillos por día, desde los 15 años. También, a esa edad comencé a consumir alcohol; tomo una cajita de vino en el almuerzo y otra con la cena, y por lo general a la tarde me tomo dos o tres cervezas, y después de cenar media botella de whisky, todos los días”.

Y agrega: “También consumo algo de cocaína… no mucho, dos o tres gramos por día, tanto como para despabilarme de la somnolencia que me produce el alcohol, y antes de dormir me fumo un porro porque me ayuda a relajarme”.

Después de escucharlo atentamente, el médico le responde más o menos de la siguiente manera:

Sigue…

Origen: Periódico Tribuna de Periodistas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.