Nosotros somos quienes voto a voto hemos propiciado el desastre institucional en el que vivimos.

Veo a muchas personas, de un lado y del otro del espectro político, lamentarse amargamente por el acusado deterioro de nuestras instituciones democráticas. Me temo que no bastará con lamentarse para remediar nuestro descontento. No será suficiente para solventar nuestros problemas. En ningún caso rescatará nuestra maltrecha democracia de las fauces voraces de la corrupción y el nepotismo. En parte, es culpa nuestra. Ciegos a la realidad vamos dando palos al aire… peor, nos limitamos a caminar por otros caminos que no sean los dictados por lo políticamente correcto.

Nosotros somos quienes voto a voto hemos propiciado el desastre institucional en el que vivimos. Nosotros somos quienes confundimos democracia con alternancia en el poder. Nosotros somos quienes hemos decidido desprendernos de nuestra soberanía y ponerla en manos de nuestros supuestos representantes.

Sigue…

Origen:  Disidentia