El Arte de Cocinar Panqueques

–¿Cómo califica la actuación de Patricia Bullrich en el caso Maldonado?

–Desacertada para su responsabilidad. Bullrich fue la vocera de una decisión que vino de lo más alto del Gobierno. Intuyo que cuando habló en el Senado o en las entrevistas estaba transmitiendo lo que decidió Macri. Pedir la renuncia de Bullrich es cambiar algo para que nada cambie. Macri no cree en el Estado porque su familia hizo su fortuna siendo parte de “los De Vido”, estando del otro lado del mostrador. Construyó su fortuna negociando con un Estado corrupto. Debe de pensar que todos somos comprables.

Florencia Arietto, entrevistada por Laura Di Marco

Desde mi renuncia, fundada en razones éticas, profesionales y políticas, mantuve en las críticas a la gestión de Patricia Bullrich una mirada comprensiva del contexto en su rol como ministro. Quienquiera que se tome el trabajo de leer mis artículos podrá corroborarlo. He mantenido proporciones de cal y arena para la crítica constructiva, aunque me fuera reprochado por amigos que juzgaban ese proceder como un exceso de moderación de mi parte o lealtad no correspondida.

El punto es que tanto mi renuncia como el objetivo al que se orientan mis críticas no persiguen obtener satisfacción personal, sino corregir defectos para mejorar la gestión del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Al presente algunas cosas han cambiado. Por lo pronto, la complejidad política de CAMBIEMOS ya no es un atenuante para juzgar la gestión de la ministro, puesto que no es más la presidente de un partido integrante de la alianza gobernante, con las tensiones que ello implicaba y aspiraciones de constituirse en partido de carácter nacional, sino que resignando identidad, fusión mediante de Unión Por la Libertad (UPL) con el partido de Mauricio Macri, Patricia  Bullrich es ahora otra chica PRO. Y esa claudicación, que privilegia la ambición personal por sobre las convicciones políticas, no es un dato menor. No es otro salto de partido lo que cabe cuestionar a Bullrich, sino que sean tan mezquinas y pobres las razones que la llevaron a proyectarse con la garrocha.

Con su traje amarillo hepatitis puesto, Patricia Bullrich se mimetiza en los vicios e incoherencias del PRO como expresión política del progresismo, eso que como bien define José Luis Espert es kirchnerismo con buenos modales.

Así, en paralelo, es notorio que el Ministerio de Seguridad de la Nación apunta con decidido entusiasmo para mamarracho desde el momento en que Gerardo Milman fue ungido Jefe de Gabinete por Patricia Bullrich, en reemplazo de Pablo Nocetti. Milman, además, ha pasado a ser el ladero político de Bullrich en la Provincia de Buenos Aires, relegando a Luis Green.

La consecuente degradación de la gestión se pudo apreciar el 19 de Septiembre de 2018 cuando, en compañía de Milman y del ministro de seguridad de la Provincia de Santa Fe Maximiliano Pullaro, Bullrich fue a Rosario para mostrarse en la cancha de fútbol del club Amistad de Las Flores, que días antes había sido escenario de una balacera mientras los chicos jugaban al fútbol.

Sigue …

Origen:https://plumaderecha.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.