EL DESHONORABLE AGUANTADERO DE LA NACIÓN

En Abril del 2015 la radiografía de la cultura institucional realizada por Poliarquía Consultores e IDEA Internacional (Institute for Democracy and Electoral Assistance), daba la pauta del principal problema de la Argentina al señalar que el 79% de los habitantes percibía que la mayor parte del tiempo se vive fuera de la ley. Potenciado ese estado de salvajismo por la preocupante discordia que implicaba el 73% de los consultados asegurando que: no hay consenso social en distinguir aquello que está bien de lo que está mal.

No me consta que esa encuesta se haya actualizado al presente, pero difícilmente los datos hayan variado mucho en el tiempo transcurrido desde entonces a hoy. Así lo ratifica la sola imagen del Deshonorable Aguantadero de la Nación, antiguamente conocido como Senado de la República Argentina, en cuyas opacas bancas encuentran asilo para evitar ir a la prisión dos ex presidentes de la Nación, Carlos Ménem y Cristina Fernández de Kirchner. Por no mencionar el caso de otro, Adolfo Rodríguez Saa, que siendo Presidente suspendió irresponsablemente el pago de la deuda externa y con la misma irresponsabilidad se desentendió del desmadre huyendo igual que rata por tirante.

Si el régimen kirchnerista logró retrotraer la Argentina a discusiones preconstitucionales, el gobierno de CAMBIEMOS -eligiendo la kontinuidad cultural- eludió dar la batalla en la centralidad del problema argentino. A tal punto que alrededor del procesamiento de CFK se hace evidente que nuestra sociedad sigue sin tener siquiera un consenso básico para diferenciar el bien del mal. Muchos, de aquel 54% que llegó ostentar en las urnas el kirchnerismo, siguen creyendo que robar está bien y lo justifican. Y esto no significa que en el restante 46% todos sean devotos de la honestidad.

El conjunto de nuestros senadores, personajes sin brillo ni convicciones republicanas, es representativo de la casta política antes que de las provincias a las que deberían representar. Ese Senado de pobres argumentaciones y fuertes intereses, por la sola inercia de la institución sobre la mediocridad de sus miembros, volverá a tener en sus manos la posibilidad de enmendar su larga complicidad con la impunidad. Veremos entonces, a falta de otra encuesta sobre el consenso social, si al tratar el nuevo pedido de desafuero de Fernández hay consenso entre los senadores para distinguir aquello que está bien de lo que está mal; o si todo seguirá siendo lo mismo.

Sigue….
Anuncios

Un comentario en “EL DESHONORABLE AGUANTADERO DE LA NACIÓN

  1. Si J.D.Perón y su política fascista no hubieran existido, hoy la Argentina sería tan importante como los EE.UU. y muchos países democráticos europeos.
    Siempre la Ley para el peronismo ha sido la arbitrariedad y la corrupción
    Hoy se publicó en el diario LA Nación mi Carta de lectores DESAFORO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.